Soy poesía
Adelanto del libro antología de poesía trava / trans* / no binarie (puntos suspensivos ediciones) con ilustraciones de ese “lx negrx”

S/T

Por: Tremor Viole(n)tta

Hoy me desperté empoderada.

Hoy soy el ave fénix rosa,

pesadilla de mis padres,

amante y arquitecta de mi cuerpx,

abortera de cualquier lectura que le hagan.

Hoy reniego de cualquier género,

de mi abuelo enseñándome a jugar fútbol 

[y a pelear,

del tío que me regaló un autito para mi cumple,

de mis compañeritos diciendo “qué buen culo”,

de mi abuelita no dejándome cocinar.

Hoy soy huella en el mar de cemento,

soy trava de barba en el campo,

y trava afeitada en la ciudad,

la única traba que me detiene,

dueña de mi mirada

y mi identidad.

Dueña de mi accionar mutante,

de mi risa,

de mis muecas,

de mi forma de masticar.

De mi barba de 3 días,

dueña de la risa ajena

y de la mía pintada de rojo subversión,

dueña de mi pasión

y siempre de mi furia.

Dueña del miedo al qué dirán,

de la sorpresa de cada mañana,

asesina insurrecta de la familia tradicional,

expropiadora de la duda, de la pregunta,

Radowitzky del Ramón Falcón diario,

auricular enmudecedor del comentario grotesco.

Y ante todo Violetta,

Tremor,

fuerte,

malabarista,

trava, anarca, no binaria,

paraguaya,

mutante,

mía


CERO

Por: Pau Impala

UNO

La otra noche me preguntaste si era consciente 

[que hago todo en múltiplos enteros de tres.

Me dijiste

que siempre bostezo tres veces seguidas

que si afirmo tres veces es porque estoy 

mintiendo

que cuando llego al orgasmo las piernas 

[me tiemblan nueve veces

con una pausa cada tres

te confesé: me da miedo que me prestes

tanta atención. Y te conté: leí

un libro que dice “así

se representa a la

incertidumbre”

y tenía el

dibujo

de

un triángulo.

DOS

Esa misma noche me di cuenta que por cada tres 

besos que me dabas, yo corría mi cara un poco 

más a

tu izquierda.

Me pregunto a qué le estaré intentando decir 

[que no.

TRES

Me acuerdo que Judas negó tres veces a Jesús 

antes de las diez de la mañana.

Pienso: menos mal que nos despertamos a las 

once, como si esa hora representara algo más 

que un conjunto de minutos siendo múltiplo 

entero de tres.

CUATRO

Considero mi beso de la traición aquel polvo 

después del cual nunca más te pude mirar a los 

ojos sin sentir culpa.


Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ