El gobernador anunció la creación del Banco Santafesino de Inversión y Desarrollo
Un banco con un nombre histórico
"Estamos recuperando el protagonismo del Estado provincial en la promoción del desarrollo", se entusiasmó Lifschitz al dar a conocer la creación del Banco Santafesino que podrá ser estatal o mixto. La Legislatura debe aprobarlo.
Lifschitz hizo ayer el anuncio junto a los ministros Saglione y Ciciliani.Lifschitz hizo ayer el anuncio junto a los ministros Saglione y Ciciliani.Lifschitz hizo ayer el anuncio junto a los ministros Saglione y Ciciliani.Lifschitz hizo ayer el anuncio junto a los ministros Saglione y Ciciliani.Lifschitz hizo ayer el anuncio junto a los ministros Saglione y Ciciliani.
Lifschitz hizo ayer el anuncio junto a los ministros Saglione y Ciciliani. 

Desde Santa Fe

Miguel Lifschitz anunció ayer la creación de un banco público para la provincia al que asignó un nombre histórico: Banco Santafesino de Inversión y Desarrollo -como se llamaba el que se liquidó en los años '90-, que tendrá "un modelo de gestión muy moderno, del siglo XXI", dijo. El proyecto de ley será enviado esta semana a la Legislatura junto con otra iniciativa que propone constituir el fideicomiso "Santa Fe Produce" destinado a financiar al sector productivo y un Fondo de Garantías para pequeñas y medianas empresas que no pueden acceder al sistema bancario. "Estamos recuperando el protagonismo del Estado provincial en la promoción del desarrollo y el apoyo del sector productivo y a las economías regionales", planteó el gobernador.

El tercer anuncio quedó a cargo del ministro de Economía, Gonzalo Saglione. El Banco de Santa Fe seguirá en la esfera privada, pero como el contrato de vinculación con el grupo Eskenazi vence en junio, poco después de las elecciones, la provincia licitará la contratación del agente financiero que podrá ser el mismo u otro. El pliego de la licitación se publicará en los próximos días y la apertura de ofertas está prevista para fines de marzo, según adelantó Saglione. El contrato con Eskenazi lo firmó el ex gobernador Hermes Binner en 2009 por cinco años y Antonio Bonfatti lo renovó por otros cinco, en 2014. 

Lifschitz dijo que el Banco Santafesino podrá ser estatal o mixto. Una de las hipótesis es constituir su capital "en un ciento por ciento" con aportes de la provincia, y la otra controlar la mayoría accionaria ("el 51 por ciento") e integrar el resto con acciones de "entidades financieras nacionales o regionales, mutuales y cooperativas" interesadas en participar en el proyecto.

Una vez que la Legislatura apruebe la ley, el Poder Ejecutivo tendrá un plazo de 180 días para que definir el estatuto y evaluar "la mejor alternativa para la constitución de la entidad", si será de capital estatal o mixto. 

"Cuando el Banco empiece a operar recibirá los depósitos judiciales de toda la provincia, excepto los de Rosario que ya fueron adjudicados hace varios años al Banco Municipal, pero el resto pasará a formar parte de la cartera de depósitos de esta nueva entidad", prometió el gobernador. 

Al definir el nombre, Lifschitz eligió "Banco Santafesino de Inversión y Desarrollo", igual que el histórico que se liquidó en los '90, pero aclaró que el nuevo "tendrá un modelo de gestión muy moderno" y "una estructura muy pequeña, muy reducida que permita atender la demanda de financiamiento del sector productivo de Santa Fe". 

Y hasta se anticipó a las críticas en la Legislatura, donde la oposición propone aprovechar que el contrato con el grupo Eskenazi vence en cuatro meses para recuperar el control del Banco de Santa Fe. "Seguramente habrá posiciones extremas sobre por qué no se estatiza o se vuelve a crear el Banco de Santa Fe. Nosotros creemos que (la recreación del Banco Santafesino) es una propuesta realista, posible, factible en esta etapa, lo cual no quiere decir que en etapas posteriores se puedan agregar otras funciones o servicios a esta estructura pública", se justificó.

Después del acto, Saglione explicó que a diferencia de lo que hicieron Binner en 2009 y Bonfatti en 2014, la decisión política de Lifschitz es licitar el agente financiero de la provincia que hoy -y hasta junio- es el Banco de Santa Fe.  "Vamos a llamar a una nueva licitación para la contratación de ese servicio. El pliego se publicará en los próximos días y la apertura de ofertas será a finales de marzo", informó el ministro. "El esquema es similar al actual, pero incorpora las lecciones aprendidas en estos diez años de vinculación" con el grupo Eskenazi. "Queremos mejorar la presencia territorial, ya sea del Banco de Santa Fe o de la entidad que resulte ganadora para que los santafesinos tengan acceso a mayor cantidad de sucursales, más cajeros automáticos y más localidades sean atendidas de manera directa por el agente financiero de la provincia, mejorando el servicio no solamente al sector productivo, sino al conjunto de la población", concluyó.

 

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ