cash

Domingo, 4 de septiembre de 2011

Bien...

 Por Natalia Aruguete

Michael Cohen fue responsable de la división de desarrollo urbano del Banco Mundial entre 1972 y 1999, desde donde se involucró en las políticas de infraestructura, medio ambiente y desarrollo sustentable de más de cincuenta países. A fines de la década del ‘90 se alejó de la entidad crediticia por sus disidencias con las políticas de ajuste que proponía a los países periféricos para enfrentar la crisis. Actualmente dirige el Observatorio sobre Latinoamérica y la Maestría en Asuntos Internacionales de la New School de Nueva York, donde Néstor y Cristina Kirchner fueron invitados en septiembre de 2003. Doctor en Economía Política de la Universidad de Chicago, Cohen vivió en Argentina durante 15 años y experimentó la crisis de 2001. La recuperación de la economía local se volvió el eje de su investigación, que quedará volcada en un libro de próxima publicación. En su visita por Buenos Aires para dictar un seminario en el Idaes-Unsam, el investigador norteamericano dialogó con Cash sobre los aspectos más destacados de las políticas públicas de la gestión kirchnerista.

¿Por qué considera que la recuperación económica de la Argentina es un ejemplo para los países de ingreso medio?

–En plena crisis argentina, durante los primeros meses de 2002, fue muy interesante ver las críticas que se hacían desde el exterior. Desde el Financial Times, el The New York Times, en Wall Street, el comentario era que Argentina iba a caer tanto que desaparecería. Cómo explicar entonces, cinco años después, un crecimiento tan fuerte. Escribí un libro sobre este tema que será publicado en diciembre próximo.

¿Qué rasgos distingue de la experiencia argentina?

–Muestra, sobre todo, las debilidades del libreto neoliberal. Trabajé muchos años en las ciudades cuando estaba en el Banco Mundial y, por ello, tengo mis dudas sobre la ayuda internacional.

¿Cuáles fueron los motivos por la fuerte recuperación del sector agrícola?

–Hubo un mayor volumen de demanda de commodities por parte de China y un cambio en los precios. Sin dudas, no es correcto separar lo rural de lo urbano, hay relaciones entre ambos en términos de ganancias e inversiones. Creo que hay que reconocer la importancia de la estrategia del Gobierno en dos aspectos.

¿En cuáles?

–Primero, las políticas de empleo que implementó han sido el aspecto más interesante e inesperado. La experiencia de Argentina de más empleo en blanco, menos informalidad y más inspectores muestra una mejora en volumen y calidad del empleo. En la New School tuvimos oportunidad de escuchar a Marta Novick, subsecretaria de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo de la Nación, quien habló de la performance del mercado de trabajo. Es impresionante la recuperación.

¿Cuáles son los aspectos que destaca de la política de empleo?

–La utilización de tantos instrumentos al mismo tiempo para reforzar el mercado. Y el hecho de que el 85 por ciento de la mano de obra formal esté incluido en los acuerdos colectivos de trabajo. En los Estados Unidos, esa cifra llega al 8 por ciento. La otra política pública que se destaca está relacionada con el apoyo a la población pobre: la Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones y otras ayudas sociales. Es muy impresionante cómo creció este tipo de programas, que empezó con el Plan Jefas y Jefas de Hogar. Y es interesante verlos desde el punto de vista de la crisis de 2008.

¿Por qué?

–Porque la diferencia entre 2001 y 2008 es que en este último año, la Argentina tenía en marcha un sistema de políticas y programas que la dejaron blindada frente a las presiones globales de la economía. Veamos la performance de la economía de tres países: Argentina, Brasil y Estados Unidos. En Brasil, el crecimiento en 2008 y 2009 representó una V. Es decir, hubo una caída en el crecimiento e, inmediatamente, una recuperación. En Argentina fue una U, porque la caída fue menos fuerte, mientras que Brasil necesitó más instrumentos para recuperarse. En Estados Unidos, el comportamiento económico fue una L: hubo una caída en la economía, y va a caer más. En términos comparativos, el aspecto más importante no es el crecimiento, sino el empleo, cuyo aumento, en el contexto del mercado industrial urbano, es un aspecto clave. Frente a la crisis, la Argentina estuvo mucho mejor organizada para recibir y absorber los impactos a nivel económico.

Desde el punto de vista distributivo, ¿qué opina de la política de retenciones móviles que se intentó implementar en 2008?

–Creo que fue razonable la política de retenciones por ser una política fiscal progresiva. Se necesita más inversión, más impuestos, más progresivo, para apoyar las políticas de infraestructura, y desarrollar más servicios.

¿Qué factores cree que incidieron más en la crisis de 2001, los de orden externo o interno?

–Es una mezcla. Hubo factores externos e internos. La crisis del Tequila en 1994, la de Asia en el ‘97, luego la crisis rusa y la brasileña, todas tuvieron como consecuencia la suba en la tasa de interés. Y para Argentina, el pago de la deuda fue más oneroso, sobre todo con el proceso de ajuste y contracción de la economía. A eso se agregó la falta de liderazgo político en 2001.

Hoy existe una economía más globalizada que en 2001, ¿cómo se produce la transmisión de la crisis mundial hacia las economías periféricas?

–En 2001, el canal de contagio fue la tasa de interés. En 2008, el canal de transmisión fue el comercio, porque la demanda agregada global se achicó, y eso tuvo un impacto fiscal –menos ingresos–, en la inversión y en el empleo. Fue peor para Brasil que para Argentina. Ahora no es evidente que vaya a haber una baja en la demanda de los commodities por parte de China. Por eso, creo que para Argentina no será tan doloroso pasar la crisis.

¿No es contradictorio decir que Argentina podrá sortear la crisis porque no tiene una producción industrial potente?

–Sí, es una contradicción, pero estamos hablando de las vulnerabilidades. Es posible que baje la demanda de producción de automóviles, pero no son tantos los sectores de la economía argentina en los que sucederá esto. En Brasil, en cambio, la crisis significa menos aviones, menos productos industriales. En este sentido, desde el punto de vista de las políticas de desarrollo, es importante apoyar proyectos de infraestructura en el conurbano bonaerense, en Córdoba, en Rosario, lugares donde hay crecimiento pero subsiste una deficiencia importante en infraestructura.

Usted menciona regiones importantes del país que, además, están en crecimiento. ¿Qué propone para las provincias pobres del Norte argentino?

–Creo que el caso de Salta es muy importante, porque cambió mucho en los últimos diez años. También es importante impulsar políticas de desarrollo e inversión en las ciudades secundarias. Si hay más inversión en las ciudades pequeñas, hay más productos y servicios y la oferta es más grande. Además, las regiones más productivas son una mezcla entre lo urbano y lo rural

Compartir: 

Twitter
  

Michael Cohen, director del Observatorio sobre Latinoamérica de la New School de Nueva York.
Imagen: Rolando Andrade
SUBNOTAS

reportaje

crisis

-“La experiencia argentina muestra, sobre todo, las debilidades del libreto neoliberal.”

-“Las políticas de empleo que implementó han sido el aspecto más interesante e inesperado.”

-“La otra política pública que se destaca está relacionada con el apoyo a la población pobre: la Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones y otras ayudas sociales.”

-“Frente a la crisis, la Argentina estuvo mucho mejor organizada para recibir y absorber los impactos a nivel económico.”

-“Pienso que los europeos son conscientes de que la experiencia de América latina es buena, aunque tengo mis dudas de si trasladarían esa experiencia a sus países.”

 
CASH
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.