Renault suma 1500 suspensiones al dramático cuadro en todo el complejo automotor
Otra planta parada por caída del mercado
Renault, el grupo PSA (Peugeot y Citroën) y Honda tienen sus plantas paralizadas. General Motors, Fiat e Iveco aplican suspensiones parciales. Metalpar cerró definitivamente su filial la semana anterior.
Mauricio Macri, presidente de la Nación, con Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler.Mauricio Macri, presidente de la Nación, con Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler.Mauricio Macri, presidente de la Nación, con Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler.Mauricio Macri, presidente de la Nación, con Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler.Mauricio Macri, presidente de la Nación, con Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler.
Mauricio Macri, presidente de la Nación, con Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler. 

La filial local de Renault suspendió a 1500 trabajadores en su planta cordobesa hasta la semana que viene para compensar el exceso de stock de vehículos por la estrepitosa caída de sus ventas en el país. La semana pasada el Grupo PSA, que fabrica las marca francesas Peugeot y Citroën en El Palomar, también congeló a 2000 operarios durante todo marzo a los que les pagará el 75 por ciento del salario. Según cifras del sector y los gremios, seis de las diez terminales automotrices que ensamblan en el país comenzaron a recortar turnos y a suspender personal para enfrentar el deterioro de la demanda doméstica.

La recesión económica, la espiral inflacionaria y la escalada en el precio del dólar asestó un duro golpe a la industria automotriz, la cual junto con la construcción son los principales sectores que impulsan la mano de obra a gran escala por traccionar a otros rubros. El autopartismo ya venía golpeada debido al ingreso de repuestos alternativos importados a precios por debajo de los costos de producción locales. El presidente de la Cámara de Industriales de Córdoba, Eduardo Borri, anticipó en esa provincia que habrá un recorte de personal de al menos el 15 por ciento. A esto se sumó, desde mediados del año pasado, el menor nivel de ventas de unidades en el mercado interno que no llega a compensarse con las exportaciones, lo que impactó en las terminales. 

Según cifras de Adefa, la producción de enero fue un 32,3 por ciento menor a la de igual mes de 2018. El año pasado cerró con un nivel de fabricación nacional de 466.649 unidades, un 1,4 por ciento menos que durante 2017. Los datos de febrero se conocerían en los próximos días por parte de la entidad, pero en el sector anticipan que en el escenario más favorable se logrará cerrar 2019 con un recorte adicional promedio de 10 puntos porcentuales. Las empresas dejaron de presentar planes de negocios y realizar lanzamientos, y la apuesta, con un mercado interno congelado, es ser plataforma por costos –debido a la fuerte caída en términos de reales de los salarios en la Argentina– a otros destinos. 

El resultado es que las empresas comenzaron a aplicar suspensiones y recorte de horas para afrontar el vendaval. Según confirmó el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), la terminal de origen francés Renault paralizó la planta de producción que tiene en Córdoba hasta mañana inclusive, con la consecuente suspensión de los 1500 trabajadores de ese lugar. Desde el gremio aseguraron que esto permitiría en un primer momento frenar despidos, aunque no lo descartan para más adelante. Es un plan de contingencia que podría repetirse en las próximas semanas dado que la compañía tiene stock sin poder colocar. La venta de automóviles 0km cayó en febrero un 42,8 por ciento interanual. El Grupo PSA Argentina (Peugeot-Citroën) detuvo su línea de montaje durante todo marzo en su planta de El Palomar, donde trabajan  alrededor de 2000 operarios, que cobrarán este mes el 75 por ciento de su salario. 

 Honda también dispuso una suspensión para todo este mes. Según informaron a este diario desde la terminal japonesa, serán tres semanas en su planta de motos, hasta el 25 de marzo, y cuatro la fabricación de la camioneta HR-V (hasta 18 de marzo), en Campana. La medida afecta a 700 trabajadores en motos y autos de la terminal. Por su parte, General Motors había decidido suspender un turno desde septiembre y la medida se extenderá hasta mayo. La empresa armó un esquema rotativo de 500 empleados cada semana y la tanda que no trabaja recibe el 70 por ciento de su salario.

Fiat Chrysler Automobile (FCA) e Iveco también estuvieron con suspensiones, aunque más puntuales. La firma italiana que conduce Cristiano Rattazzi no trabaja ni este ni el próximo viernes, con unos 2000 trabajadores afectados. En tanto, la productora de camiones sólo funcionará 10 días durante el transcurso de este mes, con suspensiones para unos 500 trabajadores. A esto se suma que, la semana pasada, la fábrica de carrocerías de colectivos Metalpar decidió cerrar su planta de San Martín y despidió a 600 empleados.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ