Chicos y maestros descompensados en una escuela de Fiorito
Otro escape de gas que no fue tragedia por segundos
La rotura de un caño generó ayer una gran fuga de gas y los alumnos y docentes de la primaria 79 de Villa Fiorito debieron ser evacuados. Doce chicos recibieron oxigeno y la secretaria de la escuela quedó internada. "¿Y si entraba un pibe y prendía la luz?”, se preguntó un maestro que denunció el hecho.
Imagen: Facebook

Tras la explosión por una fuga de gas en Moreno, que dejó dos muertos, los accidentes por el deterioro de las instalaciones de gas y de electricidad siguen resonando entre las escuelas de la provincia de Buenos Aires, situación que ya había sido advertida por los gremios bonaerenses. Ayer se rompió un caño de gas en la primaria 79 de Villa Fiorito, en Lomas de Zamora, y todos los alumnos y docentes debieron ser evacuados. Doce chicos se descompensaron y tuvieron que ser asistidos con oxígeno y la secretaria de la escuela debió ser hospitalizada. 

La denuncia la hizo un docente de la escuela que describió el episodio en su cuenta de Facebook. “Reventó un caño de gas en nuestra escuela EP 79 de Villa Fiorito; no pasó una desgracia por minutos ya que el aula estaba cerrada convirtiéndose eventualmente en una bomba. ¿Y si entraba un pibe y prendía la luz?”, escribió Eloy Vázquez en su cuenta y calificó la fuga de gas como algo más que una simple pérdida. “El caño se partió y el sonido era tremendo”, contó.

Según el relato del maestro, luego de la rotura del caño evacuaron la escuela y fueron con los chicos hasta la delegación municipal, que queda justo en frente del establecimiento. “Muchas nenas y nenes llorando, desmayados, con oxígeno, maestras descompensadas, una internada”, contó también el docente. La respuesta del área de infraestructura fue “cortar el gas, poner un precinto, clausurar dos aulas, una de ellas electrificada”, detalló Vázquez.

Docente y alumnos de la primaria 79 conviven a diario con todo tipo de falencias: arreglos provisorios de gas a la vista, vigas corroídas por la humedad, goteras y caídas de mampostería, paredes electrificas y con humedad y artefactos de cocinas deteriorados, entre otros desperfectos. El día anterior a la fuga, los docentes habían compartido algunas fotos en las redes sociales para mostrar el estado de la escuela.

Por la pérdida, también fue evacuado el Centro Educativo Complementario 805, que linda con la primaria. “Vinieron a avisarnos del escape y nos pusimos a ayudar a evacuar a todos los nenes, casi 200 alumnos tiene la escuela. Unos doce chicos tuvieron que ser atendidos y sólo quedó internada la secretaria. Vino el municipio, Defensa Civil, los bomberos y ahora estamos todos sin gas porque cortaron”, le contó a Página/12 Mabel, una de las trabajadoras del Centro.

Con el recuerdo de Sandra y Rubén presente -la vicedirectora y el auxiliar de la escuela 49 de Moreno que murieron en la explosión- los docentes temen una tragedia similar en los establecimientos donde los escapes de gas o las fallas eléctricas son cotidianos. Según denunciaron desde Suteba, al día siguiente de la explosión debieron suspender sus clases 786 establecimientos de la provincia por “riesgo edilicio y problemas de infraestructura”.

La gobernadora María Eugenia Vidal ordenó que todas las escuelas sean inspeccionadas por gasistas matriculados para evitar otra explosión. De las 40 escuelas relevadas durante esa jornada en Moreno, distrito donde ocurrió la explosión, en 37 tuvieron que cortar el gas porque las instalaciones no estaban en buenas condiciones, denunciaron desde el gremio.

“Protestamos, marchamos, realizamos pedidos de arreglos de infraestructura, de mejora del Servicio Alimentario Escolar -desastroso- que padecen las nenas y nenes. Pasan los años y nadie nos presta atención. No queremos que el límite sea la muerte”, se quejó el docente que hizo pública la situación de la escuela.

Esta mañana se hizo presente en el establecimiento la consejera escolar del distrito. Según contaron los maestros, la orden desde la Dirección General de Educación y Cultura que encabeza Gabriel Sánchez Zinny fue que continuaran las clases. Algo que desde el Ministerio después desmintieron. “Presionan para que sigamos dando clases. Cortaron la luz y el gas y quieren que la escuela siga funcionando en las mismas condiciones. Acá los chicos vienen a comer, no se puede cortar el comedor como si nada”, le dijo a Página/12 Vázquez, que además de docente es delegado por Suteba de la primaria 79.

Según Vázquez el estado de abandono de las escuelas de Villa Fiorito es generalizado.Tal como pasó en Moreno, en la primaria 79 también existen reclamos y pedidos de arreglos con diferentes tipos de urgencia que son desoídos. “La situación de la escuela es terrible. Las paredes están rajadas de cuajo y ese movimiento es lo que hace hizo colapsar el caño de gas. Tenemos un aula electrificada, que tiene una filtración y está empapada, el baño para discapacitados está clausurado. Tenemos todo tipo de reclamos pero las empresas vienen y dejan los arreglos por la mitad”, se quejó el docente.

La escuela primaria 44, que está sobre la calle Islandia, a la vuelta de la 79, también está sin clases por otra pérdida de gas. “La escuela 86 también sin clases porque se les abrió un cráter en el patio. En el centro educativo 805 tuvieron que suspender por otro escape de gas y no tienen forma de cortar el suministro. La escuela 507 también está sin clases por el gas. Todas escuelas con una matrícula de chicos pobres y son las más postergadas. Nadie se hace cargo”, sostuvo Vázquez.

Los docentes convocaron a una asamblea para este mediodía donde junto a las familias decidirán cómo seguir el reclamo por el estado de la escuela.

Desde la dirección que conduce Zinny justificaron la rotura del caño de gas como una “eventualidad ajena a la escuela” y la adjudicaron a los trabajos de excavación que está realizando la empresa Aysa en la cuadra para extender la red de agua. “Producto de la excavación se produjo una rajadura que ocasionó la rotura de un caño de gas interno de la escuela”, explicaron desde la Dirección de Educación y Cultura.  

También dijeron que la escuela 79 fue habilitada en la última inspección ordenada tras la explosión en Moreno, a diferencia de otras de la zona en las que se detectaron irregularidades. “Cortaron el gas y la luz por prevención y se suspendió el dictado de clases hasta el martes cuando la Dirección de Infraestructura defina cuáles son las aulas habilitadas”, dijeron a este diario y negaron que haya habido denuncias por problemas con el gas y la electricidad en dicho establecimiento. "Los inspectores no consideraron que haya riesgo eléctrico ni de gas", remarcaron.  

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ