¿Masoquismo informativo?

Daniel Cabrera *

El grupo @Agendas** viene desarrollando una investigación empírica desde hace seis años en la Ciudad de Buenos Aires, estudiando posibles efectos de los medios sobre el público (véanse los artículos publicados en esta misma sección el 24/9/14, el 21/9/16 y el 4/4/18).

En un contexto de alto consumo de información y baja credibilidad en la prensa, algo más del 95% de los porteños consume medios para informarse sobre política (a mayor nivel socioeconómico, mayor consumo): 60% lo hace principalmente a través de la TV, 53% prioriza internet y 25% diarios.

Sin embargo, el 60% no confía en los medios. Los más descreídos son los usuarios de internet y los televidentes. Entre los lectores de diarios los más desconfiados son los que leen periódicos especializados en economía, diarios populares (Crónica y Diario Popular) y Página 12. Asimismo, los que menos confían son los simpatizantes de la izquierda y del kirchnerismo.

Por otra parte, los que dedican más horas a ver TV, los que más días leen el diario y los que utilizan más medios para informarse (diríamos, los consumidores más intensos) son los que más otorgan credibilidad a la información que brindan los medios.


Fuente: @Agendas elaboración propia


El efecto del consumo mediático

El principal postulado de la denominada agenda setting (el marco teórico en la que se basa la investigación) es que los medios trasladan a la opinión pública sus temas de interés, logrando que ésta asuma dichos temáticas como sus principales preocupaciones. El nivel del llamado efecto agenda sobre el público se mide mediante una correlación estadística cuyos resultados se presentan en una escala que va de 0 a 1, donde los valores significativos se plantean a partir de 0.55. A través de encuestas y relevamientos de diarios, se realizaron 5 mediciones, con los siguientes datos.



El efecto agenda se verificó parcialmente, obteniéndose valores relativamente bajos en relación con los observados en otros estudios, realizados en distintos lugares y épocas.

Por otra parte, los datos certifican que los porteños que residen en zona norte, los varones, de mayor edad, alto nivel educativo y socioeconómico; lectores de diarios especializados en economía, La Nación y PáginaI12, son los segmentos poblacionales que más alto puntaje obtienen en la escala. Es decir que los estratos más altos de la sociedad se revelan más receptivos al mensaje de los medios.

Al mismo tiempo, los simpatizantes kirchneristas y del PRO coinciden temáticamente con los medios de comunicación mucho más que el resto de la población, aunque probablemente el enfoque que cada uno tiene sobre los problemas del país permita una diferenciación más nítida.

En síntesis, la hipótesis de la influencia de los medios no ha podido ser avalada suficientemente. No obstante, las preocupaciones de los ciudadanos más interesados en política y de los sectores socioeconómicos más altos de la población coinciden notablemente con los temas que publican los medios. A su vez, se trata de los segmentos con consumo mediático más intenso pero que menos confían en la información periodística.

* Docente e investigador. Facultad de Ciencias Sociales (UBA) y Flacso. 
[email protected]

** @Agendas está integrado por Nayla Attas, Santiago Báez, Rodrigo Banus, Constanza Barahona Mira, Milagros Cabrejas, Soledad Camardo, Romina Damiani Ameri, Nicolás Florio, Celeste Ibarra, Leonela Infante, Adrián Miranda, Agustina Muñoz, Lucía Nanni, Agostina Nápoli, Javier Núñez, Sofía Oxandaberro, David Peveri, Facundo Rivero, Emilia Reiszer, Eliana Romano, Ana Laura Scaiano y María Eugenia Tesio. 
Director: Daniel Cabrera.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ