Crearon el primer sindicato de trabajadores de aplicaciones de América
La APP contra la precarización
Trabajadores de Rappi, Glovo y Uber registraron la Asociación de Personal de Plataformas ante la Secretaría de Trabajo. “Queremos trabajar. Nos prometieron ser nuestros propios jefes, pero nos tratan como esclavos”, advirtieron.
Los trabajadores reclamaron por las decisiones arbitrarias y la precarización.Los trabajadores reclamaron por las decisiones arbitrarias y la precarización.Los trabajadores reclamaron por las decisiones arbitrarias y la precarización.Los trabajadores reclamaron por las decisiones arbitrarias y la precarización.Los trabajadores reclamaron por las decisiones arbitrarias y la precarización.
Los trabajadores reclamaron por las decisiones arbitrarias y la precarización. 
Imagen: Adrián Pérez

Los trabajadores de las plataformas de transporte y pedidos, como Rappi, Glovo y Uber, crearon su propio sindicato para luchar contra la precariedad laboral que impone el nuevo paradigma de trabajo on demand. La Asociación de Personal de Plataformas (APP, en alusión a las aplicaciones de celular que se usan para brindar el servicio) ya fue registrada en la Secretaria de Trabajo y busca organizar a los trabajadores que transportan productos y personas. “Se están aprovechando de nosotros. Nos prometieron ser nuestros propios jefes, pero nos tratan como esclavos”, sostuvieron desde el nuevo sindicato.

“Fuimos convocados a participar de las plataformas con consignas como ‘sé tu propio jefe’ pero rápidamente comenzamos a darnos cuenta de que las aplicaciones funcionaban gracias a nosotros y no podíamos decidir nada”, fue la primera conclusión que sacaron los riders –como se les dice en la jerga a los trabajadores de las plataformas– de Rappi que comenzaron a juntarse en julio para compartir sus problemas.

Las quejas eran compartidas con sus colegas de Glovo y Uber. Las empresas deciden las tarifas y las comisiones por los envíos pero los que pagan impuestos son los trabajadores. Los riders no tienen seguro ni salario fijo –tienen que realizar jornadas extensas para lograr una remuneración digna–, deben aceptar los “términos y condiciones, que cambian hasta una vez por mes”, comprar los uniformes y las cajas de traslados con la publicidad de la empresa. Además, corren el riesgo de ser bloqueados por el empleador ante cualquier conducta o respuesta inadecuada: “El ingreso es seguro pero la amenaza del bloqueo está presente todo el tiempo”, denunciaron los trabajadores.

“La plataforma sólo permite que los clientes nos califiquen a nosotros, ¡pero no a las propias plataformas! Nuestros celulares están llenos de insultos y bajas calificaciones que luego las plataformas utilizan para asignarnos peores viajes”, fue otra de las quejas compartidas entre los trabajadores. 

Los riders sostiene que APP será una forma de “darle mayor legitimidad” a sus reclamos. “Queremos seguir trabajando. No nos queremos ir. Sin embargo, somos pocos los que podemos aguantar más de unos meses trabajando así. Por eso fundamos un nuevo sindicato. Porque se están aprovechando de nosotros. Porque nos prometieron ser nuestros propios jefes pero nos tratan como esclavos”, explicaron. 

Roger Rojas trabaja en Rappi desde abril y actualmente es secretario provisional de la Asociación de Personal de Plataformas registrada este martes. “Ningún sindicato ya establecido va a poder sentir lo que sentimos los trabajadores de las plataformas, porque este es un nuevo sistema de trabajo, totalmente destructivo. Este es el primer sindicato de plataformas de transporte en América”, explicó a PáginaI12. “Tenemos que poner nuestras bicicletas, nuestras motos, nuestros recursos y muchas veces el gasto físico y económico del viaje no llega a ser cubierto por la tarifa que la empresa impone. Entonces liberamos el viaje y nos bloquean, nos sancionan. Todos los días capacitan a 150 trabajadores nuevos, aunque no tenemos pedidos suficientes. Lo hacen porque juegan al desgaste, a que trabajes dos o tres meses y te vayas”, concluyó.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ