Opinión
El Deporte merece estar en la mesa

El Deporte es el instrumento más potente que tiene la vida comunitaria, con capacidad de llegada a los ámbitos más variados para la difusión y práctica de valores y hábitos saludables, para experimentar el placer del movimiento en el propio cuerpo y la creatividad en el juego y promoción de conductas constructivas, que se expanden en todas las facetas del tejido social. Es tan potente que el capitalismo se lo apropia como la herramienta más eficaz para expansión del consumismo, disvalor que sólo arrima infelicidad e insatisfacción.

Por eso desde adentro del movimiento que nos reune, la gran mayoría lamentamos que no se lo haya incluido en la agenda del Debate Presidencial. Personalmente, lo tomo como un estímulo para que, quienes ocupamos algún puesto de liderazgo o aspiramos a ello, redoblemos el esfuerzo de ponerlo en la consideración que a nuestro juicio debe tener en la comunidad y para nuestros políticos.

El bagaje político del país cuenta que Juan Domingo Perón ya lo impulsó con fuerza desde su primer Gobierno, coherente con el valor de la herramienta, con un rol sobresaliente en su visión de una comunidad organizada. Tan sólo a modo de citar algunos ejemplos de como impacta en las áreas mas diversas, podemos nombrar la epidemia de obesidad que atraviesa en el país todos los segmentos etarios, y toma más gravedad por el incremento en las edades más tempranas. ( http://www.unidiversidad.com.ar/los-alarmantes-numeros-de-la-obesidad-infantil-en-argentina )

Más allá de todas las dificultades que acarrea de orden socioemocional y de Salud, aún desde el punto de vista econométrico, la desinversión en Deporte es una pésima decisión, por cada peso invertido en Deporte se ahorran tres en Salud.

Una política de Seguridad progresista que pretenda ser eficaz deberá utilizar sin dudas el Deporte para llevar a los niños y jóvenes desde alguna esquina del barrio a desarrollarse en un club, núcleo por antonomasia en nuestra sociedad de la cultura del Encuentro que promueve el Papá Francisco.

También entre quienes le toca vivir en situación de encierro, el Deporte deja su contribución: los niveles de reincidencia se reducen drásticamente entre los que lo practican con regularidad, dentro y al salir de un período de reclusión.

Pero en todos y todas que hemos accedido a practicarlo con cierta continuidad, tener desarrollado el simple hábito de llegar con puntualidad y trabajar en equipo, se demuestra decisivo a la hora de tener una primera experiencia laboral exitosa.

Y cuando hablamos de las becas que otorgamos a los más jóvenes que muestran potencial, que aspiran a insertarse en el alto rendimiento y alguna vez representar el país, comienza una oportunidad de consolidar el valor de pertenencia a una comunidad, que te contiene y te proyecta, justo en ese momento tan delicado en que todavía el ser humano no tiene certezas de por dónde van sus capacidades pero quienes te preceden están para apoyarte. Ese es el tiempo sensible para tomar conciencia del valor de la construcción colectiva. El placer en la percepción del movimiento y en el juego, toma nuevas dimensiones para transitar con disfrute la tercera edad.

Estos son sólo unos pocos ejemplos tomados al azar del vastísimo rango de intervención, donde el Deporte puede contribuir mejor que ninguna otra actividad del ser humano. El desafío de una buena gestión es lograr las mejores articulaciones entre áreas tan diversas como Salud, Educación, Género, Seguridad Alimentaria, Juventud y Adultos Mayores, para paliar las restricciones presupuestarias que limitan cada una de las áreas.

Esta pendiente que profundizemos el conocimiento de nosotros mismos, entendidos como industria, y podamos cuantificarla también económicamente. Descarto su incidencia en otras como el turismo, el transporte o la textil, como motor en la generación de miles de puestos de trabajo y que puesta en evidencia, su contribución en el PBI Nacional nos dejará sorprendidos.

Hoy, en este tiempo complicado que vivimos, condicionado por la grave condición económica, el Deporte también debe estar presente con toda su potencia para alimentar la recarga afectiva que necesitamos para transitar con más recursos emocionales la rutina de una semana exigente.

Por eso una política de apoyo a los clubes es indispensable, para que puedan recuperar su rol de reunirnos con los brazos abiertos, asumiendo que la eficacia esta en que cuente con todos los detalles necesarios para llegar primero a los más necesitados

Desde la Mesa Federal de Deportes propiciamos la inmediata puesta en vigencia de las leyes del Deporte y de Promoción de Clubes de Barrios y Pueblos, como primer paso hacia consagrar para nuestro pueblo el derecho del acceso al Deporte para todos y todas.

Porque cuando coincidimos, sin retaceo de nadie, en el hartazgo de la grieta, y de ambos lados intentamos lo posible por saldarla de una vez por todas, también en algún momento nos descubrimos frustrados. Ahí bien podemos volver a la imagen que nos evoca unidos detrás de la camiseta Argentina en cualquier lugar del mundo, y reflexionar que ahí hay un hilo que nos muestra por donde podríamos seguir hacia adelante todos bien integrados.

* Medallista Olímpico y entrenador de los seleccionados Argentino y Australiano ( JJOO Atenas 2004 y Londres 2012). Cofundador (1993) y entrenador de Azul Voley Club Campeón Liga Argentina 2000/01. Integrante de la Mesa Federal del Deporte.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ