Absolución por prescripción por la estafa del Banco Mayo
Otro caso de impunidad para financistas
Rubén Beraja y otros doce ejecutivos del Grupo Banco Mayo quedaron absueltos de la estafa financiera pese a que el fiscal y el Banco Central habían probado la administración fraudulenta.
Rubén Beraja, presidente del Banco Mayo y ex titular de la DAIARubén Beraja, presidente del Banco Mayo y ex titular de la DAIARubén Beraja, presidente del Banco Mayo y ex titular de la DAIARubén Beraja, presidente del Banco Mayo y ex titular de la DAIARubén Beraja, presidente del Banco Mayo y ex titular de la DAIA
Rubén Beraja, presidente del Banco Mayo y ex titular de la DAIA 

El Banco Mayo tenía 108 sucursales, unos 3000 empleados y los depositantes que operaban en blanco pudieron recuperar sus ahorros. Pero quienes compraron obligaciones negociables de la entidad y otros que fueron derivados a operar en la mesa de dinero del banco para canalizar capitales hacia las offshore del banco, Mayflower Bank de Bahamas y Trust Inversions de Uruguay, perdieron gran parte del dinero.

Fue una de los grandes quiebras bancarias de la década del noventa, no sólo por la caída de un banco, sino porque su titular era también presidente de la DAIA con una participación pública muy activa durante el gobierno de Carlos Saúl Menem. Después de 21 años de un muy largo juicio, quedaron absueltos todos los involucrados de la estafa financiera pese a que el fiscal y el Banco Central habían probado la administración fraudulenta.

Además de Beraja, otros 12 empresarios y financistas fueron absueltos en el juicio oral por la quiebra y vaciamiento del Banco Mayo en 1998. El Banco Central le había prestado vía redescuentos casi 300 millones de dólares. Los responsables de la quiebra y estafa a los ahorristas (por otros 200 millones de dólares) fueron sobreseídos por "prescripción" del delito. O sea, cometieron el delito de administración fraudulenta pero como pasó mucho tiempo desde que se inicio la causa quedaron sin ninguna pena. Otra caso que se suma a la impunidad de la que gozan quienes intervienen en el mercado financiero.

Los jueces Andrés Basso, Julio Panelo y Adrián Grumberg fueron los jueces que tomaron esas medida, además de considerar que había falta para el cargo de pruebas por la asociación ilícita. La decisión fue tomada el mediodía de este martes por el Tribunal Oral Federal 3, después del juicio oral en el que el fiscal Fernando Arrigo había pedido una condena de siete años de prisión para Beraja por los delitos de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y asociación ilícita. Los fundamentos de la absolución serán dados a conocer el próximo 26 de septiembre.

La fiscalía y el Banco Central, que actúa como querellante en el caso, podrán apelar el fallo para que sea revisado por la Cámara Federal de Casación Penal. La causa penal se inició en noviembre de 1998. El fiscal Arrigo y el BCRA dieron por probada la maniobra y la asociación ilícita de los acusados, todos integrantes del directorio del Banco Mayo, por lo que pidieron que fueran condenados. Además de Beraja, estaban en el banquillo de los acusados Salomón Carlos Cheb Terrab, Rafael Charur, Víctor Isaac Liniado, León Liniado, Horacio Alegre, Isaac Duek, Sergio Norberto Kompel, David Malik, Alberto Elías Laham, Jaime Ernesto Yabra y José Babur.

Tal es la "injusticia" de este fallo de la justicia, que el juicio estuvo cerca de no realizarse porque los acusados habían ofrecido aceptar la responsabilidad en la estafa a cambio de hacer tareas comunitarias. Pedido que fue rechazado. Beraja estuvo preso dos años por esta causa, de 2003 a 2005, por orden del entonces juez federal Norberto Oyarbide y luego liberado por la Cámara Federal. Beraja, como titular de la DAIA, también enfrentó otro juicio oral por la investigación del encubrimiento de la investigación judicial del atentado a la AMIA. En este caso también fue absuelto.

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ