La Asamblea Legislativa aprobó la designación de Mántaras como juez de Cámara
Un ascenso que rozó el escándalo
El diputado radical Gregoret lo calificó como un operador de la "familia judicial" y reveló el papel que había jugado en una causa por corrupción que investigaba a un ex intendente de Reconquista, que terminó absuelto.
La Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que envió el gobierno.La Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que envió el gobierno.La Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que envió el gobierno.La Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que envió el gobierno.La Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que envió el gobierno.
La Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que envió el gobierno. 

Desde Santa Fe 

En una sesión tensa, la Asamblea Legislativa aprobó ayer los diez pliegos que le mandó Miguel Lifschitz, siete de ellos por unanimidad y tres por votación dividida. La promoción de la fiscal Valeria Haurigot (de adjunta a titular) y el pase del ex secretario de Seguridad de la provincia Matías Drivet a  juez de la Cámara Penal de Rafaela salieron entre chispazos. Pero el ascenso del fiscal de Cámara de Vera, José Mántaras, como juez de la Cámara Penal de esa ciudad rozó el escándalo cuando un diputado de la UCR, Héctor Gregoret, lo consideró un operador de la "familia judicial" y reveló el papel que había jugado en una causa por corrupción que investigaba al ex intendente de Reconquista, Hugo Morzán, y en la que éste terminó absuelto. Gregoret recordó que Mántaras dijo que había “malversación de fondos públicos”, pero no acusó al imputado y “le dio la salida a los jueces” para que Morzán pudiera zafar. “Cumplió el mandato de la familia judicial”, denunció el legislador.

El pliego de Mántaras fue el penúltimo que trató la Asamblea y aprobó por un puñado: 33 votos a favor, 27 en contra y dos abstenciones. Antes, había votado a mano alzada a los siete que salieron por unanimidad. Luego, el ascenso de Haurigot por 37 a favor, 9 en contra y 16 abstenciones. Y cerró, la designación de Drivet en la Cámara Penal de Rafaela por 39 a 20 y la abstención del diputado Federico Reutemann.   

Ya la comisión de Acuerdos habían recibido dos impugnaciones al nombramiento de Mántaras, una de ellas del colectivo de mujeres de Rafaela por su rol en el caso CER, una joven abusada cuando era una niña de 13 años y el acusado, su padre, terminó absuelto.

Pero lo que sorprendió fue el destape en el recinto, cuando Gregoret denunció que Mántaras admitió en una audiencia judicial que en el gobierno de Morzán hubo “malversación de caudales públicos”, pero no lo acusó.  Y le pidió a los legisladores del radicalismo que no lo votaran. No tuvo éxito porque el ascenso del fiscal a camarista se aprobó por 33 votos de los diputados del Frente Progresista y de los senadores del PJ y del oficialismo.

El primer reproche de Gregoret fue “desde el punto de vista democrático”. Mántaras “tiene una fuerte pertenencia a la familia judicial”, lo describió. “No lo digo en forma despectiva, sino para no hablar de una corporación”. “En la democracia y en la justicia no se debe actuar en forma corporativa”.

Pero además –insistió el legislador- Mántaras “reniega del nuevo sistema” oral y público. “Lo dicen sus colegas. Y hasta del sistema de selección de magistrados. Algunos se preguntan cómo superó el concurso”.

Gregoret recordó que desde el Concejo Municipal se promovieron doce denuncias contra Morzán. “Ya habían acomodado el fiscal de primera instancia que después asumió como juez, Irineo Berzano. El sabe cuál fue su comportamiento en esa causa. Había una bajada de línea muy fuerte de cómo había que obrar”, dijo el legislador a Rosario/12.

Después, el juez Jorge Galbucera dictó la falta de mérito en siete causas. El fiscal de Cámara, Ricardo Fessia, apeló y en el escrito planteó que el gobierno de Morzán “se parecía más a las satrapías africanas que a una administración decente”. “¿Qué hicieron? Corrieron a Fessia y lo reemplazó Mántaras que venía de Tostado”.

Ante la Cámara, Mántaras “tuvo que esforzarse” para explicar lo inexplicable. “Presencié esa audiencia”, dijo Gregoret. “Mántaras dijo que él tomaba algunas determinaciones porque su conocimiento” de los números “era el de la secundaria y no tenía que saber de cuestiones económicas. Pero hizo caso omiso a dos pericias que había hecho la Corte Suprema que eran condenatorias”.

“Voy a leer textual lo que dijo Mántaras" en esa audiencia. "‘Existió la malversación de fondos públicos y ratifico (ante los jueces) que este fiscal de Cámara no tiene duda alguna que existió malversación de fondos, pero no puedo advertir, no puedo afirmar, porque sería una inconsciencia de mi parte que haya sido con el objeto de causar perjuicio a la Administración pública. La malversación es malversación, sino tendríamos que sacar del Código Penal a ese delito. El fiscal tenía que acusar”, él es el titular de la acción pública en nombre del pueblo, pero le dio a la Cámara la salida” para que cerraran la causa. Por eso pido que no lo voten”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ