Un grupo de encapuchados lanzaron bombas incendiarias contra una sede de Gendarmería
Un ataque hecho a medida
Imagen: Twitter

Mientras se desarrollaba la multitudinaria movilización de las CTA en Plaza de Mayo se produjo un hecho sospechoso a pocas cuadras de allí cuando un grupo de personas con capuchas arrojó bombas molotov a una sede de Gendarmería Nacional. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, rápidamente aseguró que "atentan contra la seguridad de todos los argentinos y el estado de derecho" y prometió investigar a fondo.

La escena fue registrada por las cámaras de seguridad del edificio donde funciona un mutual de la fuerza de seguridad y a diferencia de lo que ocurrió en otras movilizaciones cuando al final aparecen un grupo de personas violentas que provocan corridas y peleas con la policía para que sean filmadas por las cámaras de televisión. Curiosamente esos hechos nunca fueron aclarados por la justicia y siempre queda la sospecha de que se trata de operaciones para desmerecer y distraer de la fuerza de los reclamos populares.

El dirigente del Partido Obrero, Néstor Pitrola definió lo sucedido como "un atentado trucho" y lo sumó al momento de tensión que durante la mañana se vivió en el Puente Pueyrredón cuando la Prefectura intentó detener las columnas de la organizaciones sociales que se dirigían a Plaza de Mayo y la amenaza de muerte contra el diputado del FIT, Nicolás del Caño. Para Pritrola todo fue parte de una provocación para tapar las razones de la protesta.

Eran las 16.30. Mientras en Plaza de Mayo se escuchaban con total normalidad los discursos de los dirigentes sindicales que habían organizado el acto como comienzo del paro de 36 horas que realizan las CTA, un grupo de personas encapuchadas llegó hasta las inmediacones de una mutual de Gendarmería que se encuentra en Tacuarí 566. En la puerta se encontraba un efectivo de la Policía de la Ciudad. 

Los encapuchados se acercaron y un pequeño grupo lanzó una serie de botellas que se estrellaron frente al edificio. Luego otro de los encapuchados lanzó una molotov que al caer sobre los restos de las anteriores botellas se incendió todo porque contenían combustible. Según muestran las cámaras de seguridad del edificio el policía corrió en dirección hacia los atacante aunque no queda claro si huía o los perseguía porque detrás suyo se producía el incendio.

Según fuentes oficiales las llamas no provocaron ni daños ni heridos, salvo las macetas con plantas que adornan el ingreso a la mutual.

"La División Investigaciones de la Policía de la Ciudad está realizando un relevamiento de las cámaras de la zona y chequeando el testimonio del oficial a fin de dar con el agresor", precisó el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño que encabeza Martín Ocampo. El comunicado señala que "en el estacionamiento de la esquina de las calles Venezuela y Tacuarí se encontraron dos botellas de armado casero de arrojamiento con combustible en su interior".

Tras el hecho, el Ministerio de Seguridad, que lidera Patricia Bullrich, expresó su repudio por el ataque "perpetrado por presuntos manifestantes contra la Mutual del Círculo de Suboficiales de la Gendarmería Nacional Argentina en la calle Tacuarí, en el barrio porteño de Monserrat".

"Desde la cartera de Seguridad sostenemos el rechazo a este tipo de actitudes y hechos que atentan contra la seguridad de todos los argentinos y el correcto funcionamiento del Estado de Derecho", señaló el Ministerio en un comunicado.

Interviene en el hecho, caratulado como "Intimidación Pública", el Juzgado Federal número 7, a cargo de Sebastián Casanello, Secretaría número 13 de Martín Smietniansky.

Poco después, el hecho generó cierta repercusión en las redes sociales donde coincidieron la ministra Bullrich con el fiscal Ricardo Saenz.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ