CULTURA / ESPECTACULOS › JORGE LLONCH, SECRETARIO DE CULTURA PROVINCIAL

"No sabemos quiénes somos"

El funcionario del gobierno de Obeid propone tener registro de los artistas y la producción cultural de cada rincón de la provincia. De lo contrario "es muy difícil producir cultura". "Si no tenés pasión por lo que hacés, mejor dedicate a otra cosa", dice Llonch, quien detalló
los planes para el año.

 Por Fernanda González Cortiñas

Tiene 45 años y dos hijos, el mayor de los cuales, siguiendo sus pasos, con apenas 12 años ya tiene su propia banda. A pesar de lamentarse por no verlos crecer y asegurar que permanece despierto más de cien horas por semana, jura que está enamorado de lo que hace. Dice que sus amigos --sobre todo Fito Páez-- no lo respetan, y que lo cargan sin piedad cuando lo ven aparecer de traje y corbata. Afirma que como productor en el ámbito privado lo perdió todo, pero que sin embargo ése será su destino natural cuando abandone la función pública. Cree firmemente en la transversalidad y quiere que su gestión sea, ante todo, transparente, y que "por una vez en la vida" todos los santafesinos puedan saber quién es el Secretario de Cultura de la Provincia de Santa Fe. Señoras, señores: Jorge Llonch.

--Se hizo cargo de la secretaría --a principios de noviembre del año pasado-- con un proyecto de gestión ya en marcha, ¿qué evaluación hace de la herencia recibida?

--Creo que una de las cosas más importantes que dejó la gestión anterior fue la creación del Consejo de Cultura. Esto le permitirá a la Secretaría un funcionamiento mucho más aceitado y más transparente. Para darse una idea: para elegir a los integrantes de este cuerpo, se hicieron 37 reuniones. En la primera se informó el por qué de la creación de un organismo de estas características. Aquí participaron todos los secretarios y directores de cultura de cada departamento. Hubo debate y les explicamos cómo era el método de elección: tenían que votarse entre ellos. De esta votación surgieron 19 delegados. De ahora en más ellos serán los voceros de las necesidades de su zona.

--Este cuerpo ya ha tenido un primer acercamiento, ¿qué balance hace de ese encuentro?

--Muy bueno. En diciembre tuvimos nuestra primera reunión. Allí yo planteé cuáles eran mis perspectivas y cuáles mis expectativas respecto a lo que esperaba obtener de ese cuerpo. Lo que pasa es que creo que ellos en realidad no estaban muy seguros de lo que yo iba a hacer con este tema de los delegados, porque yo no estaba muy de acuerdo con lo que fueron los Encuentros Juveniles de Cultura, que era como la otra pata de este proyecto.

--¿Cuál es la crítica a los EJC?

--Pienso que era un proyecto para los '90, quizá para Buenos Aires, pero no para Santa Fe. Acotaba muchísimo las posibilidades. Desde el vamos no se podía trabajar con adultos, así que antes de empezar dejaba un gran porcentaje de la población afuera. Por eso decidimos volver a poner el acento en el programa de becas, un programa de mucho prestigio, que ha ayudado a muchos artistas a despegar, y que no se hacía desde hace más de cinco años.

--¿En este sentido, cuáles serán las primeras medidas a tomar?

--A partir del trabajo de los delegados queremos comenzar a conformar un gran banco de datos con los bienes culturales de cada lugar. Queremos tener registro de los artistas y la producción cultural de cada rincón de la provincia. Y es que no sabemos quiénes somos, y así es muy difícil producir cultura. Un artista de Rafaela, por decir algo, no sabe quién pinta en San Jorge. Eso mismo ocurre con la literatura, con la música... Vamos a montar una suerte de cine móvil o de camión de exteriores donde se irá registrando todo. Además, tenemos otros proyectos para implementar este año como el de los "Circuitos Culturales". Vamos a ir armando "rutas" en función de las necesidades que vayan apareciendo. Para eso nos vamos a reunir con el ministerio de Educación con quien tenemos una gran relación. La idea es implementar un plan para que todos aquéllos docentes de Educación Artística que se registren, puedan viajar a los distintos municipios y comunas del interior para brindar cursos y seminarios. Esto me va a poder dar un banco de docentes con quienes formar un cuerpo de directores de coros, directores de teatro, etc. Algo como el plan de "Formador de formadores", sólo que a éste no lo llamaremos así porque para eso va a venir auténticos teachers, como los maestros del Centro Cultural Rojas de Buenos Aires.

--Usted viene de la gestión, ¿cómo se siente administrando?

--No es lo mismo, claro. Duermo bastante menos que antes, me pierdo de estar con mi familia, el sueldo no es gran cosa y en lo privado perdí todo; cuando empiece voy a tener que hacerlo prácticamente de cero. Y sin embargo creo que es una obligación civil, y un honor. Siempre digo que si no tenés pasión por lo que hacés, mejor dedicarse a otra cosa. Y esto realmente me gusta, siento que se palpa mejor la sensación de estar haciendo algo bueno por la gente. Pero tengo muy claro que estoy aquí circunstancialmente administrando recursos de los ciudadanos para los ciudadanos. Mi función aquí es hacer que entre el Estado y la comunidad no haya ningún obstáculo. Si hay algún impedimento, si alguien me quiere poner un palo en la rueda, a mí no me va a temblar el pulso; yo paso la topadora. Para esto implementé un sistema diferente: el recurso que hay para cada municipio y comuna está relacionado directamente con su demografía. Antes, el que conocía como se hacía el trámite, lo hacía y listo. De este modo tenemos registrados por ejemplo, 150 municipios y comunas que jamás le pidieron un peso al Estado. Ahora, a través de este sistema le vamos a pedir a los delegados que salgan a testear las necesidades de esos lugares y le vamos a poner un techo a los que pedían siempre. A su vez, del departamento Capital se saca la ciudad de Santa Fe, y a Rosario del departamento Rosario, porque estas ciudades tienen, además de sus presupuestos genuinos, los municipales, los recursos de los organismos: las orquestas, los museos. La aceptación de esta distribución se hace como parte de un acuerdo entre el secretario de Cultura y cada delegado. Entiendo que esa va a ser una forma de distribuir equitativamente el presupuesto, incluso modificando en casos excepcionales la relación uno a uno. Esta nueva distribución va a permitir que podamos redistribuir las reservas, que son unos 100.000 pesos, y que se repartirán entre las comunas de menos de 5000 y de menos de 2500 habitantes, respectivamente. Me parece un sistema comparativamente más justo, teniendo en cuenta que yo como secretario, no puedo conocer las necesidades puntuales que tiene cada lugar.

--En materia de política santafesina siempre está latente esa cuestión del Norte y el Sur, ¿lo complicó el hecho de ser rosarino?

--No, para nada. Y es que yo tengo de Santa Fe una visión diferente a la que tienen la mayoría de los rosarinos. Todo lo que pasa en una gran ciudad le saca protagonismo a los intendentes. Rosario creció muchísimo, mucho mas que Santa Fe, y los rosarinos sabemos hacer cosas con subsidios o sin subsidios. La música, por ejemplo, camina sola. Y es que yo siempre digo que cuando una actividad necesita subsidio es porque se está muriendo. Además no creo mucho en los rótulos, geográficos, políticos, etc. Lo importante son las personas.

--¿Cuáles son, entonces, sus planes para Rosario?

--Hoy el desafío de Rosario lo veo como un "macro". En lo puntual tenemos un ciclo en la Plaza Cívica con artistas rosarinos, con música, teatro y cine. Después tenemos muchas cosas para los chicos. Hasta marzo tenemos planificadas más de 50 actividades en vecinales y clubes de barrio. La idea que está en la base de esto es que sean espectáculos que convoquen a la familia, que a través de la cultura se recupere el concepto de familia y de barrio. Después está el proyecto de la Plaza Cívica, que aunque no está del todo instalada, está marchando. En el caso de los museos, el Histórico (Dr. Julio Marc), cuenta con un director con mucho conocimiento, muy innovador, con un concepto no estático de lo que es la institución museística. En el caso del Gallardo (de Ciencias Naturales), queremos inaugurarlo para mayo con una propuesta totalmente diferente, muy moderna. En el caso de la Casa Arijón se está terminando el proyecto de restauración de la mansión. La "Saulo Benavente" también mejoró, porque el barrio mejoró; ahora está más abierto, más iluminado, lo que hace que vaya más gente. Finalmente está la Lavardén (Centro Cultural), que es el "gran" proyecto del año. Ya se firmó la resolución mediante la cual todo el edificio pasa al ámbito de Cultura. De este modo, se reubican las oficinas que pertenecen a otras reparticiones y vienen algunas de las escuelas de arte, fundamentalmente la Vigil y la de Cine (ni la de Danza ni la de Teatro y Títeres, que funcionan muy bien y van por su casa propia). Ya convocamos al Colegio de Arquitectos para que llame a un concurso nacional de ideas para refuncionalizar el edificio. Son más de 9000 metros cuadrados para hacer una suerte de "ciudad cultural". Ese es mi sueño.

--A propósito de esto, ¿cómo es su relación con la cartera cultural municipal?

--Muy buena. Y es que hay proyectos compartidos que se deben sostener, por ejemplo, el Festival Internacional de Poesía. Con Marina (Naranjo) tengo muy buena relación. Es más, con el intendente Lifschitz tengo una excelente relación. Y es que yo creo que el Estado debe trabajar en conjunto, a través de municipios, comunas y ONG's, y entre todos asistirse. No tiene sentido que la Sinfónica trabaje en forma aislada de la Escuela de Música de la Universidad, o de la Orquesta Municipal; tienen que trabajar juntos porque, como se le dice a los chicos: "todo es de todos".

Compartir: 

Twitter
  

 
ROSARIO12
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.