La previa
ACTIVISMOS | El martes a la noche, muchos barrios de la Capital, escuelas, plazas y puentes fueron puntos de encuentro de miles de personas autoorganizadas con la mirada puesta en concientizar y visibilizar la urgencia de que el aborto sea ley. En tiempo record y replicando la acción que la semana pasada impulsaran las metrodelegadas en la red de subtes, agrupaciones independientes, centro culturales, vecinxs y amigxs se agruparon para vestir la ciudad de verde. Repaso de un tsunami de acciones que volvieron a afirmar la importancia de la gestión colectiva y las subjetividades sublevadas.
Amigas y activistas de parque chacabuco caminando a vestir todos los monumentos de pañuelo abortero.Amigas y activistas de parque chacabuco caminando a vestir todos los monumentos de pañuelo abortero.Amigas y activistas de parque chacabuco caminando a vestir todos los monumentos de pañuelo abortero.Amigas y activistas de parque chacabuco caminando a vestir todos los monumentos de pañuelo abortero.Amigas y activistas de parque chacabuco caminando a vestir todos los monumentos de pañuelo abortero.
Amigas y activistas de parque chacabuco caminando a vestir todos los monumentos de pañuelo abortero. 
Imagen: Jose Nicolini

Un grupo de whatsapp que junta 200 mujeres en medio día. Un colectivo de artistas que se organiza para conseguir pañuelos y vestir un puente de verde. Record de friselina que se vende y se recicla para recrear la bandera del Aborto legal, seguro y gratuito. Muchas acciones simultáneas para preparar el día de lucha más importante de la historia del activismo feminista en mucho tiempo: eso fue el 8A y a la altura de su importancia estuvieron cientos de personas que no solo se movilizaron el miércoles sino que tapizaron la ciudad del color de una lucha que ya no tiene retorno. Así lo vivió Charo Golder, trabajadora de la ex Esma, miembra del GAC (Grupo de Arte Callejero) y vecina de Parque Chacabuco mientras encabezaba la caravana de su barrio, llena de caras conocidas y algunas nuevas que jamás había visto pero que se congregaron en Emilio Mitre y Asamblea para caminar juntas. “Muchas de las que estamos acá participamos de Ni Una menos pero muchas otras no. Algunas estuvimos en las reuniones y en la acción del martes pasado en el subte, Operación Araña. El domingo nos juntamos, un grupo somos madres de adolescentes y activistas y nos salió bastante fácil coordinar esta acción que no nos da miedo encarar porque estamos en grupo. En mi caso, soy mamá de mellizas: una está acá conmigo pegando carteles y otra en el Mariano Acosta también armando la previa. Nuestra idea hoy es intervenir el puma, una escultura emblemática del Parque Chacabuco y sus pequeños (y bastante pedorros) monumentos más pequeños. Les pusimos pañuelos a todos, vamos a ver cuánto duran pero el espíritu es el de recibir el 8A con el barrio pintado de verde. Sabemos que en otros barrios está pasando lo mismo en este momento”, cuenta a Las12 mientras cae la tarde y el frío no aprieta tanto como el día de la votación. Las pibas marcharon con carteles, cintas, etiquetas, banderines regados de purpurina y la irrupción en el tránsito cuando el semáforo se ponía en rojo y los volantes corrían a manos de lxs conductores. “Mucha gente no sabe bien que lo que se define es sobre nuestras vidas y destinos. No es cualquier ley, quienes voten en contra tendrán sangre en las manos”, dice Vera Eliano, estudiante de una escuela parroquial de la zona que prefiere no nombrar. Ella hizo un camino de descubrimiento de primero al quinto año que cursa ahora y fue el barrio el principal soporte para transitarlo, con las amigas de toda la vida y las mamás que acompañaron Ni Una Menos mediante. “Yo estaba en segundo año y me llevaron al Congreso aquel 3 de junio de 2015. Nunca volví a ser la misma. La movilización me encanta, me hace sentir viva y vibrar en mis compañeras. Hoy sacamos toda la carne al asador: vamos a San Juan y Boedo para reunirnos con las vecinas de por allá, porque esto se fue tejiendo veloz y cada vez más quisieron sumarse” explica y reparte el cancionero. Charo vuelve a la carga: “Acá militamos mucho el ballotage y este es un barrio muy reaccionario, muy careta. Es un barrio macrista. Por eso cantamos ‘El Estado argentino/Junto al aborto clandestino/Es un Estado machista/Que no se haga el feminista’ como un mantra de resistencia”.

 

Las vecinas de la paternal se organizaron en pocas horas y sumaron mas de 300 personas el martes a la noche.

 

Al mismo tiempo, en Villa Pueyrredón, Villa Crespo, Chacarita, Parque Avellaneda, Villa Ortúzar, Florida, Parque Chas, Agronomía y Villa del Parque, entre muchos otros, se intervenían los monumentos, se colgaban cintas verdes en los postes y se hacían pañuelazos espontáneos pero coordinados de antemano. También en escuelas y universidades. La artista Marina Burstein, desde la plaza Pappo de Paternal cuenta cómo se fue tramando la acción que a las 8 de la noche del martes tenía más de 300 personas reunidas para movilizarse. “Somos totalmente autogestivas y eso es un orgullo enorme.  Nos fuimos organizando en pequeños grupos de vecinas y la idea fue que cada una fuera sumando a sus conocidas. Armamos un grupo de whatsapp en pocos días y llegamos a ser 200, todas administradoras para poder sumar integrantes. Dividimos tareas y armamos dos puntos de encuentro para caminar todas a San Martín y Juan B. Justo haciendo una caminata verde, interviniendo el metrobus, visibilizando el color, las consignas y encontrarnos allá para hacer un pañuelazo a las nueve. También participaron las mujeres de la villa La Carbonilla, hablamos mucho del protocolo de seguridad para mañana y acordamos no intervenir las casas particulares. Esto es una fiesta”. Para Gabriela García Ben, la emoción es total: “este grupo fue una telaraña que en medio día llegó a 200 mujeres. Empezamos a gestar ideas el sábado y a la tarde ya teníamos el recorrido, el flyer y la intervención. Hablamos del tema del cuidado, decidimos no venir con aerosoles ni pinturas sino con telas y banderas, banderines y carteles y la idea fue intervenir el barrio para que amanezca verde. En el puente Julio Cortázar hay una movida súper organizada esperándonos, una de las chicas consiguió 2000 pañuelos, en el taller de una artista del barrio se trabajó con los textiles y las consignas y se eligieron dos frases: Aborto legal y Basta de abortos clandestinos para el puente. Algunas decían ‘vamos con instrumentos’, otras ‘vamos vestidas de verde’, otras ‘vamos con los chicos’ y se empezó a convocar a otras organizaciones del barrio: Vecinos Inquietos de La Paternal, el Centro Cultural Resurgimiento, la radio La Patriada, conseguimos que la acción salga en La Tribu, en Radio del Plata…. Mucha gente se acercó y la marea se hizo enorme. Inicialmente, el grupo se llamó Operación Araña Paternal y algo interesante es que cuando surgía una de las chicas dijo ´hagamos un flyer´ y ahí salió el nombre Sororas de Paternal. Esto es un inicio de algo, es mucho mas que querer el aborto legal, es gestar un grupo, tenemos un Facebook y nos vemos las caras con las vecinas. Ahora sé qué está pasando en el barrio. Lo que queremos tirar abajo es una estructura de poder patriarcal y si bien hay varones acá el grupo, esto se gestó entre mujeres, nosotras convocamos, nosotras nos organizamos muy rápido y eso es telaraña total, poder feminista a pleno”. Para Golder: “la revolución de las pibas ya está hecha así que ahora que esto está instalado no se vuelve atrás. Me hace acordar a los primeros jóvenes que salían a militar con el kirchnerismo en 2004, 2005. Yo trabajo en un profesorado y me doy cuenta que las pibas están en tolerancia cero con el machismo. Hay cosas que nosotras soportamos que ellas ni piensan en soportar. Eso me parece genial y como mamá de mujeres me llena de orgullo. No vamos a frenar la marea verde por un grupo de legisladores vetustos”.

 

Las sororas de paternal decidieron ir con hijxs al encuentro en la plaza pappo. hicieron intervenciones con 2000 pañuelos.

 

Martes al atardecer: emilio mitre desde asamblea hasta eva peron tuvo acciones en todos los semaforos en rojo.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ