El bienestar en la cultura neoliberal (un neurótico, un voto)

Hace pocas semanas tuve el honor de compartir con el psicoanalista Sergio Zabalza, el economista Ricardo Aronskind y el psicoanalista Sebastián Plut la presentación del libro “El malestar en la cultura neoliberal” (Letra Viva, 2018) cuyo autor es el propio Plut y cuya lectura desde ya recomiendo

No voy a hablar del contenido, porque no quiero spoilear. ¡Cómo cambian los tiempos, hace unas décadas se decía que el imperialismo “expoliaba” a la clase obrera, hoy se dice que “ la spoilea”, porque le cuenta el final de la historia y le dice que es el único posible! 

Pero algunas (pocas) personas creemos que la historia tiene, por lo menos, una segunda temporada. Los progres nos saludamos: “Hasta la segunda temporada, siempre” y cuando presentamos un libro, decimos parafraseando al Che Guevara “Compren dos, tres, muchos ejemplares”. 

El libro es generoso, genera preguntas. Por ejemplo: “¿Por qué la gente vota a un gobierno neoliberal?”. Ahi disiento en parte con el autor. No acepto lo de “liberal” para este gobierno, sí lo de “neo”. Cuando estudiaba medicina, allá en los 70, se llamaba “neo” para no decir “tumor maligno”. Neo era neoplasia. Un eufemismo tan feo como decir “sinceró” por “se fue al carajo” ( la tarifa de). O: “reforma” por “estafa”

Y si, creo que este es un gobierno Neo.

Lo de liberal, no. Este es un gobierno conservador: o mejor dicho, conservador para algunos; otros, que no conserven nada, que lo pierdan todo. Y otro/as, que no lo tengan nunca.

Entonces, la otra pregunta que genera es “¿por qué la gente votó a este gobierno?”. Y acá sí tenemos la respuesta. Prepárense que es una primicia: 

¡Cada uno/a lo votó desde su estructura de personalidad!

  • Los depresivos; porque él dijo en campaña: “¡nadie va a perder sus derechos, nadie va a perder lo que tiene!”, y entonces es un gobierno que justamente, reduce a la gente a la sensación de ser “nadie”, es ideal para un melancólico/depre
  • Los paranoicos creen que él los voto a ellos, y además el slogan “ En todo estás vos”, los representa
  • Los esquizofrénicos, porque les da la ocasión de desarrollar sus múltiples personalidades: para llegar a fin de mes hay que trabajar por 5 personas
  • Los masoquistas, parece obvio, pero más obvio todavía es el voto sádico
  • Los obsesivos, por esa cosa de insistir en el error esperando un resultado diferente. Es por el mismo motivo por el que van a al mismo restaurant donde los atendieron mal, eligen parejas siempre parecidas, que necesariamente tienen eso que no soportan, o en sesión y repetimos una y otra vez la misma queja. Pero si queremos ser autocríticos, la culpa la tienen los psicoanalistas cuando le decía a su paciente obse: “¡Basta de cometer el mismo error, Cambiemos!”
  • Para los fetichistas el motivo era obvio, por primer a vez podrían salir del closet y andar por la calle  desvergonzadamente con el globo amarillo abrazados.
  • A los lacanianos quizás no les gustó mucho es de “ la patria es el el Otro” , y por otra parte, el gobierno anterior les tiraba al piso aquello de “ la mujer no existe”
  • Para los fóbicos, no podía haber mejor gobierno, con este no tienen que ir mas al laburo, al cine, al médico, ni siquiera tomar un bondi. Pueden, y tienen a quien echarles la culpa de sus síntomas. 
  • Los psicópatas no solamente lo votaron, son claramente parte del “mejor equipo contrario de los últimos 50 años” “¿Ven como baja la pobreza?” “¡Éste es el único camino!” “Perder el trabajo es algo bueno” “Los jubilados cobran más que la inflación” son algunas de sus piezas maestras
  • Para los resistentes a analizarse, tienen por fin a alguien que no los escuche
  • Y finalmente, last but not least, la/os histérica/os: votaron a un gobierno que les propone la insatisfacción permanente. Este es el gobierno ideal para el electorado histérico

Y además uno siempre puede encontrar un psicoanalista macrista que le recomiende que ponga todos sus síntomas a nombre de su papá.

@humoristarudy

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ