La nueva punta de lanza fundamentalista
Adopción prenatal: los proyectos en el Parlamento
Imagen: Guadalupe Lombardo

Los proyectos de ley que cuentan con el visto bueno del lobby antiderechos (porque “proponen acciones concretas para responder a los múltiples desafíos que plantea la maternidad vulnerable”, un eufemismo recurrente para referirse a gestaciones cuya continuidad intentan forzar) son casi treinta en Senado y más de 40 en Diputados. Sin embargo, de esa pluralidad de temas hay un bloque de iniciativas que se destaca: son las enfocadas en habilitar la “adopción prenatal”, que parece ser una nueva punta de lanza de la agenda fundamentalista.

La modalidad se hizo visible a principios de agosto, cuando la magistrada correntina María Legarreta concedió una “adopción prenatal” para el bebé nacido de una joven de 18 años abusada y que, aunque había pedido abortar, terminó pariendo porque en el hospital la empujaron a ello. Se explaya, también, en ámbitos universitarios: a fines de agosto, sin ir más lejos, la Universidad Nacional del Litoral albergó una “jornada sobre adopción prenatal”. El encuentro, según fuentes de los claustros, se programó luego de que la misma casa de estudios anunciara una jornada sobre gestación por sustitución. Estuvo a cargo de dos docentes, Rodolfo Jáuregui y María Magdalena Galli Fiant (también profesora de la Universidad Católica de Santa Fe y quien el año pasado, en las audiencias informativas del Congreso por la legalización del aborto, aseguró que “la ilegalidad del aborto protege a la mujer de las presiones”), y abordó el “análisis de proyectos de ley” con estado parlamentario.

Las iniciativas, entonces, son siete. Tres fueron originadas en la Cámara de Diputados y cuatro en el Senado. En la Cámara baja, el primero de los textos fue presentado el año pasado por Jorge Enríquez, que propone incorporar al Código Civil y Comercia un artículo que estipule: “es posible la adopción de una persona por nacer, quedando sujeta al nacimiento con vida”. También del año pasado es la propuesta ingresada por la radical correntina Estela Regidor, que busca “incorporar a la persona por nacer al código civil argentino, procurando la adopción temprana y simplificada en los casos que procedan”. Por su parte, el cordobés Fernando Brugge presentó este año un proyecto para incorporar la adopción de “la persona por nacer o en el vientre” en el Código Civil y Comercial.

 

En el Senado, todas las iniciativas del rubro que siguen con estado parlamentario fueron fechadas el año pasado --como informó oportunamente este diario--, cuando generaron cierto revuelo. En tres de los casos, sus impulsores, Claudio Poggi, Ada Itúrrez de Cappellini y Silvia Giacoppo, habían intentado alcanzar un texto de consenso pero la notoriedad (negativa) que alcanzaron las propuestas terminaron por abortar la idea temporalmente. Los proyectos, sin embargo, siguen ahí, con sus ideas de modificar el Código Civil para sumar la idea de adoptar embriones. El cuarto proyecto, de Federico Pinedo, por su parte, ignora la posibilidad de la voluntad de interrumpir un embarazo “no intencional” para obligar a la mujer a llevarlo adelante en el marco del programa “El Estado se hace cargo y te acompaña”. Ese texto aún goza de buena salud legislativa.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ