El gobernador Lifschitz rechazará la renuncia del juez de Vera Muse Chemes
La puerta abierta al juicio político
El mandatario no permitirá que eluda el jury el magistrado responsable de un fallo sexista por el que la provincia debió pedir disculpas y reparar a una víctima de abuso sexual. Legisladoras y funcionarias expresaron satisfacción.
El 25 de agosto pasado, Lifschitz pidió disculpas a una chicaEl 25 de agosto pasado, Lifschitz pidió disculpas a una chicaEl 25 de agosto pasado, Lifschitz pidió disculpas a una chicaEl 25 de agosto pasado, Lifschitz pidió disculpas a una chicaEl 25 de agosto pasado, Lifschitz pidió disculpas a una chica
El 25 de agosto pasado, Lifschitz pidió disculpas a una chica 

El gobernador Miguel Lifschitz rechazará la renuncia al juez de Vera Nicolás Muse Chemes, responsable del pedido de disculpas y reparación que el gobierno provincial debió realizar a una joven de 25 años. La chica, cuyas iniciales son CER, había denunciado en 2011 a su padre por abuso sexual reiterado cuando ella tenía entre 13 y 17 años. El acusado fue absuelto por Muse Chemes, que en su sentencia desgranó argumentos sexistas cuestionados ante Naciones Unidas. El magistrado pidió la jubilación el 24 de agosto pasado, el día antes del acto en el que el mandatario provincial reconoció el error y reparó a la víctima. Lifschitz abrirá así la puerta al juicio político.

La diputada del Partido Solidaridad e Igualdad, Alicia Gutiérrez, entre otros legisladores y legisladoras, había denunciado al juez ante la Corte Suprema de Justicia por la reiteración de fallos discriminatorios y sexistas. La semana pasada, al conocerse su pedido de renuncia, Gutiérrez y otros diputados y diputadas solicitaron que se no la aceptaran. Del mismo modo se expresó la Subsecretaria de Políticas de Género, Gabriela Sosa, quien confió en que prospere el jury.

Muse Chemes tiene distintos antecedentes de sentencias discriminatorias, como aquella en el que consideró que “no se puede corromper lo corrompido” en una causa por abuso sexual y corrupción de menores a niñas de entre 12 y 17 años. En febrero de 2016, el juez absolvió a nueve acusados de promoción de la prostitución infantil en fiestas organizadas en la vivienda de la exempleada judicial, Nilda Emilia Clementina Sánchez. Más tarde, en agosto de 2017, la Cámara de Apelación Penal confirmó la condena a siete años de prisión para Sánchez, y otros ocho hombres.

El repudio del movimiento de mujeres, legisladoras y legisladores provocó que en octubre de 2016, el gobernador retirara el pliego para el ascenso de Muse Chemes a camarista. Insgenar y Cladem fueron las organizaciones de mujeres que acompañaron a CER en su peregrinaje judicial hasta los organismos internacionales, junto a Gabriela Sosa, la concejala de Reconquista Soledad Salazar y la rosarina Norma López.

Gutiérrez, que impulsó la denuncia ante la Corte Suprema contra el juez el año pasado, con el acompañamiento de Luis Rubeo, Inés Bertero, Verónica Benas, Silvia Augsburger y Jorge Henn, saludó la decisión del gobernador, ya que consideró que Muse Chemes debe afrontar el juicio político “ante los numerosos casos en los que el juez de Vera absolvió a acusados de violación y abuso de niñas, adolescentes y mujeres al no considerar los testimonios y declaraciones de las víctimas, minimizando las pruebas y evidencias contra los imputados y, sobre todo, responsabilizando a las niñas por los hechos, a contramano de todo lo prescripto por las leyes nacionales y convenciones internacionales”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ