CIENCIA 
Tecnología solidaria
Un grupo de estudiantes y graduados de la Universidad de La Matanza imprime en 3D manos ortopédicas para personas discapacitadas y amputadas que no pueden acceder a ellas. Las fabrican con rapidez y a un costo mucho menor que el de mercado.
Imagen: UnLaM

Tres personas, entre ellas una nena de cuatro años, accedieron de forma gratuita a una prótesis ortopédica fabricada con impresión 3D por estudiantes del Polo Tecnológico de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM). “Queremos realizar el mayor aporte posible para resolver los problemas que tengan quienes viven en la zona de influencia”, destacó el director del Polo, Osvaldo Spositto.

Este proyecto, en que convergen lo social y el desarrollo tecnológico, es una iniciativa mayor de la organización sin fines de lucro Atomic Lab, creada por el ingeniero Gino Tubaro. Desde 2017, egresados y alumnos de Ingeniería en Informática de la UNLaM forman parte de la red de esa organización, que asigna casos de personas discapacitadas o amputadas que necesiten prótesis y no puedan acceder a ellas.

Una de las primeras en acercarse el año pasado al Polo Tecnológico es la estudiante de Comercio Internacional de la UNLaM Milagros Rodrigo, quien tiene agenesia de nacimiento desde la mano hasta el bajo codo.

Quienes colaboraron con Rodrigo integran la empresa Circo, instalada en el Polo y creada por el embajador de Atomic Lab en esa Universidad, Daniel Cundari. Fabricaron el modelo de acuerdo a las necesidades de la joven en sólo 72 horas, con un costo diez veces menor que uno de mercado.

“Estuvo muy buena la experiencia. Empezar a usar una segunda mano y ver que te permite un mejor movimiento es algo muy positivo”, señaló Rodrigo. Si bien siempre tuvo acceso a una obra social y sus padres lucharon para que tuviera una prótesis, indicó que es “complicado” encontrar una que “cumpla las expectativas” debido a los costos y los pocos modelos.

El caso más emblemático es de Alismary, una nena venezolana de cuatro años, que vive con su familia en la localidad de Villa Luzuriaga, en el partido de La Matanza. Ella nació con dos dedos en la mano izquierda, por lo que fue beneficiaria de una mano ortopédica por parte del equipo del Polo.

María Angélica Módica, su mamá, expresó que la prótesis es “una esperanza” para que su hija pueda “agilizar un poco más sus movimientos”, ya que está “bastante imposibilitada”. “Necesitamos más humanidad y que las personas entiendan que esto es para ayudar a otros: esa posibilidad la está brindando la Universidad”, agradeció Módica.

La impresión 3D también permitió abordar otras problemáticas, como la fabricación de huesos para las prácticas de los estudiantes de Medicina y Kinesiología de la UNLaM, y la impresión de modelos a partir de imágenes computarizadas enviadas por cirujanos del Hospital de Haedo para avanzar con intervenciones complejas, explicó el directo del Polo Tecnológico de esa casa de estudios.

Spossito enfatizó: “Los estudiantes se sienten muy bien porque pueden llevar a la práctica los conocimientos teóricos que van adquiriendo y ven que pueden aportar su granito de arena para resolver problemas sociales”.

 

Quienes tengan necesidad de recibir una prótesis fabricada por el equipo de la UNLaM pueden comunicarse con el Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas al 4616-2390.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ