Una Fiesta del Milagro con la mirada puesta en la crisis social
Cargnello pidió decir “no a una economía de la exclusión y la inequidad” 
Tal como sucedió a la mañana con el Presidente Macri escuchándolo, en la homilía del Pacto de Fidelidad, el arzobispo salteño Mario Cargnello puso nuevamente el eje en la pobreza.
La homilía final, en el monumento 20 de FebreroLa homilía final, en el monumento 20 de FebreroLa homilía final, en el monumento 20 de FebreroLa homilía final, en el monumento 20 de FebreroLa homilía final, en el monumento 20 de Febrero
La homilía final, en el monumento 20 de Febrero 
Imagen: Gobierno de Salta

“El mundo actual nos presenta muchos hermanos excluidos de la vida social”, señaló el religioso en el punto cúlmine de la multitudinaria procesión del Señor y la Virgen del Milagro. Citó al Papa Francisco, quien en la exhortación Evangelii gaudium “nos invita a decir que no a una economía de la exclusión y de la inequidad, porque esa economía mata globalizando la indiferencia”.

Cargnello también habló de la necesidad de “revisar nuestra relación con el dinero, recuperemos el sentido ético de la economía, que esté al servicio del hombre, creando un orden social más humano”, invitó.

Y advirtió que “cuidar la inclusión y la equidad es establecer las bases de una paz que erradique la violencia”. “No destruyamos el tejidos social alimentando la inequidad, seamos honestos, honrados y solidarios”, convocó.

“No pasemos al lado de los necesitados indiferentes, somos responsables los unos de los otros. La solidaridad nos compromete a optar por los pobres, no es una elección sino una obligación de nuestra fe”, expresó en otro pasaje de la homilía.

Por último, aprovechando la tribuna de autoridades, legisladores, funcionarios y candidatos que escuchaban, subrayó que “al pobre no se lo debe usar al servicio de intereses ideológicos, personales o políticos”.

“¡Cuidado con jugar con números al hablar de los pobres!, le podemos faltar el respeto a veces hablando así de ellos”, advirtió el arzobispo, desatando los primeros aplausos en la calurosa tarde.

Las palabras de Arzobispo salteño fueron consecuentes con lo que dijo a la mañana durante la misa en la que estuvo Mauricio Macri. Allí le recordó al Presidente su incumplida promesa de pobreza cero.

La llegada del mandatario nacional fue rodeada de una polémica en el seno de la Iglesia, porque varios referentes de la institución se mostraron contrarios a su visita.

Contra el aborto

Sin nombrarlo en forma explícita como en años anteriores, pero una vez más dejando en claro la postura de la Iglesia con respecto al aborto, Cargnello señaló la necesidad de respetar al prójimo y a tener en cuenta que “el primer respeto al hermano es a su vida desde el momento de la concepción hasta su muerte natural, ¡qué lindo es contemplar a los matrimonios jóvenes que manifiestan su amor con sus hijos en brazos!”, dijo motivando otra vez los aplausos.

Además, se refirió a la educación como uno de los ejes de la sociedad, en ese sentido el sacerdote habló de tener una enseñanza más abierta e incluyente como un desafío que planteó el Papa. “Apostar por el estudio, el esfuerzo y la superación personal es transitar el camino que nos lleve a un futuro más humano”, expresó.

Por último, señaló que “educar supone también luchar contra todo aquello que atenta contra la vida, la salud y la calidad de vida de las generaciones de niños y jóvenes”.

“La trata de personas y la difusión masiva de la droga son flagelos para la sociedad. La iglesia asumió el compromiso de acompañar a quienes luchan contra eso”, dijo Cargnello y pidió que el Estado no cese en la lucha contra esos problemas.

Una vez más una multitud en la procesión

Nuevamente cientos de miles de fieles acompañaron las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro desde la Catedral hasta el monumento 20 de Febrero, convirtiendo a esta festividad religiosa en una de las más masivas e importantes del país. La Policía de la provincia estimaban que asistieron 800 mil personas.

Detrás de la imagen de Cristo caminaron el gobernador Juan Manuel Urtubey con su familia, el vicegobernador Miguel Isa y el diputado nacional Sergio Leavy, además de funcionarios provinciales. En tanto, detrás de la Virgen lo hizo el intendente Gustavo Sáenz con integrantes del ejecutivo municipal.

El sofocante calor que llegó a los 36 grados en plena procesión, llevó a que, según los primeros datos del Samec, en los 9 Puestos Médicos de Avanzada y 25 Móviles de Alta Complejidad, haya habido 1350 asistencias o derivaciones.

Este servicio estuvo activo en los últimos tres días asistiendo a los más de 80 mil peregrinos que llegaron a la ciudad entre el jueves y el sábado.

No se informaron incidentes desde la Policía, encargada de prestar seguridad al evento con más de 4700 efectivos. Hasta ayer se detuvo a más de 160 personas en el marco de los operativos desplegados durante estos últimos días en el microcentro salteño.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ