Analizan elevar el umbral salarial para el pago de Ganancias 
Bajar impuestos antes que suene la campana
La elevación del mínimo no imponible a 70 mil pesos debería contar con la aprobación del FMI. Hace 40 días, el gobierno se negó a desgravar el medio aguinaldo.
Además del FMI, la medida requeriría el visto bueno del CongresoAdemás del FMI, la medida requeriría el visto bueno del CongresoAdemás del FMI, la medida requeriría el visto bueno del CongresoAdemás del FMI, la medida requeriría el visto bueno del CongresoAdemás del FMI, la medida requeriría el visto bueno del Congreso
Además del FMI, la medida requeriría el visto bueno del Congreso 

El intento por revertir la derrota en las elecciones primarias comienza con cambios sobre el impuesto a las ganancias. El gobierno quiere incrementar el umbral salarial a partir del cual los trabajadores pagan el impuesto. La pretensión oficial es elevar hasta una cifra cercana a los 70.000 pesos el mínimo no imponible del tributo. El piso de ingresos netos vigente para los asalariados sin deducciones es 38.301 pesos. Las modificaciones destinadas a aplacar el malestar electoral entre los sectores urbanos de ingresos medios requieren del visto bueno del Fondo Monetario Internacional que debe decidir si redobla su apuesta política por la continuidad del gobierno de Mauricio Macri. La medida que busca paliar la caída libre en el consumo impacta de frente sobre una de las principales exigencias del programa de austeridad pactado con el organismo internacional: el déficit cero. Apenas cuarenta días atrás el gobierno desestimó la posibilidad de eximir del impuesto a las ganancias a la primera cuota del aguinaldo.

A la espera de la aprobación en Washington DC a las modificaciones en el programa, la Casa Rosada hizo trascender que el incremento en el mínimo no imponible sería acompañado por otros cambios como un alza en las retenciones de 4 a 6 pesos por dólar exportado que permitiría compensar el impacto fiscal de los cambios en Ganancias. La iniciativa oficial contempla además medidas destinadas a aliviar las deudas impositivas acumuladas por las pymes ante el desplome del mercado interno. Ninguna de las posibles decisiones circuladas desde el gobierno abordan la crisis financiera y cambiaria.

La diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió estuvo a cargo de realizar el lunes por la noche un reclamo a través de redes sociales con el objetivo de comenzar a allanar el espacio para los anuncios. Devenida en heraldo oficial, la dirigente cambiemita visitó a Macri el martes en la Quinta de Olivos: “Excelente reunión con @mauriciomacri. Compromiso y trabajo conjunto de correcciones políticas y económicas y la confianza de la victoria en octubre”, escribió en Twitter al retirarse (ver aparte). A pesar del protagonismo y entusiasmo encarnado por Carrió quien le acercó la medida a Macri fue su compañero de fórmula Miguel Ángel Pichetto que frente a la desorientación del gabinete comenzó a crecer en la valoración presidencial. La cifra de 70.000 pesos ya había sido sugerida por el senador rionegrino.

Un informe presentado por la Jefatura de Gabinete al Senado en diciembre de 2018 precisó que durante el año pasado 1.979.491 personas humanas fueron alcanzadas por Ganancias. Tres años antes, en diciembre de 2015, cuando Mauricio Macri asumió con la promesa de eliminar el gravamen para los trabajadores, el tributo era abonado por 1.189.342 individuos. Las cifras revelan un incremento del 66,4 por ciento en el alcance del tributo a lo largo de los primeros tres años de gestión de Cambiemos. La caída en el poder adquisitivo de los trabajadores registrados fue acompañada, inflación mediante, por un incremento en la carga del impuesto a las Ganancias sobre sus ingresos.

El escaso margen de maniobra para relanzar la economía reside en el programa de austeridad pactado con el FMI. La promesa del titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne, a las autoridades del organismo fue un improbable y costoso “déficit cero”. El titular de la AFIP, Leonardo Cuccioli, indicó ayer que los cambios en el mínimo no imponible de Ganancias requieren el visto bueno del Congreso. No obstante, la autoridad fiscal cuenta con instrumentos para lograr el mismo impacto sobre el bolsillo de los trabajadores sin necesidad de impulsar un debate parlamentario.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ