¿Por qué Marin Karmitz?
Cine y militancia

De origen rumano, Marin Karmitz vive en París desde muy pequeño. Se diplomó como director de fotografía en el IDHEC (Institut des Hautes Études Cinématographiques) y empezó a trabajar como asistente de dirección para cineastas como Jean-Luc Godard y Agnès Varda, entre otros. En 1964 realizó su primer cortometraje de ficción, Nuit noire Calcutta, a partir de un guión de Marguerite Duras; y al año siguiente trabajó con Samuel Beckett en la adaptación de Comédie. La película fue seleccionada el mismo año en que se inauguró la Mostra de Venecia y fue todo un escándalo por su forma vanguardista. Karmitz participó activamente en los sucesos del Mayo Francés, en 1968. Luego realizó algunas películas, entre las que se destacan Comrades (1970) y Coup pour coup (1972) por su impronta militante. Ante la imposibilidad de encontrar distribuidores y exhibidores que defendieran sus películas Karmitz abrió en 1974 la sala “14-juillet Bastille”. Esta sala de cine llevó tres pantallas al corazón de un barrio en el que no tenía cabida el cine de autor internacional, ya que las salas de ese barrio sólo proyectan películas pornográficas y de karate. El espacio se convirtió rápidamente en un centro de reunión y de contrapoder en el que se organizaban numerosos debates. Esta experiencia sentó las bases del modelo de desarrollo que seguirá Karmitz a través de su empresa MK2, productora y distribuidora de cine. MK2 es hoy en día el tercer circuito en París con 10 complejos, 65 pantallas, 6 salas a medida y uno de los circuitos más importantes de España con 9 salas de cine y 110 pantallas.

Karmitz produjo más de cien películas de Krzysztof Kieœlowski, Claude Chabrol, Jean-Luc Godard, Alain Resnais, Louis Malle, los hermanos Taviani, Theo Angelopoulos, Ken Loach, Abbas Kiarostami, Hong Sang-soo, Michael Haneke, y Xavier Dolan, entre tantísimos. Ha recibido cientos de premios en los festivales internacionales de cine de todo el mundo. Además se ha dedicado a la problemática de la industria cinematográfica a través de diferentes comisiones profesionales en Francia: fue presidente de la Federación Nacional de Distribuidores de cine, de la Oficina de Enlace de las Industrias Cinematográficas, y miembro de la Comisión para la nueva televisión pública.

Marin Karmitz, que actualmente es un importante coleccionista de arte, estuvo recientemente en Buenos Aires como invitado del 13° Encuentro Global de la Segunda Edición de BienalSur 2018/1019, organizado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ