El titular de la AFI en la Comisión Bicameral de Inteligencia

Arribas ahora dice que vendió muebles y no tiene papeles

El escribano amigo del Presidente Mauricio Macri y jefe de los espías había dicho que le depositaron 70 mil dólares por la venta de un depto, ante diputados y senadores explicó que fue por los muebles. Los papeles no aparecen.

El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, modificó ante las preguntas de los legisladores de la Bicameral de Fiscalización de Organismos de Inteligencia su versión sobre la denuncia que lo involucra con la megacausa de corrupción "Lava Jato". A la vuelta de sus vacaciones, el "Señor 5" emitió un comunicado en el que negó haber recibido cinco giros por un total de 594.518 dólares por parte del cambista Leonardo Meirelles, detenido por su vinculación con la empresa Odebrecht, y sólo reconoció uno por 70 mil dólares como "parte de pago de la venta de un inmueble", pero cuando en la Bicameral se le exigió que presente el título del edificio, aseguró que se trató de los "muebles" y no del "inmueble". 

"Él ha presentado en la Justicia que hay solamente una transferencia a su cuenta por la venta de los muebles que estaban dentro de un inmueble", confirmó el senador radical Juan Carlos Marino, presidente de la Bicameral, la modificación de la versión de Arribas tras la reunión que se extendió por más de tres horas. 

 

"No tiene nada que ver con el comunicado que hizo público y refrendó el gobierno nacional y en el que el funcionario dijo que había vivido con su familia hasta mediados de 2013", alertó la diputada del Frente para la Victoria, Teresa García, en diálogo con PáginaI12. La legisladora, expresidenta de la Bicameral e impulsora de la convocatoria, indicó que Arribas cambió la versión cuando los legisladores le solicitaron que presente el título del inmueble que había dicho era el motivo del pago de los 70.495 dólares girados por Meirelles desde la cuenta de una firma fantasma radicada en Hong Kong.  

Marino, en diálogo con radio Cooperativa, también señaló que "quien compra es el que elije el intermediario, donde él no tiene nada que ver" a tono de la argumentación de Arribas para despegarse de la relación con el cambista brasileño, Odebrecht y el "Lava Jato". Además, el titular de la Bicameral remarcó que al momento de recibir las supuestas transferencias Arribas “no era funcionario y ni tenía domicilio en Argentina. Esto sucedió en 2013” para luego pedir que renuncie si es encontrado culpable. 

Al inicio de la reunión, los representantes del Frente para la Victoria sostuvieron que las denuncias contra Arribas no tienen que ver con su rol al frente del organismo de inteligencia y solicitaron que la reunión no fuera a puertas cerradas, como indica el reglamento por reservas de Inteligencia, pero el pedido no fue aceptado por el presidente de la Comisión. 

En la primera semana de marzo, Arribas se comprometió a volver a la Bicameral a entregar por escrito una serie de preguntas redactadas por los legisladores. A la espera de esas respuestas, la causa avanza en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral, quien hoy autorizó el pedido del fiscal Federico Delgado para que Meirelles declare en la causa.

Tras el furcio del titular de la AFI revelado por Marino, la expresidenta Cristina Kirchner resaltó vía Twitter el cambio de la versión y lo acompañó con una captura del comunicado que el "Señor 5" emitió tras sus vacaciones en el que reconoce un único giro por "la venta de un inmueble". La exmandataria además recordó las palabras del presidente Mauricio Macri, quien días después de la denuncia, ratificó la versión de la venta del departamento y prometió que el titular de la AFI presentaría las pruebas en la justicia.  

 

Otro de los temas que se tocaron hacia el final del encuentro fue la responsabilidad de la AFI en la filtración de la escucha entre la expresidenta Cristina Kirchner y extitular del organismo de inteligencia Oscar Parrilli. A pesar de que la legislación delega la escuchas en la Corte Suprema, Arribas se mostró dispuesto a abordar el tema en la primera semana de marzo, cuando vuelva a exponer ante la Bicameral. 

"Acá no es si sos kirchnerista o no kirchnerista o de la oposición, esto es de una gravedad absoluta y nos vamos a poner a trabajar", sostuvo Marino. En tanto, García advirtió que la filtración se trató “estrictamente de un hecho de persecución política”. En la agenda para la reunión de marzo también quedó el decreto del presidente Mauricio Macri en el que dispuso que los fondos del organismo vuelvan a ser secretos. 

 

 

 

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ