La autopsia no halló vestigios de muerte violenta
Domiciliaria para un investigado por femicidio
La imagen tomada por la cámara de seguridad.La imagen tomada por la cámara de seguridad.La imagen tomada por la cámara de seguridad.La imagen tomada por la cámara de seguridad.La imagen tomada por la cámara de seguridad.
La imagen tomada por la cámara de seguridad. 

El hombre que está procesado por el femicidio de la joven cuyo cadáver fue encontrado en junio envuelto en frazadas en el barrio porteño de Colegiales fue beneficiado con arresto domiciliario debido a una infección en los pies, informaron fuentes judiciales.

La medida fue dispuesta por la sala I de la Cámara del Crimen, integrada para este caso por los jueces Pablo Lucero e Ignacio Rodríguez Varela, en el marco de la causa que se le sigue a Raúl Antonio Devias (50), alias "El Gitano", por el crimen de su pareja, María Lourdes Arangio (32).

En julio, el imputado fue procesado por el delito de "homicidio doblemente agravado por haber sido cometido contra su pareja y por haber mediado violencia de género", por lo que en caso de ser condenado recibirá una pena de prisión perpetua. 

En el fallo los jueces indicaron que el 16 de julio le negaron la excarcelación a Devias, pero ordenaron la formación de un incidente de salud y otro por prisión domiciliaria. En ese marco, el procesado fue revisado por un integrante del Cuerpo Médico Forense que sostuvo que padece una "micosis interdigital con erosión cutánea en pies" que "sin duda puede constituir la puerta de entrada del cuadro infeccioso que presentó". La sala I consideró que el imputado debe ser introducido en el "Programa de Asistencia de Personas bajo Vigilancia Electrónica", es decir, que se le coloque una tobillera electrónica, y que la comisaría correspondiente monitoree el cumplimiento de la medida. 

Por otra parte, los jueces remarcaron "la singularidad del hecho investigado y las circunstancias extraordinarias de la conducta atribuida a Devias, las cuales aún no han sido completamente esclarecidas". La autopsia estableció que falleció de una congestión y un edema agudo de pulmón y que no se observaron signos de una muerte violenta. Esto sirvió a la defensa para señalar que la muerte pudo producirse por consumo de drogas y que el imputado nada tenía que ver.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ