Sábado de descanso en el Dakar
La calma antes de la tormenta
Hoy la caravana de la carrera más extrema volverá al desierto peruano, en una sexta etapa que marca el inicio del regreso a Lima.
Los mecánicos trabajando en el Peugeot 3008 de Sebastien Loeb. Una rutina que se dio en cada campamento.Los mecánicos trabajando en el Peugeot 3008 de Sebastien Loeb. Una rutina que se dio en cada campamento.Los mecánicos trabajando en el Peugeot 3008 de Sebastien Loeb. Una rutina que se dio en cada campamento.Los mecánicos trabajando en el Peugeot 3008 de Sebastien Loeb. Una rutina que se dio en cada campamento.Los mecánicos trabajando en el Peugeot 3008 de Sebastien Loeb. Una rutina que se dio en cada campamento.
Los mecánicos trabajando en el Peugeot 3008 de Sebastien Loeb. Una rutina que se dio en cada campamento. 
Imagen: EFE

El Rally Dakar se tomó ayer un respiro en la ciudad de Arequipa, la segunda más grande de Perú, después de cinco intensos días de competición por los desiertos del sur peruano y antes de meterse de lleno en sus etapas más complicadas y decisivas. Los coches y camiones de la caravana del Dakar han recorrido hasta el momento 3060 kilómetros, de ellos 1679 cronometrados, mientras que las motos y los quads han hecho 2969 kilómetros, de ellos 1507 cronometrados. A autos y camiones les quedan por recorrer 2540 kilómetros, con 1417 cronometrados, mientras que motos y quads tienen por delante 2568 kilómetros, de los que 1444 serán cronometrados.

El Dakar llegó así a la jornada de descanso con 77 vehículos fuera de competición de los 334 que partieron el lunes 7 de enero desde Lima. Entre los abandonos registrados en la primera parte del rally están los motociclistas Joan Barreda (Honda) y Paulo Gonçalves (Honda), ambos candidatos a ganar el rally. También se quedó fuera de competición el italiano Nicola Dutto, primer parapléjico en correr el Dakar en moto, así como Lucas Barrón, primer participante del rally con síndrome de Down, quien ejerce de copiloto de su padre Jacques en un UTV (vehículo utilitario todoterreno). Sin embargo, los Barrón serán uno de los veinte vehículos que podrán reintegrarse a la carrera en esta segunda parte que comienza hoy, gracias a una novedad en el reglamento del rally que permite que los coches y camiones que abandonen en la primera mitad puedan seguir pero en una clasificación distinta.

En esta segunda semana de competición, que los pilotos auguran que será todavía más intensa y dura que la primera, está todo por decidirse en todas las categorías. En motos, hay siete pilotos al frente de la carrera separados por apenas nueve minutos, y en ese grupo están el argentino Kevin Benavides (Honda) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna).

En coches, domina el qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), con una holgada ventaja de casi 25 minutos sobre el francés Stéphane Peterhansel (Mini) y de casi 35 sobre el español Joan “Nani” Roma (Mini).

El español Gerard Farrés pelea en la categoría de los UTV junto al brasileño Reinaldo Varela, vigente campeón de la categoría, y los chilenos Francisco “Chaleco” López y Rodrigo Moreno.

Al frente de los quads hay cinco argentinos y el primero de ellos es Nicolás Cavigliasso, seguido por Jeremías González Ferioli (a 49m302) y Gustavo Gallego (a 1h5m26s). En Tanto, en los camiones libran una batalla interna entre las unidades de la marca rusa Kamaz, en la cual apenas logra colarse Federico Villagra con su Iveco. El cordobés está noveno en la clasificación, a 3h57m55s de  la tripulación líder que comanda Eduard Nikolaev.

El Dakar volverá a los caminos hoy, con la sexta etapa, entre las ciudades de Arequipa y San Juan de Marconá. Los vehículos recorrerán 502 kilómetros en total, 336 de los cuales formarán parte de la prueba especial de motos y quads, mientras que autos y camiones tendrán 309 kilómetros cronometrados.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ