Angela Torres fue su compañera en Simona, de Pol-ka
“Juan Darthes es un monstruo”

“Es un monstruo…”, sentenció Angela Torres sobre Juan Darthes. Y su definición está basada tanto en la denuncia de Thelma Fardin (“Está claro que la violó y era menor de edad”) cuanto en los más de seis meses compartidos con el actor en las grabaciones de Simona. La ficción se estrenó el 22 de enero de 2018, en el horario principal, en El Trece, en medio de la gran repercusión mediática provocada por la denuncia de Calu Rivero contra Darthes por abuso (durante las grabaciones de Se dice amor, ficción de la que Rivero se fue abruptamente). En la productora de Simona, Pol-ka, se sucedieron las reuniones. El actor les aseguró a sus compañeros de elenco que era inocente y Adrián Suar (dueño de Pol-ka) lo respaldó y lo mantuvo en el programa pese a que varios actores –entre ellos, Griselda Siciliani– habían exigido que lo apartaran.

Era el primer protagónico de Angela Torres. “Fue muy difícil (trabajar con Darthes). Podría contar muchas cosas, pero tampoco es el momento”, dijo la actriz en el ciclo Chismoses. El personaje estelar de Angela tenía vínculo directo con el de Darthes: Simona era la mucama de la casa de Diego Guerrico. “Todo era muy raro, era muy confuso –recordó sobre las grabaciones de la novela–. Y era muy difícil hacerse cargo de esa situación. Yo, con 19 años y todo eso a mi cargo. Y en todo el elenco chicos, chiques muy jóvenes. Era un revolución muy grande dentro del estudio”.

“Yo siempre le creí a Calu. Y le creo a Thelma y estoy con ella”, insistió, aun cuando por aquel tiempo la sobrina de Diego Torres procuraba no responder las preguntas de los periodistas sobre Darthes y Calu. Ahora, a casi cuatro meses del final de Simona, Angela justifica esa postura: “Lo que hice fue guardarme. No era momento de hablar porque por primera vez estaba en la cabeza de una tira y corría riesgo mi laburo. Tenía que cuidar eso. No era mi momento de salir a decir lo que yo opinaba sobre Juan por miedo a perder mi trabajo”.

“Para mí es muy fuerte todo. Trabajé con él todo el año. Mi mamá estaba en Patito (Feo) y yo estuve muy cerca de Thelma. Me acuerdo de ella, y era una nena. O sea, es realmente una monstruosidad. Y que (Darthes) tenga la impunidad y la cara para salir a decir las cosas que dice… Me sorprende, me pone la piel de gallina, me deja helada. Esto es la punta de iceberg –dijo la actriz, entre horrorizada y esperanzada–. Ahora van a empezar salir (otras actrices a denunciar) y va a ser una revolución enorme, y tenemos que estar preparadas y juntas. Y va a ser una lucha: por momentos siento que es una guerra. Ver en una marcha mujeres colgadas y hombres que se quejan y postean ‘Uy, qué fuerte’… Sí, es fuerte. Pero es lo que nos hacen.”

La actriz, de veinte años, advirtió que no está “calificada” para –guiándose por el reportaje de Mauro Viale– sostener que Darthes “es un manipulador o un psicópata”. “Entiendo que es una pesadilla lo que él está pasando. Me apena por sus hijos, pero es una monstruosidad lo que hizo. Y la Justicia tiene que actuar, y ser justa de una vez por todas”, concluyó Torres.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ