Esteban Castro, de la CTEP, ante el protocolo de Bullrich y la críticas de Stanley a los movimientos sociales
La culpa es del pobre
Esteban Castro, uno de los referentes de la CTEP.Esteban Castro, uno de los referentes de la CTEP.Esteban Castro, uno de los referentes de la CTEP.Esteban Castro, uno de los referentes de la CTEP.Esteban Castro, uno de los referentes de la CTEP.
Esteban Castro, uno de los referentes de la CTEP. 

El líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban “Gringo" Castro, aseguró que tanto el protocolo de seguridad de la ministra Patricia Bullrich y las críticas a las organizaciones sociales que realizó la ministra Carolina Stanley, tienen como objetivo generar un clima de inseguridad al que también pretenden sacarle rédito electoral: "Un ajuste de estas características es un saqueo y sólo lo pueden sostener con mayor represión", aseguró.

Castro señaló que "el Gobierno se quedó sin discurso después de tres años hablando de la pesada herencia. Ahora es muy difícil sostener eso y apuntan al discurso de la seguridad, apelan al votante de Macri”, dijo y agregó que sobre las clases bajas y las organizaciones que los representan “hay un acecho permanente sobre los pobres para infundir temor”. Al mismo tiempo remarcó que “se instala con mucha fuerza la idea de que los responsables de la pobreza somos los pobres”.

El referente social citó, a modo de ejemplo, la muerte de Rodolfo Orellana, militante de la CTEP, a manos de la Policía durante una represión en La Matanza.

De cara al futuro, y en este contexto, vaticinó momentos más duros. “Creemos que el proceso de ajuste será peor. Lo dicen los propios economistas liberales: gane quien gane tendrá una situación muy difícil y probablemente haya default”.

Durante una entrevista con FM La Patriada, Castro refutó los dichos de la ministra Stanley, quien había dicho que hay grupos piqueteros "que buscan tomar como rehén a la gente vulnerable". El dirigente de la CTEP se encargó de subrayar que “los primeros interesados en que no haya un estallido social somos nosotros, porque la historia muestra que ahí la mayoría de los muertos son nuestros compañeros”. Además recordó que “nos mataron a Orellana y no tuvimos reacciones violentas”.

El dirigente social también recalcó que “soy peronista y por lo tanto no creo que cuanto peor, mejor. Hoy tenemos cifras escalofriantes, como el 48 por ciento de chicos pobres”. Consideró que “la situación empeoró muchísimo” y que en ese contexto “el Gobierno nos pone permanente contra la pared y nuestra reacción es ponerle más amor en nuestro trabajo cotidiano". Asimismo dijo que “no tenemos intención de crear problemas en diciembre” y que “el Gobierno debe resolver los problemas”.

Finalmente reclamó para el sector de la economía popular el bono de fin de año. “Tenemos derecho al bono como el resto de los trabajadores”, aseguró en relación al bono que se pagará en dos cuotas de 2500 pesos. Y cerró con la idea de que “el gran problema es el saqueo que se genera en el país”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ