El FMI advierte del riesgo argentino
Temor al Efecto Tango

Al FMI le preocupa que el resultado de las elecciones de 2019 ponga en riesgo la implementación de programa de ajuste fiscal y reformas estructurales acordado con Argentina. La advertencia excede a los comicios presidenciales argentinos. Los denominados “riesgos políticos” alcanzan al ballotage en Brasil y los distintos procesos eleccionarios que tendrán lugar el próximo año en Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Perú y Uruguay. 

“Las elecciones conllevarán incertidumbre económica. Las perspectivas económicas se verán empañadas si no se implementan reformas de suma necesidad. Varios países tienen que seguir llevando adelante procesos de consolidación fiscal, y hay un riesgo creciente de fatiga causada por el ajuste”, señala el Fondo en su Panorama Regional de las Américas, presentado ayer.

“Una recesión mayor de la prevista en Argentina podría dar lugar a considerables efectos en los países vecinos con importantes exposiciones comerciales”, sostiene el FMI. Paraguay, Bolivia y Uruguay son los tres países que, para el organismo, podrían sentir el impacto de la crisis. Argentina explica hasta 16 de cada 100 dólares generados por las exportaciones de esas economías. “Al mismo tiempo, una agudización de la tensión financiera en Argentina podría provocar un aumento de la aversión al riesgo y reversiones de los flujos de capital en las economías financieramente integradas de la región”, apunta el panorama americano del Fondo. 

El lenguaje al que apela el FMI es menos frontal que el utilizado en la anterior edición del informe publicada en marzo cuando advertía sobre los riesgos asociados al “aumento del populismo” en la región. “En Argentina ahora se prevé que la economía se contraiga este año y el próximo, debido a los trastornos recientes en el mercado financiero, el alto nivel de las tasas de interés reales y la consolidación fiscal más acelerada en el marco del programa de las autoridades, respaldado por un acuerdo Stand-by de acceso excepcional suscrito con el FMI”, expresa el informe al reiterar que el país registrará una contracción del 2,6 por ciento. Un año atrás los técnicos del organismo aseguraban que la economía argentina crecería 2,5 por ciento. 

“Es probable que la inflación cierre el año en un nivel superior al 40 por ciento, debido a la fuerte depreciación de la moneda, y que disminuya gradualmente en 2019”, sostiene el Fondo al señalar que “se necesita un ajuste fiscal más intenso en la fase inicial para reducir la carga de financiamiento y colocar la deuda pública en una trayectoria descendente”. A comienzos de la semana el FMI publicó su informe mundial donde no solo reivindica la regla monetarista adoptada por las autoridades del BCRA para freezar la economía sino que también destacó la relevancia de los regímenes de flotación cambiaria, donde el tipo de cambio lo determina el mercado y las intervenciones son limitadas.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ