Los fiscales Apullán y Martí denunciaron a Carlos Arietti
Los "obstáculos" del fiscal regional
Investigaban un "entramado de corrupción político policial con protección judicial" hasta que fueron separados de las causas.
Arietti, el denunciado, y Apullán y Martí, los denunciantes.Arietti, el denunciado, y Apullán y Martí, los denunciantes.Arietti, el denunciado, y Apullán y Martí, los denunciantes.Arietti, el denunciado, y Apullán y Martí, los denunciantes.Arietti, el denunciado, y Apullán y Martí, los denunciantes.
Arietti, el denunciado, y Apullán y Martí, los denunciantes. 

Desde Santa Fe

En una audiencia ante el juez de Cámara, Enrique Alvarez, los fiscales Roberto Apullán y María Laura Martí denunciaron los "obstáculos" que les puso el fiscal regional de Santa Fe, Carlos Arietti, cuando ellos investigaban un "entramado de corrupción político‑policial con protección judicial" y al ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, hasta que los separó de las causas. El debate destapó tres hechos. Apullán dijo que Arietti le ordenó enviar al gobernador Miguel Lifschitz una transcripción de las escuchas que involucraban a Pullaro y al ex jefe de la Unidad Regional V de Rafaela Adrián Rodríguez, cuando la causa aún estaba en reserva. Reveló que en el sumario que instruía la auditora del Ministerio Público de la Acusación, María Cecilia Vranicich, un testigo habló de un supuesto "encubrimiento" de Arietti a jefes policiales. Mientras que Martí contó que por orden de Arietti entregó a un funcionario del MPA, el subsecretario regional Santiago Lemos, una prueba clave de la causa Ospe: 300 CD con grabaciones de escuchas telefónicas.

Apullán dijo que Martí y él "cumplieron con la ley". "¿Quién es el titiritero del MPA que dio instrucciones para impedir que en una audiencia pública pudiéramos imputar a los investigados, incluido el señor Pullaro? ¿Quién ha permitido que esto ocurra en Santa Fe?", planteó Apullán. "El señor Arietti no sólo impidió a un imputado defenderse, sino al ministro dar sus explicaciones ante un juez". "Estamos dispuestos a que nos interroguen, pero que también se investigue si Arietti tiene facultades para darle instrucciones negativas a un fiscal y disponer a quién se investiga y a quién no", agregó. 

La audiencia se realizó en la causa por la filtración de las escuchas a Pullaro, que está a cargo de los fiscales de Rosario, Juliana González y Gustavo Ponce Asahad. Es una apelación de la defensa a una pericia que había ordenado el juez Eduardo Pocoví para verificar los accesos de Apullán y Martí a los servidores del MPA durante seis meses, entre el 1º de junio y el 27 de diciembre de 2017. "Una excursión de pesca --la llamó el abogado defensor Néstor Oroño--, tirar la red para ver si sale algo". "¿Qué se investiga? ¿Un hecho? ¿O la actuación funcional de los fiscales?". Y advirtió que no sería "cómplice" ni "partícipe" del "delito de violar el secreto profesional" y los "derechos de terceros". 

El debate incluye una segunda pericia, también dispuesta por Pocoví, en las computadoras de dos policías que trabajaban con Apullán y Martí. A los cuatro ya les incautaron los celulares y ahora les quieren revisar las notebook.

Apullán pidió que "se investigue hasta las últimas consecuencias", pero "conforme a derecho y en el marco de la ley". Exigió el "debido proceso" y levantó sospechas: "¿Por qué un hecho que ocurrió en Santa Fe es investigado por fiscales de Rosario?". Y siguió el destape de los tres hechos: 

* Apullán reveló que Arietti le ordenó que envíe al gobernador la transcripción de las escuchas a Pullaro y Rodríguez, cuando la causa estaba en reserva. "Se le comunicó al Poder Ejecutivo, por orden de un fiscal regional, que había una causa en trámite y una prueba involucraba a un jefe de Policía y a un ministro", dijo. El fiscal pidió investigar a "un funcionario del MPA" -‑que no mencionó-‑ que tuvo un "contacto previo" con los CD antes de la denuncia de Pullaro. "Que se investigue, pero a todos" y con la misma vara que se les aplica a ellos. 

* Apullán dijo que un policía que declaró en la causa reveló un supuesto "encubrimiento" de Arietti. Fue ante Vranicich, el 14 de diciembre de 2017, en la que afirmó que un jefe le había dicho que la causa Ospe "no se debería investigar" y relató una escucha a dos jefes policiales en el que uno le dice al otro que se reunirían con Arietti "para tratar de llegar a un acuerdo". En otra escucha dan por sentado que la reunión se realizó.

* Martí reveló que por orden de Arietti, le entregó a Lemos 300 CD con grabaciones de escuchas telefónicas en la causa Ospe. "Lemos me citó a la Fiscalía, yo estaba de licencia, y me pidió que los entregara en crudo, sin ninguna modificación. Se los entregué a él y a empleados de la Fiscalía de Delitos Complejos y otra persona que colaboró. Todo esto ocurrió el 26 de octubre, saquen las cuentas y cómo siguió la cadena de custodia".

      

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ