Una mirada original, maravillada y suavemente dichosa

Viene de presentar Adriana Hidalgo Editora Fuerte como la muerte es el amor, poemario de la archilaureada Diana Bellesi (Zavalla, 1948). La autora es, sin duda, una de las más destacadas cultoras de la poesía argentina contemporánea: ganó la beca Guggenheim, la beca fundación Antorchas, el premio Konex, el Premio Nacional y una notable cantidad de reconocimientos no menos importantes. Es autora de una obra tan sólida como extensa que la ubica en un sitial de referencia para las letras latinoamericanas.

El libro que será presentado en Rosario este martes reúne diferentes tópicos ya presentes en la obra de Bellessi, siempre recorridos con una mirada original, maravillada y suavemente dichosa.

Hay en este universo poético un Zavalla, como el lugar natal de Bellesi, la ciudad, el pueblo dividido en barrios de nombres frescos y apenas terminados o pendientes de terminación que tiene una presencia central a lo largo de todo el libro.

Pueblan este pueblo achiras rojas, pájaros que deberían haberse llamado "titirití", ovejitas peludas con capa de lana gruesa, sapos verdes como el oro puro, bichitos que conversan con la tía un poco sorda y si bien hay espacio para la evocación de un pasado que, como el camión regador de calles de tierra, siempre vuelve en la propia vida, esa misma evocación se convierte en proyecto, en propia esperanza, aun cuando se le cante al amigo que no se conoce, Nicolás Galian, con su tumbita / llena de verde.

En este proyecto siempre en desarrollo, siempre en una acción que sólo puede encontrarse con cierta mirada calma hay espacio para el amor, pero también para ciertos héroes como la vecina Belkis o la tomadora de mate Carmen, y también para acciones heroicas como a la pregunta ¿cuándo te vas? contestarse no te irás y no es porque me guste el pueblo, ese pueblo cruzado por una naturaleza suave, siempre en movimiento leve, con sus detalles singulares, el álamo que se alza como un príncipe ya maduro... flameando en la quietud y en la tormenta.

Y si siempre está presente la maravilla de volver a casa, esta sorpresa se sostiene en la certeza de la posibilidad de retomar el viaje. Todo el libro sorprende y deleita a cada paso, pero es el poema final, que da título al libro entero, donde con una intensidad inusitada esa misma Belkis, Níctoris, Makeda, reina de Saba y Etiopía; llamada también Belkis, Nictoris del reino de Saba, pintora de paredes aquí en Zavalla es efectivamente coronada siempreviva, entre las iguanas, los bicho torito, las flores, los escarabajos, el sol del verano y el árbol aquél a quien ya se le ha dicho, según relata Haroldo Conti:

 

Ciruelo de mi puerta

Si no volviese yo

la primavera siempre

volverá.

Tú florece.

 

Fuerte como la muerte es el amor, de Diana Bellessi (Adriana Hidalgo editora), se presenta el martes 11 de diciembre en Bohemia, bar cultural, Pellegrini 1584, a las 20.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ