El Festival 27 años de Orgullo en Lucha lleva las reivindicaciones trans como bandera principal
El orgullo no se ajusta
La CHA, 100% Diversidad y Derechos, Mujeres Trans Argentina, entre muchas otras organizaciones históricas, invitan al Festival 27 años de Orgullo en Lucha. Habrá bandas y se leerá un documento en el que los puntos primordiales serán el cupo laboral trans y la denuncia de cómo el ajuste golpea de modo particular a la población lgbti.
Imagen: Sebastián Freire

Hace poco menos de un mes cuatro organizaciones anunciaron que se retiraban de la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo lgbti. Uno de los resultados de esa ruptura es el Festival 27 años de Orgullo en Lucha convocado para este sábado por las organizaciones que dieron un paso al costado de la Comisión Organizadora. El festival -donde habrá bandas como Bandana, La Lucio Alberto, Cachitas Now, Dj Bear, Lía Ghara y Rey Hindú- es, como lo presentan algunas voces activistas, el resultado de afinidades militantes y una agenda común. Y será el primero de muchos. Frente a la pregunta de este suplemento por las razones que llevaron a apartarse de la marcha y a gestar otra alternativa de expresión en las calles, Say Sacayán, de M.A.L., responde: “porque no podemos aceptar que no se respeten consignas fundamentales como la Ley Diana Sacayán de cupo laboral, que se invisibilice a las personas en situación de prostitución y se plantee una peligrosa reforma de la ley de trata”. Maju Burgos, de Mujeres Trans Argentina, lo explica de este modo: “Quienes monopolizan la Comisión Organizadora tienen un tinte ‘reglamentador’ sobre la prostitución. Nosotras creemos que para el caso de la población travesti es problemático plantear que hay quienes ‘elijen’ estar en la calle. ¿Qué significa elegir para personas que en su mayoría no terminaron ni la primaria? Este año tuvimos 65 travesticidios. La mayoría, en contextos de prostitución. Para las travestis hablar de reglamentar vacía los argumentos para el reclamo crucial del cupo trans”. 

“Reconocer es reparar”, “Cupo trans ya” y “Basta de travesticidios y violencia institucional” serán algunas de las consignas del festival en el que además de música, habrá una colecta para reunir elementos básicos para las travestis privadas de la libertad en el Penal de Ezeiza y se leerá un documento. A esas consignas se suman: la denuncia de la falta de medicamentos para las personas que viven con VIH, la necesidad de una nueva Ley de VIH, el pedido de aplicación de la ESI, de una nueva Ley Antidiscriminatoria que incluya a las personas lgbti expresamente y la deuda del aborto legal.

Organiza el festival una alianza de organizaciones que va desde las históricas como la Comunidad Homosexual Argentina, el Movimiento Argentino de Liberación (M.A.L.) y 100% Diversidad y Derechos hasta otras más recientes como La Rosa Naranja, pasando por la Cooperativa Siete Colores, La Cámpora Diversia y Mujeres Trans Argentina, entre otras. Una semana antes de la Marcha del Orgullo y en el marco de la crisis de su organización, este festival, donde no habrá desfile ni carrozas, se presenta como un emergente “de un descontento que se viene dando desde hace años” que se intensificó a raíz “de este contexto de brutal ajuste y represión”. Así lo explican desde 100 % Diversidad y Derechos.

El festival, según cuenta Maju Burgos, no sólo es un evento con música y encuentro en las calles, sino también un grito conjunto para “exponer la necesidad de un cupo trans a nivel nacional y un llamado para que volvamos sobre el proyecto de ley ‘Reconocer es Reparar’”. Este último propone una compensación económica para aquellas personas que fueron perseguidas por el Estado por su identidad de género “y es muy importante por el peso simbólico que tiene para la trans mayores, las poquísimas que quedaron producto de la represión y discriminación”. 

Sábado 10 de noviembre desde las 16 en Plaza de Mayo

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ