EL PAIS › MARTIN BUZZI, EL CANDIDATO DE MARIO DAS NEVES, RESULTO ELECTO EN CHUBUT POR UNA DIFERENCIA DE 384 VOTOS

Y 69 días más tarde se eligió gobernador

En las elecciones complementarias realizadas ayer, tras las irregularidades de marzo pasado, el FpV no logró remontar la diferencia. Mientras Das Neves remarcó sus diferencias con el Gobierno, el vicegobernador electo insinuó un posible acercamiento.

 Por Julián Bruschtein

Desde Puerto Madryn

Finalmente se develó el misterio. Después de 69 días de suspenso, tras las irregularidades detectadas en las elecciones provinciales de marzo, los pobladores de Chubut eligieron al candidato del gobernador Mario Das Neves, Martín Buzzi, como gobernador. Con un escrutinio otra vez demorado, a pesar de la escasa cantidad de votantes –1967 en seis mesas–, Buzzi se impuso frente al candidato del Frente para la Victoria, Carlos Eliceche, aunque por una pequeña ventaja. Das Neves aseguró que le había ganado “al kirchnerismo dos veces” y que querían “un PJ moderno, transparente y no corrupto”. Eliceche, por su parte, señaló: “No nos alcanzaron los votos. Pero si se hubieran abierto todas las urnas estamos convencidos de que el Frente para la Victoria habría ganado las elecciones”.

Buzzi había llegado a las urnas con una ventaja de 401 votos sobre Eliceche y ayer esa diferencia se redujo a 384 votos, pero no modificó la elección del gobernador. Según los cómputos definitivos, el ganador sumó 99.367 sufragios y su rival, 98.983.

“Le tuvimos que ganar dos veces al kirchnerismo para que nos reconozca”, desafió Das Neves en la conferencia donde proclamó ganador a su espacio político, PJ-Modelo Chubut. El cartel que tenía detrás era explícito: “El triunfo de la verdad”, un mensaje que intentó recuperar la apagada imagen de Das Neves por el manto de sospechas que le valieron las elecciones del 20 de marzo, cuando tenía en mente ganar con facilidad y posicionarse como precandidato a presidente por el PJ disidente. La performance del intendente de Puerto Madryn, Carlos Eliceche, del Frente para la Victoria, lo sorprendió con una elección que llegó a un virtual empate, sobre el telón de las dudas y denuncias de fraude. Ayer, en las elecciones complementarias, Buzzi, intendente de Comodoro Rivadavia, fue ratificado por los chubutenses para quedar al frente del Ejecutivo provincial. En ese sentido, Eliceche consideró que había que “aceptar esta situación, pero con la tranquilidad de haber logrado un triunfo político porque no fuimos derrotados por más de 20 puntos como decían, sino por una diferencia menor al 1 por ciento”. Y estimó que se trataba de una victoria política del FpV.

La mañana había empezado fría en la ciudad de Puerto Madryn. A las 7.50 llegó la urna en la que debían expresarse los vecinos de los barrios de la zona oeste, en la escuela 181, antes impugnada. El primer votante llegó montado en una camioneta cuatro por cuatro propiedad de una puntera del dasnevismo y detrás de él se fueron acercando de a poco los demás. Un grupo de más de cuarenta hombres se apiñó en el interior de la escuela a la espera de su turno para ingresar al cuarto oscuro. Las demoras por la apertura de la mesa y las discusiones de las autoridades generaron el fastidio de los votantes y el comienzo de la impaciencia. A media mañana había gente con dos horas de espera y comenzaron los chiflidos y los gritos hacia la mesa para que se apuraran. “Vamos, che, que mi mujer me va a matar a palos”, se escuchó una voz, que aflojó en parte la tensión y despertó algunas risotadas.

Durante todo el día, los dos sectores políticos mantuvieron el perfil bajo. “El padrón de votantes es muy chico y puede pasar cualquier cosa”, aseguraba a Página/12 un funcionario local. Las seis mesas impugnadas por “nulidades insalvables” –según el Supremo Tribunal– sumaban en total 1967 votantes que debían acercarse a reiterar su voto. Cuatro se encontraban en Comodoro Rivadavia, donde el FpV ya había conseguido una diferencia irreversible en la intendencia, y que concentraba el mayor número de votantes. Fue allí donde se definió el comicio, cuando Eliceche apenas pudo achicar la brecha de 435 votos que lo separaba del candidato dasnevista.

Si bien en Madryn el candidato de Das Neves, Ricardo Sastre, contaba con una luz de ventaja de 34 votos, la esperanza del FpV estaba puesta en recuperar el distrito en el que Eliceche gobernó durante ocho años seguidos. El escrutinio final dejaba a última hora en manos de Sastre la jefatura comunal y desmoralizaba en parte a la tropa del intendente en funciones. “Hicimos todo lo que pudimos. No nos alcanzó”, confió a este diario un íntimo colaborador de Eliceche, que miraba desconsolado cómo Sastre se retiraba de la escuela, donde se contaban todavía los votos pero igual anunciaba que “la tendencia es irreversible”.

La victoria final de Buzzi y Das Neves en Chubut no borra el hecho de que el gobernador electo tendrá muchas dificultades para desarrollar su gestión, ya que su desembarco en el Ejecutivo de la provincia estará acompañado por un espacio político que se presenta débil. “La situación marca un equilibrio en cuanto al resultado electoral, con una participación importante del Frente para la Victoria en el Poder Legislativo”, dijo Eliceche, destacando una Legislatura partida en tres. Además, Buzzi carga con el desgaste de un proceso electoral con denuncias de fraude. Las primeras definiciones de Buzzi estuvieron dirigidas más a poner el ojo sobre el armado interno que a la relación con el gobierno nacional. “Estamos dando una vuelta de página, cerrando el 20 de marzo”, señaló Buzzi en su primera aparición pública, intentando relegar las sospechas de fraude. Mientras el gobernador Das Neves saludaba eufórico a un costado, Buzzi destacó que con los comicios de ayer se “legitimaron las autoridades elegidas el 20 de marzo”.

Durante el día, Eliceche se mantuvo en las inmediaciones de la escuela en su calidad de fiscal general por el FpV. Enfrente montó su bunker, “en la casa de un compañero”, especificó un seguidor en la vereda. Los militantes del intendente se convocaron para demostrarle su apoyo, al igual que los de Sastre. Una línea imaginaria los separaba y se ocupaban de no entremezclarse. La tensión existió durante todo el comicio, incluso cuando comenzaron a aplaudir al llegar el horario de cierre de la mesa para dar inicio al escrutinio.

Los discursos finales dejaron también constancia de una mirada diferente sobre el futuro. El vicegobernador electo, Gustavo Mc Carthy, insinuó la posibilidad de un acercamiento a la Casa Rosada, quizá previendo que –si CFK se postula y obtiene su reelección– en los próximos cuatro años provincia y Nación tendrán que negociar una necesaria convivencia. En cambio, el gobernador saliente, que debió renunciar a su precandidatura presidencial por el Peronismo Federal tras las irregulares elecciones de marzo, insistió en buscar una ubicación lejos de las políticas del Gobierno. “Hubo una reivindicación de la gestión, de la legitimidad de la victoria y una consolidación de la decisión de la gente”, analizó Rubén Fernández, funcionario del gobierno de Das Neves.

Compartir: 

Twitter
  

El gobernador saliente, Mario Das Neves, gritó “¡ganamos, carajo!” y celebró con Buzzi.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.