El gobierno porteño debe resolver si mantiene o cierra el shopping de Recoleta
Buenos Aires Design en su laberinto
El centro de ventas especializado en muebles y decoración tiene como uno de los principales accionistas a Enrique Blaksley, detenido por estafas. Los productores y comerciantes temen el cierre y la pérdida de espacios para la actividad.
El contrato de concesión del shopping vence en noviembre. El gobierno porteño aún no definió cómo seguirá.El contrato de concesión del shopping vence en noviembre. El gobierno porteño aún no definió cómo seguirá.El contrato de concesión del shopping vence en noviembre. El gobierno porteño aún no definió cómo seguirá.El contrato de concesión del shopping vence en noviembre. El gobierno porteño aún no definió cómo seguirá.El contrato de concesión del shopping vence en noviembre. El gobierno porteño aún no definió cómo seguirá.
El contrato de concesión del shopping vence en noviembre. El gobierno porteño aún no definió cómo seguirá. 
Imagen: Leandro Teysseire

La cámara del mueble alertó por la sostenibilidad de los locales y los puestos de trabajo en el shopping Buenos Aires Design, ante la posibilidad de que el gobierno porteño decida cerrar el predio y vender las instalaciones. La administración de Horacio Rodríguez Larreta evalúa por estas horas el destino de este centro de exposiciones, focalizado en el rubro de muebles y decoración, cuyo contrato de concesión vence en noviembre próximo. El Ejecutivo había adelantado su intención de vender la locación, aunque no descartaba una prórroga del contrato. Pero la situación se tornó más tensa a partir de que se conociera que uno de los socios que administra el shopping, Enrique Blaksley Señorans, conocido como “el Maddof argentino” y propietario del 44 por ciento del paquete accionario, fue detenido por el delito de lavado de dinero y estafa. La jueza María Servini de Cubría dispuso ayer la intervención de 40 firmas en las que tenía algún tipo de participación Hope Funds, la empresa de Blaksley, entre ellas, la del Buenos Aires Design. Además, se objeta que pagaba una cifra muy baja en concepto de canon a la Ciudad. “Se están analizando distintas alternativas”, fue la respuesta que dieron a este diario desde el gobierno de Rodríguez Larreta.

“En noviembre de este año terminará el contrato de concesión del centro y la falta de precisiones del Gobierno de la Ciudad ha generado multiplicidad de comentarios y suposiciones sobre posibles proyectos e intenciones que provocarían la pérdida directa de 500 empleos y otra cantidad importante de puestos de diversas pymes que deberán cerrar o reducir drásticamente su plantel de operarios”, señalaron desde la Cámara de Empresarios Madereros y Afines (CEMA). El diputado Javier Andrade (FpV) requirió datos sobre las obras que se pretenden realizar en el Buenos Aires Design y en el predio que ocupaba el club Tiro Federal, donde se erigirá el Parque de la Innovación. 

A fines de 2015, el gobierno porteño había propuesto en la Legislatura vender el inmueble, con la idea de obtener 60 millones de dólares. En IRSA, que detenta el otro 56 por ciento de la sociedad que tiene la concesión del Design Recoleta, asegura es que uno de los shoppings que menos ganancia representa. “Efectivamente la concesión vence a fines de noviembre. Si bien por el momento no se han definido los pasos a seguir, se están analizando distintas alternativas. Con los últimos cambios en el organigrama de ministerios del GCBA, el área de Concesiones pasará a depender del nuevo Ministerio de Economía y Finanzas, una vez aprobada la nueva Ley de Ministerios, actualmente en tratamiento legislativo”, señalaron a PáginaI12 fuentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien esta situación involucra directamente al Gobierno porteño y a la empresa concesionaria, impacta directamente sobre los 70 locales comerciales dedicados mayoritariamente al mueble y la decoración y sobre sus empleados. “CEMA nuclea a varias de las empresas que deberán cerrar sus locales si el Gobierno de la Ciudad avanza en su anuncio de cambiar el destino del predio, una resolución incomprensible en las actuales circunstancias económicas del país”, advierte en un comunicado.

 “El Buenos Aires Design Recoleta pasaría a ser un espacio cerrado, improductivo y abandonado como consecuencia de la falta de gestión gubernamental”, insistió CEMA. “Necesitamos una respuesta urgente. El sector está pasando un mal momento. Entre las altas tasas de interés, la desaparición de las cuotas y el incremento de costos de la energía, este año viene muy duro”, es el panorama que describió el empresario Gabriel Campins, directivo de CEMA.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ