Tras visitar al expresidente brasileño en su prisión de Curitiba
Pérez Esquivel: para Lula, el Nobel de la Paz
Apoyó la campaña para respaldar la candidatura a una premiación que de ser otorgada robustecerá la demanda por la excarcelación del exmandatario.
Pérez Esquivel, junto a Ramonet, en la entrada a la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba.Pérez Esquivel, junto a Ramonet, en la entrada a la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba.Pérez Esquivel, junto a Ramonet, en la entrada a la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba.Pérez Esquivel, junto a Ramonet, en la entrada a la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba.Pérez Esquivel, junto a Ramonet, en la entrada a la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba.
Pérez Esquivel, junto a Ramonet, en la entrada a la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba. 
Imagen: EFE

Página 12 en Brasil

Desde Brasilia"Sería muy importante que le otorguen el Premio Nobel a Lula", recalcó Adolpfo Pérez Esquivel a poco de haber visitado al líder preso desde hace un año y medio en la Superitendencia de la Policía Federal en Curitiba. "Todavía no sabemos que puede ocurrir, sería el primer Nobel de Brasil" acotó en el ingreso al reclusorio, el mismo lugar donde en abril del año pasado había anunciado el lanzamiento de la campaña para respaldar la candidatura a una premiación que de ser otorgada robustecerá la demanda por la excarcelación. La postulación obtuvo cientos de miles de firmas de ciudadanos, y personalidades, de decenas de paíse.

Con camisa blanca de cuello desabrobadho el Nobel argentino salió de la Superintendencia poco después de las 17 junto al periodista y ensayista español Ignacio Ramonet en una tarde más templada que la del jueves pasado cuando el visitante fue el dirigente de la izquierda francesa Jean-Luc, Melenchon.

Esquivel hizo hincapié en la presión internacional para vencer la resistencia a cumplir la ley de los poderes judicial y político brasileños, y mencionó la importancia de que el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, haya viajado a Curitiba donde la agenda de encuentros es bastante más lucida que en el Palacio del Planalto, en Brasilia, donde es inusual que aterrice alguna autoridad extranjera. ( Y cuando esto ocurre es para escándalo: recordar que el mes pasado el capitán retirado suspendió una audiencia marcada con el canciller francés Jean-Ives Le Drian).

"La vedad es nos sorprendó la alegría que tiene Lula – dijo Pérez Esquivel- está con mucha fuerza y lógicamente preocupado con la situación que viven Brasil y América Latina".

Por la mañana de este jueves Página le había preguntado con que expectativa aguardaba la reunión del Comité Nobel prevista para mediados de octubre, a lo que Esquivel respondió midiendo cada palabra.

"Las versiones circulantes son optimistas pero no podemos apresurarnos, siempre son versiones, no puedo aventurarme hasta que sea publica decision del Comité".

"Lo que digo es que posiblemente Lula sea uno de los candidatos más publicitados, mas puestos en evidencia a escala mundial, me imagino que el Comité ya tiene alguna selección de las candidaturas".

En la rueda de prensa ofrecida por la tarde, cerca de la carpa donde se reunen cada dia los militantes de la Vigilia Lula Libre, a Ignacio Ramonet le cupo la tarea de hacer un balance del encuentro en la celda.

El ex director de la edición mundial de Le Monde Diplomatique destacó el buen estado de ánimo y también físico del prisionero que corre varios quilómetros por día en su estera mecánica.

"Lo hemos encontrado intelectualmente muy lúcido, haciendo como siempre unos análisis brillantes de la situación interna, de América Latina, también analizó la política estadounidense".

"Rercordó de que cuado él era presidente la gran preocupación era hacer de Brasil una potencia soberana, y como se logró ese objetivo".

Con realismo, dijo Ramonet, Lula evalúa su situación judicial permeada por la presión política de los magistrados de la causa Lava Jato. "Los que lo acusaron (y condenaron) no van a desistir de su intención de mantenerlo en la cárcel, él sabe que es más libre que los jueces que tienen la conciencia marcada".

"Lula es el preso político más importante del mundo, más célebre del mundo", remató Ramonet tras repasar las irregularidades del proceso comandado por el ex juez y actual ministro de Justicia Serio Moro.

Las sospechas sobre la conjura para encerrar al fundador del Partido de los Trabajadores y dejarlo fuera de las elecciones presidenciales vencidas por Jair Bolsonaro, se confirmaron en los últimos meses a través de la divulgación de grabaciones en las que Moro da instrucciones a los fiscales para montar pruebas o manipular el proceso a fin de impedir el trabajo de los abogados defensores.

Los artículos publicados por el sitio The Intercept sobre el fraude judicial son lapidarios por la calidad de la información. Tanto que el propio Supremo Tribunal Federal tomó nota de las revelaciones y los abogados del expresidente las anexaron en el recurso donde demandan la anulación de lo actuado por el ex magstrado mentor de Lava Jato. Para Pérez Esquivel, que tuvo un encuentro en Curitiba con los abogados defensores, "lo que se ha hecho con Lula es someterlo a una guerra judicial, una Lawfare, como ya hemos vsito que ocurrió con otros gobiernos progresistas en Honduras, Paraguay, Ecuador y en Argentina".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ