ECONOMIA › EL GOBIERNO IMPULSA UN NUEVO ACUERDO PARA PROTEGER LA BALANZA COMERCIAL

Los que importan son los que exportan

Al igual que en el sector automotor, el Ministerio de Industria instó a los fabricantes de maquinaria agrícola para que “exporten cada dólar que importen” y, de esa manera, poder eliminar un déficit comercial de 450 millones de dólares.

 Por Javier Lewkowicz

El Gobierno impulsó un nuevo acuerdo sectorial con el objetivo de proteger la balanza comercial. De forma similar al pedido que semanas atrás fue realizado a las automotrices, el Ministerio de Industria instó a los fabricantes de maquinaria agrícola para que “exporten cada dólar que importen” y, de esa manera, poder eliminar un déficit comercial de 450 millones de dólares. “Es una decisión estratégica de este gobierno impulsar una fuerte industria nacional de maquinaria agrícola, porque hay un mercado potencial enorme si pensamos que en cinco años la cosecha pasará de 100 a 150 millones de toneladas anuales”, dijo la ministra de Industria, Débora Giorgi, quien además les exigió a los fabricantes duplicar en 2011 la producción de tractores y cosechadoras. Empresas del sector presentaron proyectos de inversión por más de 60 millones de dólares.

El Centro de Estudios para Producción, que depende de la cartera industrial, indica en un informe sectorial de septiembre de 2010 que “el sector de maquinaria agrícola constituye el principal segmento de la industria nacional de bienes de capital”. Sin embargo, el sector sufrió un intenso proceso de desarticulación durante la década del ’90, cuando las compañías mudaron sus plantas a Brasil, en especial luego de la devaluación del real en 1999. Esta situación redujo la capacidad de respuesta de la producción local de maquinaria frente a la fuerte recuperación del agro a partir de la devaluación de 2002 y el ascenso de los precios internacionales. El resultado fue un aumento en las importaciones. En 2010 la venta de maquinaria agrícola marcó un record y la industria nacional participó en un 48,6 por ciento del mercado local.

El sector puede dividirse en dos grandes grupos. Por un lado, están las sembradoras e implementos (como cabezales para cosechadoras, acoplados tolva, pulverizadores autopropulsados y de arrastre, entre otros), donde la participación de la industria nacional es más fuerte. Esos productos dieron cuenta del 37 por ciento de las ventas de maquinaria agrícola en 2002-2009, según datos del Indec. En sembradoras casi todo lo vendido en el mercado local es de origen nacional y la mitad de las ventas externas se dirigen a Uruguay. Los implementos tienen menor nivel tecnológico y el 70 por ciento de la demanda local es satisfecha por producción nacional.

La situación es distinta para las cosechadoras y tractores, que provocan el grueso del déficit sectorial. En el primer caso la deslocalización hacia Brasil supuso que a nivel local las empresas sólo mantengan la producción de algunos subconjuntos, como los motores, para luego realizar el ensamblaje en el país vecino. De hecho, de las diez empresas activas que operaban en 1990, sólo quedaron tres en 2001. En la actualidad casi todas las cosechadoras que se venden en el país son importadas, la mayoría de Alemania y Brasil. En tractores, el panorama es similar, y la mayor parte de lo importado viene de Brasil. En ambos casos, las ventas externas se dirigen a Venezuela y Uruguay. Una de las principales firmas a nivel global es John Deere, a quien Giorgi le pidió que equilibre su balanza comercial. La empresa ampliaría su fábrica de motores ubicada en la provincia de Santa Fe, mediante la cual abastece a su planta de Brasil.

Los productores de maquinaria agrícola se benefician del bono del 14 por ciento que rige para todos los fabricantes nacionales de bienes de capital. Además, en el sector rigen licencias no automáticas, sobre la importación de tractores, cosechadoras y fumigadoras. La maquinaria agrícola emplea a unos 50 mil trabajadoras directos y 110 mil indirectos.

Si las empresas del sector responden al pedido oficial con un aumento en la producción, las firmas que fabrican partes para las máquinas también deberán ampliar su capacidad. Para avanzar en ese sentido, Giorgi estuvo reunida ayer con Marto Maric, director ejecutivo de la empresa Carraro, que fabrica transmisiones y ejes para maquinaria agrícola, quien anunció el compromiso de abastecer el incremento en la producción nacional.

Compartir: 

Twitter
  

En 2010 la venta de maquinaria marcó un record y la industria nacional participó en un 48,6 por ciento.
 
ECONOMIA
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.