Los primeros denunciantes

En relación a la entrevista publicada el domingo pasado al fiscal federal Adolfo Villate, queríamos puntualizar que quienes iniciamos esta causa fuimos los ex presos políticos de la Asociación de Ex presos Políticos Héroes de Trelew, patrocinados por el equipo jurídico de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, Daniela Asinari, Gabriela Durruty y Jesica Pellegrini. Ese día contamos con el apoyo de la doctora Nadia Schujman, de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia y el apoyo de la compañera Norma Ríos, en aquel momento presidenta de APDH Rosario. Esto fue reflejado en diversas notas de Rosario de ese día, y en la nota posterior de Rosario/12 en la que el ministro de Justicia en funciones en ese momento, Juan Lewis, nos entregó documentos sobre la represión en Villa Constitución, el 27 de junio del 2014, junto a otros organismos de Derechos Humanos. En las notas posteriores de este diario, como en las de La Capital se puede ver a la madre del compañero Miguel Angel Lobotti con la carpeta entregada por el ministro. Su hijo fue asesinado el 10 de abril de 1975 en Villa Gobernador Gálvez, a pocos metros de donde me encontraba esperándolo. El compañero era delegado de acindar y se encontraba junto a dos compañeros que fueron detenidos. La uom nunca tuvo voluntad de impulsar la causa, por eso lo tomó nuestra asociación junto a un puñado de ex presos políticos del Villazo. Esto es el principal aporte. Porque son los salieron con vida después de la represión, la tortura, la cárcel. Esta es la prueba dura que existe, ya establecida en la causa 13, cuando se juzga a la junta militar, en ese histórico juicio.

¿Qué pata sindical espera el fiscal, si Antonio Caló era miembro de aquella burocracia que conducía Lorenzo Miguel y que participó de la represión? La pata sindical son los compañeros ex presos que fueron despojados de sus cargos el 20 de marzo de 1975, a través del asesinato, la cárcel, el exilio interno y externo. Las madres, las esposas y los hijos de los compañeros asesinados, encarcelados y empujados al destierro para salvar sus vidas son la prueba cruel y dura que aun espera por justicia. Es cierto, hay muchos libros sobre el Villazo, pero sólo un puñado de compañeros y compañeras materializaron en junio del 2011 la denuncia contra acindar. Justo la empresa donde funcionó el primer campo de concentración en nuestra provincia y en le país. Empresa que le aporta a Jorge Rafael Videla el primer ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz, para que aplique las medidas económicas que los trabajadores le habían impedido al ministro de economía Celestino Rodrigo. Pero esta vez lo hicieron a sangre y fuego.

Mucho nos costó lograr que la causa se lleve adelante en su ámbito natural, nuestra ciudad, Rosario, ya que pretendían que este juicio se llevara adelante en Capital Federal, donde nuestros compañeros (la prueba dura) tenían que ir solos a declarar a Comodoro Py.

En cambio, en Oroño 940 de Rosario, vamos los familiares, los compañeros y los organismo de derechos humanos de nuestra ciudad.

El 16 de junio del 2016, la querella de APDH y nuestra pidió la indagatoria de un numero de involucrados, de los cuales no decimos los nombrespara que no se profuguen. El juez Marcelo Bailaque planchó este pedido, diciendo que espera la opinión de la Fiscalía. Esta Fiscalía no sólo no opinó, sino que tampoco hizo su pedido, por lo tanto se sigue retrasando el avance de la causa innecesariamente, prolongando la injusticia y agudizando el sufrimiento de las víctimas.

Señores fiscales, secretarios y jueces: hagan justicia, desarrollen la causa y toda las actividades necesarias en nuestra ciudad. No le hagan el juego a los represores.

*Presidente de la Asociación de ex Presos Políticos Héroes de Trelew. Familiar de desaparecido. Miembro electo de la nueva comisión del Museo de la Memoria. Integrante de la Asociación Civil El Periscopio.