El gobierno de Italia reforzó su política de "puertos cerrados"
Salvini saca los barcos militares contra los rescatistas
Imagen: AFP

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini , endureció su política antiinmigratoria y anunció que desplegará barcos militares en sus puertos para bloquear aún más el ingreso de embarcaciones con náufragos. En medio de la polémica con las ONGs que rescatan personas en el Mediterráneo por el rechazo de Roma a su desembarco en suelo nacional, el comité nacional de orden y seguridad que preside Salvini ordenó la "presencia de barcos de la Marina y de la Guardia de Finanzas para defender los puertos italianos", de acuerdo a un comunicado de su cartera.

Entre las medidas con las que Italia buscará reforzar su política de "puertos cerrados" están también el "incremento de los controles para reducir las partidas" en los principales países de origen del flujo migratorio marítimo, como Túnez y Libia. Como justificación, Salvini aseguró que se trata de buscar "hacer más eficaz la lucha al tráfico de seres humanos y aumentar las penas a traficantes" de personas.

El vicepremier, líder de la derechista Liga, sostiene que autorizar los desembarcos de las ONG en puertos italianos favorece la inmigración clandestina y da una oportunidad a los traficantes para cruzar a personas por el Mediterráneo.

Luego de la detención de la capitana del barco Sea Watch y la confiscación del velero Alex -de la ONG Mediterránea-, el barco "Alan Kurdi" de la alemana Sea-Eye anunció ayer el rescate de 44 migrantes frente a las costas de Libia. El "Alan Kurdi", al que se le había prohibido entrar en aguas maltesas e italianas, es el tercer barco de rescate que está desafiando a estas políticas. Un barco de aduanas italiano llevó además el martes a 47 migrantes al puerto siciliano de Pozzallo, informó la prensa italiana. La mitad de ellos eran tunecinos.


Además de sostener su pedido de "puertos cerrados", Salvini reclamó en las últimas semanas que el resto de los países europeos actúe con "solidaridad" para la distribución de los naúfragos que llegan al continente a través de los puertos italianos.

Según datos de la oficina de Naciones Unidas para Refugiados, Acnur, este año murieron o desaparecieron en el Mediterráneo 666 personas, mientras otras 27.959 llegaron al continente europeo por vía marítima.

Para Salvini, quien reportó "una mayor concentración de flujos desde Túnez", es necesario fortalecer, también "con apoyo europeo", las capacidades de vigilancia marítima, a través de un sistema integrado "sobre estaciones de radar y estructuras operativas".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ