Las condiciones en el Chaco salteño
Salta: ambulancia se atascó en el barro y murió una beba en el traslado al hospital 
Los hechos tuvieron lugar este lunes en horas de la siesta en una comunidad del pueblo wichi de Rivadavia Banda Sur, uno de los municipios más pobres de la provincia.

La falta de agua y el exceso son dos caras de una misma moneda en el departamento Rivadavia, uno de los más extensos de Salta, con 25 mil kilómetros cuadrados, en el Chaco salteño.

La lluvia que cayó este lunes en el paraje La Esperanza, a 45 kilómetros del municipio de Rivadavia Banda Sur, uno de los más importantes del departamento Rivadavia, generó que el barro hiciera aún más difícil el tránsito por los caminos vecinales. Esta tarde vecinos de aquella zona difundieron a través de las redes sociales que una beba falleció cuando era trasladada desde el paraje donde residía al hospital público local. 

La información fue confirmada por el Ministerio de Salud de Salta, el que indicó que se había solicitado una ambulancia por la descompensación de una persona en el paraje La Esperanza, en donde viven 60 familias del pueblo wichi.

La cartera de Salud dijo que el pedido que se hizo por radio (la señal de teléfono es tenue cuando no inexistente), era para trasladar a una “paciente con mareos”, y por eso fue solo el chofer con la ambulancia. Al llegar se dio con que la enferma era una beba que estaba junto a sus padres en la iglesia del paraje, a dos horas del hospital cabecera.

La niñita fue subida a la ambulancia y el padre decidió seguirlos en la moto. Al kilómetro de viaje aproximadamente “a raíz del barro por la lluvia, la ambulancia tiene un percance” y terminó atascándose en el barro. El chofer no pudo sacarla, por lo que le solicitó al padre que llevara a la beba en la moto.

“Cuando llegan al hospital, la bebé es recibida ya sin signos vitales. No tenía un diagnóstico porque no había sido atendida con anterioridad por algún cuadro”, fue la información que brindó de manera preliminar la cartera sanitaria. La beba ingresó al hospital público de Rivadavia Banda Sur a las 15. Para este martes se espera contar con el traslado del cuerpo al Hospital San Vicente de Paul, de Orán, con el fin de hacerle una autopsia.

Estado de abandono

En la comunidad La Esperanza no hay luz ni agua. El río Bermejo está a menos de un kilómetro y la crecida que llega en el verano (la época de lluvia en esta región) terminó este año por invadir con lodo el edificio de la escuela Puerto Argentino. Si la comunidad cuenta con agua es porque hay un pozo perforado por los miembros de la asociación Integración Solidaria.

La ex concejala de Rivadavia Banda Sur, Julia Flores, contó a Salta/12 que la ambulancia se quedó entre el tramo que une a los parajes Nueva Esperanza (que sería La Esperanza, nombrado de las dos formas indistintamente por los lugareños) y San Felipe, en donde viven comunidades wichi.

“En algunas partes en la zona se forma una greda y en otras son zonas arenosas”, razón por la cual los caminos vecinales deberían tener mantenimiento con el emparejamiento que se realiza con máquinas. Pero, aseguró, el único paso de la máquina para mejorar el camino fue el martes antes de las elecciones PASO de Salta del 6 de octubre pasado. El objetivo fue que Gendarmería Nacional pudiera trasladar las urnas al paraje El Destierro, a unos 15 kilómetros de La Esperanza.

El barro, dijo Flores, no se terminó de secar tras la crecida del Bermejo entre diciembre y mayo pasado. En julio hubo una nueva tormenta y la humedad nunca desapareció del suelo. La situación no es mejor fuera del paraje. 

Flores contó que el domingo por la noche el ómnibus en el que viajaba a Salta Capital se quedó por dos horas en medio de la ruta provincial 13, que es de ripio “pero nunca la terminaron”. El colectivo se atascó en el barro a unos 35 kilómetros de La Unión, otra de las localidades importantes de Rivadavia. Por dos horas y a fuerza de pala, los choferes tuvieron que buscar la manera de sacar las ruedas del barro para seguir en viaje.

Sin edificio escolar

Este año los chicos de la comunidad La Esperanza y aquellos que caminan entre dos y cinco kilómetros por día para llegar a la escuela de Puerto Argentino se quedaron sin edificio. El lodo del Bermejo invadió el establecimiento.

Ante ello, la comunidad de La Esperanza, que está a un kilómetro de la escuela, decidió acondicionar un techo donde los docentes están dando clases. “Dijeron que iban a traer aulas móviles. Pero después dijeron que no las podían trasladar por el camino”, dijo la ex concejala. Contó que además del techo que se realizó, hay construcciones a medio hacer del gobierno provincial que fueron acondicionadas como aulas. 

La respuesta que se dio desde la gestión de Juan Manuel Urtubey cuando se denunció la situación en los inicios del ciclo lectivo fue que se debe construir un nuevo edificio.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ