Nadia Ferraresi fue asesinada en su casa, en Ensenada; un detenido
Apuñalada ante su hijo de 4 años
Por el crimen, la policía detuvo a un hombre que estaba “obsesionado con ella”. La familia de la víctima pide que se investigue “a la ex mujer de su pareja”, que tenía restricción de acercamiento a ella porque la había amenazado.
La familia de Nadia exigió que se profundice la investigación.La familia de Nadia exigió que se profundice la investigación.La familia de Nadia exigió que se profundice la investigación.La familia de Nadia exigió que se profundice la investigación.La familia de Nadia exigió que se profundice la investigación.
La familia de Nadia exigió que se profundice la investigación. 

La policía de la provincia de Buenos Aires detuvo en La Plata a Omar Leandro Díaz, un joven de 24 años con antecedentes penales y psiquiátricos, sospechado de matar de una puñalada en el abdomen a su vecina, la peluquera Nadia Ferraresi, de 25. Las causas del crimen de la joven, que fue apuñalada en su casa en la localidad de Ensenada delante de su hijo de 4 años, aún no están claras. Si bien la Policía sospecha que el asesinato pudo haber sido producto de un intento de robo, no descarta otras hipótesis. En este sentido, un testigo habría señalado que el acusado no solo conocería a su víctima sino que “estaba obsesionado con ella y salió a matarla”. En cambio, la familia de la víctima apuntó a la ex novia de la pareja de la joven, que tenía una orden de restricción para acercarse a ella. Ayer, junto con representantes de organizaciones feministas, sus familiares y amigos marcharon hasta la fiscalía de la ciudad de La Plata para exigir que se investigue si fue un crimen por encargo.

El joven fue apresado el lunes a la noche cuando caminaba por las calles 12 y 51, a metros de la Plaza Moreno, en el centro de la ciudad de La Plata, luego de que la policía recabara testimonios y analizara las cámaras de seguridad de la zona. Según un vocero de la investigación, en una de las filmaciones se ve a un hombre, presuntamente Díaz, captado cuando salía de la casa de la víctima, poco antes de que se conociera el crimen. Además, de acuerdo a algunos testimonios, el muchacho había estado preguntando por la joven unos días antes del ataque.

Las mismas fuentes precisaron que el sospechoso, que trabajaba en la construcción, tiene antecedentes penales por robo y hurto, además de un paso por la unidad psiquiátrica penal del Melchor Romero. De acuerdo a una fuente judicial, el hombre no declaró y fue trasladado a la Unidad Penal Neuropsiquiátrica.

Por otro parte, familiares de la víctima advirtieron que no les cierra la hipótesis del robo que maneja la policía. Ayer marcharon junto con organizaciones feministas para exigir justicia. 

Según explicó Ana, prima de la víctima, “tienen que investigar a la ex mujer de la pareja de Nadia, que tenía una restricción y no podía acercarse a mi prima, justamente por las amenazas que le había hecho”. “El hombre que mató a mi prima vive enfrente de la casa donde vive la ex mujer de la pareja de Nadia”, remarcó Ana, y rechazó la hipótesis del robo. Contó que a Nadia “el asesino la sorprendió durmiendo” y dijo que en la casa estaba su hijito de 4 años, que ahora está al cuidado de su abuela.

El crimen fue cometido a alrededor de las 6 del lunes en la vivienda de la peluquera, en la calle Francisco Cestino, entre Bossinga y 25 de Mayo, hasta donde llegó el personal policial alertado por una vecina. Al llegar, encontraron a Ferraresi en la vereda con una herida de cuchillo en el abdomen, por lo que fue trasladada de inmediato al Hospital Horacio Cestino, donde murió ese mismo día, alrededor de las 20 horas.

La prima de la joven explicó que “la puñalada fue una sola y le dañó seriamente el riñón, el hígado y cortó arterias, por lo que perdió mucha sangre y a pesar de las transfusiones, horas más tarde sufrió muerte cerebral y finalmente falleció”. La investigación quedó en manos de la UFI número 17, a cargo de la fiscal María Di Lorenzo, quien luego de que la joven falleciera tras agonizar durante casi 14 horas recaratuló la causa que pasó de “lesiones graves” a “homicidio calificado por violencia de género”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ