Protesta en un colegio de Mármol contra los "consejos" de vestimenta de un directivo
En pollera para dar una lección de igualdad
Imagen: Facebook de Matías Caravaca

“¿La pollera es un símbolo sexual o se simboliza sexualmente?”. Esa es la frase que apareció en uno de los carteles que utilizaron los alumnos del colegio Modelo de Mármol para repudiar la actitud de las autoridades del establecimiento, quienes convocaron a las mujeres a una reunión para pedirles que modificaran el largo de sus polleras y así “evitar posibles abusos”. 

Los alumnos respondieron de forma categórica y apelaron a la creatividad con una intervención artística para manifestarse en contra de lo que “tristemente tuvieron que escuchar las alumnas de toda secundaria el pasado viernes”. Ayer los chicos fueron quienes vistieron las polleras, las chicas llevaron pantalones y la escuela estuvo repleta de carteles para dar una lección a los directivos sobre violencia de género e igualdad. También llevaron el pañuelo verde que representa la lucha por la despenalización y legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, que encabeza la Campaña por el Derecho al Aborto. 

“Hoy, lxs alumnxs dieron cátedra de valores; haciendo entender a esa persona, y a las demás que la situación no era como se planteaba, luchando para la naturalización de los cuerpos, y explicando a través de un método revolucionario como la exhibición del cuerpo, que la ropa no tiene género”, escribió en su perfil de Facebook Matías Caravaca, uno de los chicos que participó de la iniciativa. 

El viernes pasado, miembros de la comisión administrativa del colegio habían retado a las chicas porque “tenían la pollera muy corta”, resaltando que eso “genera malestar” porque “hay malos comentarios dando vuelta”.  “Es para evitar posibles abusos”, remataron. Pero las chicas le respondieron, según destacó el Facebook de Antiprincesas: "Nosotras no somos las que debemos cuidarnos, el resto no puede disponer de nuestros cuerpos".

"Las polleras no tienen que estar más cortas. Los ojos deben mirar para otro lado; y las bocas, por favor las bocas, cerrarse", concluyeron los chicos. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ