"Causa indeterminada", informó la policía 
Encontraron muerto a un exejecutivo de Odebrecht, informante del Lava Jato
Henrique Valladares fue vicepresidente de la firma constructora brasileña. A cambio de una reducción de su condena había confesado el pago de sobornos y delatado a supuestos cómplices.

Encontraron muerto a uno de los directivos de Odebrecht y principal delator del acuerdo que firmó la constructora con la fiscalía brasileña, en la causa conocida como Lava Jato. Henrique Valladares, que fue vicepresidente de la firma, fue encontrado sin vida la noche del martes en su departamento de Leblon, en Río de Janeiro.

Los primeros resultados de la autopsia no permitieron establecer los motivos de la muerte, por lo que su fallecimiento fue registrado por la Policía Civil como "causa indeterminada".

Valladares fue uno de los principales, de entre el centenar de ejecutivos de Odebrecht, que aceptaron confesar sus crímenes ante la Justicia y señalaron a supuestos cómplices a cambio de una reducción de su condena.

El acuerdo a través de la delación premiada permitió establecer a la justicia brasileña la responsabilidad de la constructora en numerosas causas de corrupción incluso en otros países latinoamericanos, entre ellos Colombia, Perú, Venezuela y República Dominicana.

Entre las declaraciones hechas por Valladares en su confesión destacó el supuesto pago de una donación electoral ilegal por 50 millones de reales (unos 12,5 millones de dólares) en cuentas en el exterior al entonces senador Aécio Neves, que fue el candidato derrotado por Dilma Rousseff en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2014.

Igualmente acusó al ministro de Minas y Energía en el Gobierno de Rousseff, Edison Lobao, de recibir sobornos a cambio de favorecer a la empresa en contratos públicos en el área energética. El exvicepresidente de Odebrecht relató en su confesión que Lobao aprovechó una visita de cortesía que le hizo al hospital en el que estaba ingresado para exigirle un soborno a cambio de otorgarle a la empresa contratos para la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte.

También confesó que Odebrecht pagó sobornos a grupos de indígenas para que no realizaran protestas contra la construcción de plantas eléctricas en el Amazonas y a sindicalistas para que se abstuvieran de manifestaciones por supuestos motivos ambientales.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ