LO VI EN INSTAGRAM I
YUMING HEY
Espiando la vida cotidiana de la estrella queer de la serie “Osmosis”.

Nacide bajo el nombre de Aurelien Feng, al revisar el IG del multipremiade intérprete Yuming Hey le vemos active en muchos proyectos teatrales. Sin embargo el motivo que nos trajo hasta aquí es el magnético personaje no-binario, suerte de Nosferatu con tacos sin nada de gótico y con mucho glam, llamado Billie Tual que interpreta en la flamante serie francesa de ciencia ficción de Netflix: “Ósmosis”. Aunque por momentos podamos pensar que estamos ante una nueva “Black Mirror”, la aparición de un personaje tan enigmático como el de Billie parece cambiar las reglas del juego. El personaje en cuestión funciona como el perfecto antagonista de los heteronormativos protagonistas: los hermanos Vanhove. Dueños de una empresa dedicada a realizar implantes cerebrales a humanos que tienen problemas para enamorarse y que intentan resolver este “problema” sometiéndose voluntariamente a este tipo de tecnología de enlace. Esther, la más fría de los hermanos, lleva permanentemente unos audífonos a través de los cuales la inteligencia artificial masculina creada por ella misma y llamada Martin dialoga con ella constantemente. Paul, un poco más emocional aunque no en el buen sentido, es el único de los dos que decidió probar la tecnología en la que trabaja en su propio cuerpo y en el de su pareja. Los ocho capítulos de esta primera temporada se concentran en las pruebas piloto de los primero implantados, y lo interesante respecto al personaje de Billie, una especie de secretarie para los hermanos pero también une terapeute comprensive para los implantados, es la manera en la que controla sus emociones (y las de les otres) ante la enormidad de conflictos que sus jefes le generan. Siendo la fuerza moral de la serie, simplemente nunca es cuestionade ni analizade respecto a su identidad de género. Aunque su naturaleza híbrida le dé consistencia a su labor dramática.

instagram.com/yuminghey

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ