Críticas a medidas de estabilización acordadas con el FMI
Bomba de tiempo
Fernanda Vallejos (UC) y Claudio Lozano (UP) señalaron los riesgos a futuro del “intento desesperado” por evitar una nueva corrida.

El permiso logrado por Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, en el FMI para utilizar parte del préstamo contingente en venderle dólares al mercado para intentar estabilizar el tipo de cambio, mereció críticas de fondo de especialistas del arco opositor. Mientras que desde Unidad Popular se señaló que “una vez más el FMI respalda electoralmente a Macri y le pone una bomba al futuro gobierno argentino”, desde la consultora Proyecto Económico, que dirige la diputada de Unidad Ciudadana Fernanda Vallejos, advierten que “difícilmente 960 millones de dólares mensuales sean suficientes para alcanzar la estabilización cambiaria, frente a una fuga (formación de activos externos) que sólo en enero alcanzó a 1958 millones”. 

 Claudio Lozano, presidente de Unidad Popular, y Alejandro López Mieres, investigador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, sostuvieron que “del mismo modo que a comienzos de 2018 el FMI evitó que Macri y el mejor equipo de los últimos 50 años cayeran en default, habilitando un crédito enorme violando sus propias reglas y estatutos, hoy le facilita la locura de pagar con dólares la deuda en pesos. Estamos frente a un último y desesperado intento de estabilizar el tipo de cambio. Una vez más, el FMI apuesta a que, con este respaldo, la confianza reinará”. 

 Pero agrega que, “si la confianza no aparece, los próximos meses combinarán una inflación del 3 por ciento mensual con emisión cero, presión cambiaria, despilfarro de divisas y tasas de interés monstruosas. Contexto este que agravaría el cuadro recesivo con suspensiones, despidos, concursos, quiebras y cierres de empresas”.

 El informe del grupo de analistas encabezado por Fernanda Vallejos, titulado Crisis Cambiaria, apunta que “la subasta de dólares viola el convenio constitutivo del FMI”, y señala que “Argentina retorna al modelo de licitaciones abandonado meses atrás, a pesar de su ya demostrada ineficiencia”. “Parece que al FMI y al Banco Central se les agotó el libro de recetas; el modelo de licitaciones diarias fue abandonado tras el sistemático fracaso de la política implementada por el entonces presidente del Banco Central, Luis Caputo”. 

 Advierte además que “el sacrificio de divisas para financiar la fuga en el año electoral agrava la insustentabilidad externa del nuevo gobierno” que deba asumir en diciembre. Señala que la cifra destinada a la intervención cambiaria se quedará corta para enfrentar la demanda de quienes fuguen divisas, recordando que “la formación de activos externos en enero de este año fue de 1958 millones y superó los 4000 millones en el pico de la corrida de 2018”.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ