Las Mudanceras y Severo Callaci cruzan sus poéticas y hacen "Ombilia"
Músicas y danzas que dibujan la mujer
Un grupo rosarino de bailarinas y músicos desde hace años investiga el folklore desde lo ancestral y lo moderno a la vez. Ahora aborda el universo femenino con textos propios, danza y música. Un lenguaje que suponen más bello y libre que el teatro.
Mudanceras en acción. "Ombilia" es el fruto de un largo proceso de creación colectiva.Mudanceras en acción. "Ombilia" es el fruto de un largo proceso de creación colectiva.Mudanceras en acción. "Ombilia" es el fruto de un largo proceso de creación colectiva.Mudanceras en acción. "Ombilia" es el fruto de un largo proceso de creación colectiva.Mudanceras en acción. "Ombilia" es el fruto de un largo proceso de creación colectiva.
Mudanceras en acción. "Ombilia" es el fruto de un largo proceso de creación colectiva. 

Hace cuatro años, el grupo local de danza y expresión folklórica Las Mudanceras encontró en un seminario de entrenamiento físico y expresivo a quien sería uno de sus colaboradores y director de su próximo espectáculo: el talentoso actor y director Severo Callaci, con el que acaban de estrenar Ombilia.

"En el 2016 lo convocamos para que nos dirija en un trabajo que tuvimos que hacer para la inauguración del área integral de la mujer del Hospital Roque Sáenz Peña, organizada por la Municipalidad de Rosario, lo llamamos para que nos organizara un poco en el proceso de composición de esa intervención", revela Inés Quinteros, bailarina y docente del grupo.

El montaje escénico de la obra se inicia con el trabajo realizado durante la formación teatral con Callaci, a partir de un diálogo interdisciplinario entre el movimiento, el canto, la música, el relato y la poesía.

"Todo este material dio lugar a improvisaciones, composiciones musicales y producciones individuales de textos re trabajados luego grupalmente, gestando lo que hoy conforma el cuerpo de la obra, cuya composición es colectiva", aclara Quinteros.

Las Mudanceras es un grupo de bailarinas y músicos que desde hace años investiga en Rosario, las danzas, los ritmos, poesías y melodías folklóricas, desde una perspectiva ancestral a la vez que contemporánea; su búsqueda es la de un folklore que encuentra en las antiguas tradiciones su raíz, permitiéndose un modo de manifestación articulada con elementos de danzas actuales y expresión corporal.

Su primer trabajo, Entre rondas y malambos, mixturó elementos de danza, música y poesía y fue presentado en varios espacios, llegando a participar en el 2015  del I Congreso de Danza realizado en esta ciudad.

"Costumbres de libertad fue otra de sus creaciones enmarcadas dentro del rubro teatro‑danza que resultó premiada por la Municipalidad de Rosario a través del premio Cosecha Escénica (2014) y contó al año siguiente con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro.

Por su parte, Severo Callaci, dúctil actor, director y docente teatral, que todavía sigue sosteniendo uno de los trabajos más emblemáticos de la escena local de los últimos años, La canción del camino viejo, y cuyo último trabajo fue su unipersonal El ángel de la valija, incursionó en la dirección teatral con obras como Aire puro, La huella de los pájaros y Los camilleros Comedia Social y Deportiva.

"La experiencia con las chicas es muy buena porque se fue dando de una manera muy orgánica. Primero me invitaron a que les dé una formación, después me pidieron que las dirija por lo de parto respetado y ahí nos dimos cuenta de que trabajábamos bien juntos, que lo disfrutábamos y que nos hacía bien", dijo Callaci a este diario.

Sobre esa base el grupo decidió armar el espectáculo con un director que por primera vez participa en un género que no había abordado antes, por lo tanto comienzan a trabajar sobre textos propios. "Después tratamos de ponerle movimiento y música a esos textos, esa fue la línea, encontrar textos a partir de disparadores de cosas que nos preguntábamos; iba descubriendo un lenguaje hermoso, muy libre, mucho más libre que el teatro, donde uno solo avanza y busca la belleza", acotó.

Por su parte, las Mudanceras fundamentan la investigación desarrollada en esta propuesta, basada sobre una temática que fuera propia y significativa para todas: "Surgió así la necesidad de hablar sobre las múltiples fases por las que pasa la mujer a lo largo de su vida", dijeron a Rosario/12.

Ombilia que invita a bucear en el universo de la mujer a través del canto, el zapateo, los bombos, la música en vivo y el relato, se podrá ver todos los domingos de junio y julio a las 20 en La Sonrisa de Beckett (Entre Ríos 1051).

"Estoy disfrutándolo mucho, es algo muy pictórico, siempre había querido hacer un trabajo de danza y música, se dio de esta forma; quería que fueramos libres, que se viera lo que somos; en la música se tocan un montón de instrumentos porque Martín Reinoso es multi instrumentista, y Diego Zabala tiene un gran set de percusión", dijo Callaci al referirse a los autores de la música original que interpretan en vivo en el espectáculo.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ