Después de tres fechas, volvió a la victoria ante San Martín de Tucumán

Vélez tuvo su feliz domingo

Luego de una semana movida, en la que Heinze fue cuestionado por la inclusión de algunos jugadores, éstos salieron a bancarlo, realizaron un gran partido y se impusieron a los tucumanos con gol de Robertone.
El único grito de gol que hubo en Liniers fue de Robertone, que culminó una buena maniobra colectiva.El único grito de gol que hubo en Liniers fue de Robertone, que culminó una buena maniobra colectiva.El único grito de gol que hubo en Liniers fue de Robertone, que culminó una buena maniobra colectiva.El único grito de gol que hubo en Liniers fue de Robertone, que culminó una buena maniobra colectiva.El único grito de gol que hubo en Liniers fue de Robertone, que culminó una buena maniobra colectiva.
El único grito de gol que hubo en Liniers fue de Robertone, que culminó una buena maniobra colectiva. 
Imagen: NA

Vélez se impuso ayer a San Martín de Tucumán por 1-0 en Liniers con un tanto del mediocampista Robertone y volvió al triunfo tras tres jornadas (dos empates y una derrota). Mientras que para los tucumanos, que todavía no ganaron, fue su segunda derrota en la Superliga (dos empates y un partido postergado) y siguen últimos en la tabla de los promedios.

“No sé si van a hacer los goleadores de los torneos, pero quédense tranquilos que van a mejorar y le van a dar alegría a Vélez”, había dicho hace unos días el entrenador del Fortín Gabriel Heinze ante la inquietud  por la falta de gol de su equipo. Y vaya si sus jóvenes jugadores le dieron ayer la razón cuando, a los 39 minutos, tras una gran jugada colectiva que fue de derecha a izquierda, el Monito Vargas encaró, abrió con el lateral Cufré, quien mandó un centro rastrero al área de San Martín para la entrada de un desmarcado Robertone, que durmió a todos y definió frente a la estática pose del arquero Arce para desatar el festejo en Liniers.

Claro que, acorde a sus anteriores actuaciones, Vélez también sufrió la falta de contundencia ofensiva y, a pesar de dominar gran parte del encuentro, tuvo que convivir con la incertidumbre de un resultado abierto hasta el final. Además, el gran funcionamiento colectivo al que acostumbra el equipo de Heinze tampoco contó con la ayuda de los palos, ya que dos remates de Robertone (uno de tiro libre) y una definición de Ramis dieron en los caños. Lo de San Martín, por su parte, fue flojo y sólo mostro una mejoría cuando se vio en desventaja, ya que se adelantó en el campo, intensificó la presión en el mediocampo y pudo recuperar más la pelota. Pero lejos estuvo de llevar peligro al arco del ecuatoriano Domínguez quien, como todo Vélez, tuvo un “alegre” domingo en Liniers.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ