El parto de las perras, la dictadura, tráfico de órganos y el cementerio de fetos
Los 7 peores "argumentos" de los antiderechos
En vivo, por las redes sociales o desde las puertas del Congreso, donde una multitud mantuvo una vigilia, la sociedad siguió de cerca la sesión histórica por el aborto legal, que finalmente aprobó la interrupción voluntaria del embarazo. Allí, los diputados que se manifestaron en contra de ley esgrimieron argumentos de todo tipo: desde un cementerio para fetos, la compra y venta de órganos fetales hasta la comparación de las mujeres con perros o marsupiales. “A la mujer pobre un embarazo la dignifica”, llegó a decir el cordobés y diputado por el PRO Pedro Javier Pretto.
El salteño Olmedo dijo que propondrá "un cementerio para las víctimas de los abortos", en referencia a los embriones.El salteño Olmedo dijo que propondrá "un cementerio para las víctimas de los abortos", en referencia a los embriones.El salteño Olmedo dijo que propondrá "un cementerio para las víctimas de los abortos", en referencia a los embriones.El salteño Olmedo dijo que propondrá "un cementerio para las víctimas de los abortos", en referencia a los embriones.El salteño Olmedo dijo que propondrá "un cementerio para las víctimas de los abortos", en referencia a los embriones.
El salteño Olmedo dijo que propondrá "un cementerio para las víctimas de los abortos", en referencia a los embriones. 

1. Las perras no abortan

"Seguro que muchos de ustedes tienen mascotas ¿Qué pasa cuando una perrita queda embarazada? No la llevamos al veterinario a que aborte", planteó su postura en contra del aborto legal la diputada radical y correntina Estela Regidorla, tras definirse como una “protectora” de los animales. Según su argumento, “hasta las peores fieras quieren a sus crías”. “¿Qué nos pasa a los seres humanos que tenemos esta maldita razón que nos tapa el corazón? Si fuéramos un poquito más animales, no mataríamos a nuestras crías, las criaríamos como fuera”, continuó la diputada, que explicó que cuando una perra queda preñada “enseguida salimos a buscar a quién regalarle los perritos”.

2. Mujeres como marsupiales

El diputado salteño Martin Grande (PRO) siguió la temática zoológica y sumó su rechazo al aborto legal usando de ejemplo a los marsupiales. “Los marsupiales terminan su desarrollo fuera del seno de la hembra. Se arrastran y maman durante meses en la bolsa hasta que terminan el desarrollo. Si tendríamos el mismo sistema y los bebés de 10 o 15 centímetros estarían prendidos a la teta de su madre ¿sería tan fácil tirarlos a la basura como pretenden en el recinto? Apoyemos la vida, las dos, no una sola”, propuso.

3. La dictadura de Massot

También estuvieron los diputados que para defender su postura contraria a la interrupción voluntaria del embarazo esgrimieron los derechos humanos del feto y lo vincularon con la última dictadura. “¿Vos dónde estás hoy Juan (en referencia a Cabandié, hijo de desaparecidos), dónde estás parado?”, apuntó el jefe del PRO, Nicolás Massot, contra el diputado que nació en el ex ESMA. “Nunca en democracia nos animamos a tanto Juan, ni en democracia ni de otra manera. Tampoco en ese momento nos animamos a tanto”, concluyó Massot eligiendo el “nosotros” para hacer referencia a la última dictadura.

4. Abortos en la ESMA

El diputado justicialista Fernando Orellana también eligió esa línea de argumentación para justificar su voto negativo. "Muchos que tienen pañuelos verdes hablaron de la ESMA pero si las mujeres que parieron allí hubieran abortado varios diputados que están acá no estarían", dijo.

5. Tráfico de órganos

Para Ivana Bianchi, del bloque Unidad Justicialista, hay evidencia suficiente para afirmar que en otros países se paga hasta 100 dólares por feto para extraerle los órganos. "Existen videos en donde una doctora de esa empresa dice 'somos muy buenos para conseguir el pulmón, el corazón, el cerebro o el hígado, porque no aplastamos esas partes, presionamos por arriba y por abajo para sacar esas partes íntegras'”, explicó la diputada sobre su investigación en YouTube. “Ocurre en el Reino Unido. También hay tráfico de cerebros de fetos en Francia. Por eso me pregunto: ¿cuál va a ser el destino de estos fetos, van a ir a bolsas, van a ir a investigación, van a ser comercializados?", agregó por último.

6- Cementerio para fetos

Con su campera amarilla, y una remera para la ocasión, también amarilla, que decía salvemos las dos vidas, el salteño Alfredo Olmedo le pidió al presidente que vete la ley y propuso la creación de un cementerio para los fetos. "No enterremos el futuro de la Argentina matando a los niños por nacer. Esta es una ley que se ampara en los pobres para los ricos. Presidente Macri, si usted está a favor de la vida, vete la ley del aborto si se aprueba. Voy a proponer un cementerio para las víctimas de los abortos", dijo, enfático, casi a los gritos.

7. La mujer pobre y el exterminio del aborto

Algunos diputados cuestionaron el argumento de que el aborto clandestino pone en riesgo sobre todo a las mujeres que no pueden pagar una práctica segura. Sin embargo, para Pedro Javier Pretto lo dicho no es tan así. “A la mujer pobre un embarazo la dignifica. La acerca a la Salud y a la educación” dijo el diputado del PRO. La diputada Rosa Muñoz, del bloque Trabajo y Dignidad, llevó el argumento de la pobreza al extremo. “El aborto es un paso más para eliminar a los pobres”, afirmó a su turno en el debate.

Antes de la sesión, Elisa Carrió, que no participó del debate hasta la votación, afirmó que sabía que “muchas mujeres mueren por abortos clandestinos”, pero que a pesar de eso “voy a votar en contra”.