Nutrida convocatoria en la presentación del libro "Enfoques y herramientas para el gobierno de la salud"
Un aporte para orientar la gestión del sanitarismo
De izq. a der. Román, Medina, González García, García y Narodowski, en la UMET.De izq. a der. Román, Medina, González García, García y Narodowski, en la UMET.De izq. a der. Román, Medina, González García, García y Narodowski, en la UMET.De izq. a der. Román, Medina, González García, García y Narodowski, en la UMET.De izq. a der. Román, Medina, González García, García y Narodowski, en la UMET.
De izq. a der. Román, Medina, González García, García y Narodowski, en la UMET. 

La perspectiva de un cercano triunfo electoral del peronismo que vuelva a poner a la salud en el centro de las políticas sociales, animó la presentación del libro “Enfoques y herramientas para el gobierno de la salud”, acto en el que sus autores Arnaldo Medina y Patricio Narodowski reunieron anteayer en la sede de la UMET a un amplio abanico de representantes del mundo académico, político y gremial; de la gestión sanitaria; de sociedades científicas y de las empresas privadas con intereses en el campo de la salud.

En un salón desbordado de asistentes, y con la moderación de la periodista Valeria Román, un panel integrado por los autores y el ex ministro de Salud de la Nación, Ginés González García y la ministra de Salud y Ambiente de Santa Cruz, Rocío García, fue desgranando los aspectos centrales de una obra que, a partir de la comparación de diez sistemas de salud de países con diferentes estadíos de desarrollo, procura construir una síntesis que pueda ser aplicable para el caso argentino.

Una certeza recorrió los pasillos de la UMET: Salud volverá a ser ministerio en un hipotético gobierno de Alberto Fernández. “Su devaluación a secretaría fue un claro mensaje de que la salud no importa para Macri y su equipo”, dijo Medina en diálogo con Página|12, y explicó que la degradación institucional tuvo consecuencias como “la baja del presupuesto, las demoras en las compras de insumos esenciales como medicamentos y vacunas y la desarticulación de programas que eran un emblema como el REMEDIAR y el de Salud Sexual y Reproductiva. Todo eso se expresará negativamente en los próximos indicadores de salud de nuestra población”.

“En el libro resaltamos el esfuerzo que debe hacerse para instalar a las personas en el centro del sistema de salud, y propusimos una gran cantidad de herramientas que deben debatirse para el gobierno de la salud a partir de la rectoría sanitaria que la Nación debe recuperar”, añadió Medina.

Respetado por las distintos sectores en los que se expresan las visiones del peronismo sanitario, Arnaldo Medina es vicerrector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, de Florencio Varela, distrito en el que se asienta el hospital nacional “El Cruce-Néstor Kirchner”, que dirigió desde su inauguración en 2007 hasta 2016. Como referente del Foro Popular de la Salud, Medina ha ido enhebrando en torno a su ascendente figura las adhesiones de varios intendentes del poderoso conurbano bonaerense. En el armado porteño de ese nucleamiento lo acompaña Oscar Trotta, un ex integrante del consejo de administración del hospital Garrahan, que desde la boleta del Frente de Todos ahora pugna por un lugar en la Cámara de Diputados de la Nación. Otras dos corrientes de la política sanitaria peronista son las que conducen Ginés desde el PJ nacional y el también ex ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollan, que responde al Instituto Patria. Seguramente las alquimias que se practiquen en los laboratorios de Alberto Fernández y Axel Kicillof tendrán en cuenta a esos espacios para la conformación de los gabinetes de Salud, tanto para la Nación como para la provincia de Buenos Aires.

Al comentar el libro, González García lo definió como “necesario y oportuno” ya que “hay una desesperación de todos nosotros por el abismo en que está cayendo la salud en Argentina”. Y agregó que “esta es una obra muy importante que en un sentido profundo engloba lo técnico y lo político”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ