El aumento de las tarifas de luz va del 61 al 148 por ciento en el área metropolitana, desdoblado entre febrero y marzo
Shock eléctrico en medio de la recesión
“No es simpático aumentar las tarifas, pero es el camino para recomponer lo que pasa en Argentina”, justificó Macri. La suba engloba la generación eléctrica a nivel nacional y el pago a Edenor y Edesur. Las provincias podrán fijar el alza a sus distribuidoras. Otro ajuste en noviembre.
Aranguren asumió la tarea de explicar los aumentos. Para los comercios porteños, será del 60 al 80 por ciento.Aranguren asumió la tarea de explicar los aumentos. Para los comercios porteños, será del 60 al 80 por ciento.Aranguren asumió la tarea de explicar los aumentos. Para los comercios porteños, será del 60 al 80 por ciento.
Aranguren asumió la tarea de explicar los aumentos. Para los comercios porteños, será del 60 al 80 por ciento. 
(Imagen: Rafael Yohai)

El Gobierno anunció el nuevo cuadro tarifario que rige desde hoy para el servicio eléctrico. El aumento estará desdoblado entre febrero y marzo para evitar que todo el peso recaiga sobre los días de mayor consumo por las altas temperaturas. Para los usuarios de Edesur y Edenor, el aumento de la boleta a partir de marzo, cuando se completen los dos tramos del incremento, será de 61 por ciento para un consumo mínimo, de 131 a 211 pesos por mes. Para los usuarios de consumo medio, el aumento será del 77 por ciento, de 237 hasta 420 pesos mensuales; mientras que para los de consumo medio-alto, el avance será de 618 a 1175 pesos por mes, un 90 por ciento. El 5 por ciento de los usuarios que más consume recibirá boletas con aumentos del 148 por ciento, de 1418 a 3524 pesos mensuales. La tarifa social sube un 35 por ciento y en los comercios los aumentos van del 60 al 80 por ciento. Los incrementos se achican si el usuario reduce su consumo eléctrico en relación al mismo mes del año pasado, aunque si el consumo aumenta, las boletas se inflan. En noviembre, después de las elecciones legislativas, habrá nuevos aumentos de la luz. El incremento de la electricidad en todo el país se explica por la reducción de subsidios en el sector de la generación y la revisión tarifaria para la distribución. “Este aumento nos acerca al 47 por ciento de lo que vale la energía y arrancamos prácticamente con nada”, indicó el presidente Mauricio Macri, quien justificó que “no es simpático decir que hay que aumentar las tarifas, pero es el camino para ir recomponiendo lo que pasa en Argentina”.

Las subas impactarán sobre la inflación minorista en forma directa a raíz del alza de las tarifas pero también a través de los precios de los bienes y servicios cuya ecuación de costos incluye la luz y el gas, que sube en abril (ver aparte). 

Alrededor del 27 por ciento de la factura eléctrica corresponde a la generación, el 47 por ciento a la distribución y el 26 por ciento son impuestos. El aumento de las boletas en esta oportunidad tiene dos grandes componentes: la reducción de subsidios en la generación y el incremento de la tarifa que retribuye a la distribución, que el Estado nacional define directamente a través del ENRE para el caso de Edesur y Edenor. En el caso de las demás distribuidoras en las provincias, la decisión será descentralizada.

Generación

El Gobierno estableció un sendero de reducción de subsidios en el sector de la generación. Para los usuarios no residenciales el peso de los subsidios a partir del presente aumento baja del 28 al 19 por ciento del costo total de generación, mientras que en el sector residencial el subsidio para la generación baja del 70 al 53 por ciento (es decir que el usuario pasa de pagar el 30 al 47 por ciento del precio de la luz).

Aranguren mostró que el actual costo medio de generación eléctrica está en 1070 pesos el megavatio/hora y que el usuario pasará de pagar 320 pesos el megavatio/hora a 400 pesos en febrero y 640 pesos en marzo. Es decir, una suba total del 100 por ciento de ese componente de la boleta. De modo que si no se modificara el valor agregado de distribución  (que retribuye a las distribuidoras eléctricas), la boleta de luz aumentaría en todo el país un 37 por ciento. En diciembre de 2015, antes del primer tarifazo, el usuario pagaba 90 pesos el megavatio/hora, por lo que en marzo serán seis veces más que aquel valor. El precio de la energía se explica por el tipo de generación, en donde pesa especialmente la generación de las centrales térmicas a través del gas natural producido o importado. La suba de la boleta en el rubro de generación reduce los subsidios del Estado nacional. Sin embargo, Aranguren aclaró que “el ahorro fiscal no podemos calcularlo hoy, depende del clima, de la demanda, de los precios internacionales, del tipo de cambio”.

Distribución

El aumento final también depende del sector de la distribución. La política tarifaria de las distribuidoras depende de cada distrito, aunque en el caso de Edesur y Edenor, que cuentan con más de 4 millones de usuarios, la responsabilidad recae sobre el ENRE, es decir, en el Estado nacional. El valor agregado de distribución (VAD) que constituye la fuente de ingresos de las empresas distribuidoras sube para Edesur y Edenor un 42 por ciento en febrero. En este caso, el ajuste es de una sola vez y no desdoblado como en la generación.

El Gobierno aclaró que los aumentos concedidos a las distribuidoras en febrero están por debajo de las exigencias que el sector privado había realizado en audiencia pública. Por eso Aranguren adelantó que en noviembre de este año y febrero de 2018 habrá nuevos aumento del VAD del 19 por ciento en ambos casos. Además, habrá una actualización por inflación de carácter semestral.

Aumento global

En función de las subas en esos dos componentes de la tarifa, la generación y la distribución, los usuarios de Edenor y Edesur de la categoría R1 (de 0 a 150 kilovatios/hora al mes, el 30 por ciento del total) terminarán afrontando un aumento total del 61 por ciento, de 131 a 211 pesos por mes. Para la categoría R2 (de 150 a 300 kw/h al mes, que engloba al 40 por ciento de los usuarios) la boleta para el tope de la categoría sube de 237 a 420 pesos por mes, un 77 por ciento. Para los usuarios de la categoría R3 (de entre 300 y 600 kw/h al mes, el 25 por ciento del total) el incremento va de 618 a 1175 pesos, un 90 por ciento. El 5 por ciento de los usuarios de mayor consumo enfrentarán incrementos del 149 por ciento, de 1418 hasta los 3524 pesos.

Aranguren destacó que “el 83 por ciento de los usuarios del AMBA van a tener incrementos de la factura que como máximo serán de 183 pesos por mes”. En el interior del país, las subas se aplicarán sobre valores más altos de tarifas, ya que por lo general las distribuidoras impusieron aumentos en los últimos años por encima de Edesur y Edenor. El ministro aclaró que las nuevas boletas de luz pueden llegar con una bonificación del 10 al 20 por ciento si se reduce en ese porcentaje el consumo eléctrico en la comparación anual. En los comercios del AMBA, los aumentos van del 60 al 80 por ciento.