Rodrigo Alcon Quintanilha le da vuelo visual a la materia prima que extrae de la web
La dinastía Escorpio
El carioca y su colega Constanza Abete usan el asterismo en torno de esa constelación para hablar del cosmos y del abuso.
“Hay mucha información allá arriba que se actualiza”, dice el artista brasileño. ¿Habla de internet? No, del cielo.“Hay mucha información allá arriba que se actualiza”, dice el artista brasileño. ¿Habla de internet? No, del cielo.“Hay mucha información allá arriba que se actualiza”, dice el artista brasileño. ¿Habla de internet? No, del cielo.“Hay mucha información allá arriba que se actualiza”, dice el artista brasileño. ¿Habla de internet? No, del cielo.“Hay mucha información allá arriba que se actualiza”, dice el artista brasileño. ¿Habla de internet? No, del cielo.
“Hay mucha información allá arriba que se actualiza”, dice el artista brasileño. ¿Habla de internet? No, del cielo. 
Imagen: Cecilia Salas

A causa de su biculturalidad, Rodrigo Alcon Quintanilha nunca se sintió del todo brasileño en su Río de Janeiro natal. Aunque en la Buenos Aires de su madre su acento no le permite pasar desapercibido. No obstante, es uno de los artistas en proyección de la escena local de artes visuales. Por lo que la agencia de arte Glamart lo convocó para que fuera parte de la muestra 80% Escorpio, en la que cavila acerca de la oscuridad y la profundidad. El artista formado en la fotografía explica que, a partir de esa propuesta, él y su colega Constanza Abete, con la que también coincide en el espacio de arte alternativo Zafarrancho, se vieron interpelados a generar algo juntos: “No teníamos un punto en común porque no había una idea previa. En sucesivas reuniones algunas palabras claves empezaron a integrar un campo semántico a partir del cual dispondríamos piezas en el espacio”.

Temas como la depresión post parto y el vacío emocional y también fisiológico son los ejes con los que Abete se maneja en sus obras, dice Alcon Quintanilha, quien hace tres años volvió a establecerse en la capital argentina y desarrolló para esta muestra la obra Artemisa/Artemisia. “Es una pieza audiovisual con imágenes apropiadas de internet, basada en un asterismo, que es el conjunto de rasgos que una cultura le atribuye a un grupo de cuerpos celestes”, explica el artista, cuyo trabajo en los últimos años se basó en la apropiación y resignificación del material audiovisual disponible en la web que combina, a partir de la edición, con citas de textos a modo de subtítulos en clave situacionista.

Artemisa, que deviene en la mitología romana en Diana, la diosa de la caza, está vinculada con Selene, la diosa lunar. Por otra parte, Artemisia Gentileschi, la pintora italiana, en un autorretrato aparece con un cuerpo celeste sobre la cabeza y una brújula. Fue amiga de Galileo Galilei y esa estrella podría ser Antares, el corazón de Escorpio”, explica.

Así es como es constelación se tornó en un punto de conexión entre ambas figuras. “Tiene que ver con Artemisia e igualmente con Artemisa, la gemela de Apolo e hija de Zeus, quien fue acosada por Orión. Durante ese episodio, ella pidió ayuda a sus padres, quienes en medio de la violación hicieron que baje un escorpión gigante que lo picó y mató. Como agradecimiento, Zeus cristalizó a Escorpio a través de esta constelación. Y también a Orión, aunque nunca se juntan en el mismo plano celeste.” La violación es otro nexo entre la diosa y la pintora: “Gentileschi también la padeció por parte de su tutor, al que le hizo un juicio y le ganó. Fue la primera pintora admitida en la Accademia delle Arti del Disegno de Florencia”.

Si bien bajo este asterismo Alcon Quintanilha se propuso relatar sendos episodios, su objetivo central fue dar cuenta de uno de los denominadores comunes que nos aúna a todos: el cielo. “Hay mucha información allá arriba que se actualiza. Es el eje de mi producción.” Esta pieza del carioca nacido en 1981 está sustentada por el video. “Tengo algunos referentes del videoarte: (Harun) Farocki es uno”, comparte el además partícipe del programa de artistas de 2018 de la Universidad Di Tella. “El video dura poco más de cinco minutos y en el medio hay imágenes de escorpiones. Pero con un detalle: ellos reaccionan a la luz UV y brillan en la oscuridad. Me llama la atención que les pase eso y que, al mismo tiempo, sean una constelación.”

El componente audiovisual está reforzado por dos estampitas que simbolizan a Artemisa y Artemisia. “La estampita me pareció un espacio expográfico de por sí. Es algo que se carga, que nos acompaña. Me interesó que la propuesta no quedara sólo en la galería sino que también el público tuviera contacto con ella fuera de ese espacio.”

No me tomaron. Yo me metí”, asegura Alcon Quintanilha sobre su vínculo con la escena argentina de artes visuales. Algo similar a lo que sucedió con su particular sello artístico y ecológico. “Empecé a usar la fotografía para llevar adelante otras cuestiones, lo que hizo que me interesara por la formación de imágenes. Ahí me sedujo la edición audiovisual; empezó a funcionar mejor para mis ideas que algo estático, como una foto. Marta Mestre, una curadora portuguesa que me dio clases, dice que no hay necesidad de seguir generando imágenes nuevas cuando hay infinidad en esta era. Desde entonces, mis búsquedas las resuelvo con lo que ya existe.”

¿Y el copyright? “No infringís la ley si tomás fragmentos sin ánimos de comercializarlos. Uno tiene que pensar en internet como un (an)archivo. Me interesa mucho la palabra crítica si uno la lee como crisis. Hay varias cosas que están dando vueltas que me gusta incorporar, y algunas quizás vengan de la literatura. Me interesa esa extrañeza.”

* 80% Escorpio inaugurará este jueves 14 a las 19 en Espacio Cavallero (Ortega y Gasset 1957), y seguirá abierta hasta el miércoles 27 de junio.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ