Una mujer protestó en soledad en Tribunales
“¡Estoy caceroleando al cuete!”
La mujer no ocultó su sorpresa al saber que ya no había motivo para protestar.La mujer no ocultó su sorpresa al saber que ya no había motivo para protestar.La mujer no ocultó su sorpresa al saber que ya no había motivo para protestar.La mujer no ocultó su sorpresa al saber que ya no había motivo para protestar.La mujer no ocultó su sorpresa al saber que ya no había motivo para protestar.
La mujer no ocultó su sorpresa al saber que ya no había motivo para protestar. 
Imagen: Captura de pantalla

Una mujer decidió salir a cacerolear hoy en contra de la Corte Suprema después del fallo que teóricamente benefició a Cristina Fernández de Kirchner. La cacerolera pensó que tendría más suerte que en la protesta de anoche frente al Congreso, que apenas reunió a cuatro personas. La mujer fue la única golpeó una cacerola. Para peor: lo hizo cuando ya el máximo tribunal había aclarado que no debía suspenderse el comienzo del juicio contra la ex presidenta. 

“¡Libertad y justicia!” reclamaba la señora sentada en la escalinata de Tribunales esta tarde. Alguien le preguntó qué pensaba del fallo: “Un asco”, respondió. Al instante le contaron que se había producido un nuevo giro en la causa. “No me digas”, se sorprendió, y agregó “¡Estoy caceroleando al cuete!”. A pesar de todo concluyó “ pero sigo”.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ