SOCIEDAD › HABRA MENOS GRASAS TRANS

Un corte al colesterol

El porcentaje de grasas trans en alimentos deberá ser reducido a partir de la modificación en el Código Alimentario Argentino, impulsada por los ministerios de Salud y de Agricultura, Ganadería y Pesca. Los productores alimentarios tendrán entre dos y cuatro años para ajustarse a la norma.

El consumo de este tipo de grasas tiene una incidencia negativa en la salud ya que, entre otras consecuencias, “aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, que representan el 32 por ciento de las causas de muerte en el país”, explicaron desde la cartera sanitaria.

Mediante la resolución 137/2010, el Ministerio de Salud informó que “el contenido de ácidos grasos trans de producción industrial en los alimentos no debe ser mayor a 2 por ciento del total de grasas en aceites vegetales y margarinas destinadas al consumo directo y a 5 por ciento del total de grasas en el resto de los alimentos”. “Estos límites no se aplican a las grasas provenientes de rumiantes, incluyendo la grasa láctea”, aclara el texto ministerial.

El director del área de Promoción de la Salud del ministerio, Sebastián Laspiur, explicó a Página/12 que “estos porcentajes a los que se llegaría son valores insignificantes”. El funcionario especificó que “hay golosinas o chocolates de cobertura que rondan en cifras que son hasta diez veces superiores de lo que exige la resolución. Y hay productos que tienen prácticamente el ciento por ciento de grasas trans, sobre el total de grasa”.

“Algunos estudios determinaron que el consumo en exceso de este tipo de grasas generan arterioesclerosis y que, por ejemplo, aumentan las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular”, apuntó Laspiur sobre la decisión ministerial. A través de un comunicado, la cartera sanitaria sostuvo que el consumo de estas grasas “aumenta el colesterol ‘malo’ (LDL) y disminuye el colesterol ‘bueno’ (HDL) en sangre. El aumento de LDL y la disminución de HDL incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, las cuales representan el 32 por ciento de las causas de muerte en la Argentina”.

El plazo de adecuación a la nueva norma “será de dos años para aceites vegetales y margarinas destinadas al consumo directo y de hasta cuatro años para los demás alimentos”, a partir de la entrada en vigencia de la resolución, o sea, desde el jueves pasado, cuando fue publicada en el Boletín Oficial. Laspiur indicó que “hasta ahora no todos los productos industriales tienen reemplazo, por eso la resolución no dice que mañana se reemplacen las grasas trans”. No obstante, “muchos sectores de la industria lo han reemplazado por su cuenta”. “Hoy casi el sesenta por ciento de la industria es libre de grasas trans. Lo que genera esta resolución es que el otro cuarenta acelere el proceso de reemplazo de este tipo de grasas”, consideró.

El funcionario afirmó que “la propia industria tiene que hacer estudios en relación con la tecnología con la que hace alimentos ya que si no reemplazan las grasas trans no van a poder seguir comercializando esos productos”. “Hay que resaltar que esto se hizo en consenso con la propia industria”, agregó.

Desde el Ministerio de Salud se señaló que “las grasas trans se forman durante el proceso de elaboración de aceites vegetales hidrogenados y que han sido utilizadas por contar con ventajas tales como mayor estabilidad durante las frituras, mayor solidez y prolongado tiempo de conservación” de los alimentos. Este tipo de grasas puede estar presente en productos de panificación como hojaldres, amasados de pastelería, copetín, galletitas, alfajores y productos de cobertura, entre otros.

“Lo interesante es que con esta resolución, Argentina es uno de los países que más avanzaron en la reducción del uso de grasas trans en la producción de alimentos y, en ese sentido, estaría liderando América”, celebró Laspiur. La nueva normativa se enmarca en los lineamientos establecidos por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la Declaración de Río de Janeiro (2008) en la que los países firmantes, entre ellos Argentina, consignaron la incidencia de los ácidos grasos trans (AGT) sobre la salud humana y abogaron por “Las Américas libres de grasas trans”.

Informe: Leonardo Rossi.

Compartir: 

Twitter
  

 

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.