NUEVA CRONICA DESDE SANTIAGO DE CHILE
Qué pasa en Chile: ¡Nos tiran a los ojos! 
Ya van 20 días con más de 20 muertos. Sebastián Piñera responde con más medidas represivas mientras legiones de jóvenes de derecha vestidos de blanco toman las calles para borrar consignas, limpiar lo que no se borra más. Según Instituto Nacional Derechos Humanos se habrían realizado 181 acciones judiciales, y de ese total, 5 corresponden a querellas por homicidio, 19 por violencia sexual, 133 por otras torturas.

Este delgado y angosto país se ha vuelto un poema de resistencia de miles frente a la vida precaria que apareció sin montaje ni anuncios. No son 30 pesos, son 30 años grita la multitud cada día. Hasta que valga la pena la vida dice el imaginario popular que se vierte en las calles, la ciudad se vuelve viva y orgánica repletando los muros de miles de consignas como una pizarra de colegio donde la nitidez de la consigna se vuelve a escribir a pesar de la borradura de los medios de comunicación hegemónicos. La derecha reacciona torpe enviando decenas de legiones de jóvenes del opus dei y adolescentes “cuicos” (clase alta) a borrar las murallas de la ciudad, todos vestidos de blanco. Pero casi como una paradoja cada muralla borrada se vuelve orgánica y al otro día se pinta otra consigna. La calle tiene vida.

DETENCIONES ARBITRARIAS

Roberto Campos Weiss es un joven gay de 32 años que ha sido detenido y procesado por Ley de Seguridad Interior del Estado acusado de destruir alevosamente un torniquete del metro de Santiago en las iniciales evasiones que dieron inicio a la protesta social. Arriesga 10 años de cárcel. Su detención se ha vuelto por estos días una narrativa que ejemplifica el castigo. La desproporción de la medida aplicada a Campos comparece en el país como el miedo institucional. El poder quiera fundar de nuevo el control, cuadro del paisaje actual en desarrollo.

Desde mi primer reporte para SOY publicado el 22 de Octubre, la protesta social no ha decaído, al contrario de cualquier pronóstico continúa en miles de expresiones sociales y respaldos de todas las comunidades de chilenxs repartidos por el mundo. El poema de Chile que escribiera Gabriela Mistral la madre kuir-Queer de la nación que narraba a través de su verso monocorde y ritualizado los valles, animales, selvas australes, ríos, montañas se vuelve un paisaje humano demasiado humano, orgánico, lleno de vida y de insistencia, días que son horas de gritos, 24 horas de caceroleos permanentes. 

Según Instituto Nacional Derechos Humanos se habrían realizado 181 acciones judiciales, y de ese total, 5 corresponden a querellas por homicidio, 19 por violencia sexual, 133 por otras torturas. El total de detenidos, alcanza las 4.364 personas. Pese a este número alarmante, la consigna de la calle que se sigue escuchando es Chile despertó. El derecho de vivir en paz, canción de Víctor Jara de los años 70 sobre la guerra de Vietnam, se convirtió en un mantra en todas las manifestaciones. 

NOSOTROS CANCIONES, ELLOS BALAS

Todos cantamos desde ritmo de la comunidad que marca el ánimo del tiempo. Pero la revuelta continua, el 20 de Octubre el presidente decía: “estamos en guerra contra un enemigo poderoso”. Las armas del enemigo poderoso de las que hablaba el presidente se traducían en el golpe de miles de cacerolas, canto de miles de grillos metálicos por todas las ciudades de Chile. Luego de la gran marcha por el centro de Santiago el 25 de Octubre que convocó a más de 1 millón 300 mil personas, la manifestación más grande la historia de Chile; el gobierno de Piñera levantó el estado de emergencia y el toque de queda, pero eso no significó que la represión cesara. Piñera, con la aridez propia de un poder sin legitimidad realizó un cambio de gabinete como gesto político para despejar la crisis, acción que finalmente no tiene empatía en la ciudadanía.

Hoy la batalla es más comunicacional que nunca, estamos como un foto-montaje de la comuna de Paris del siglo XIX, victimizando a la policía agredida por vándalos y deteniendo a los dirigentes secundarios selectivamente. La manifestación como narrativa de multitudes que gritaba renuncia Piñera se intentó robar como relato. Sin embargo la protesta continúa como la represión.

DISIDENCIAS SEXUALES Y VIOLENCIA SEXUAL

Maricona, enferma, hay un maricon aquí adentro, fletos culiaos, huecos culiaos, si quiero me las pesco y les saco la chucha mariconas. Son dichos recopilados en los casos informados Insultos de carabineros y militares en los espacios de detención entre el 20 al 30) de Octubre. Según un reporte independiente de colectivas del mundo lesbico, travesti, gays, no binarios y academicxs que recopila casos entre el 20 y 30 de octubre de 2019 se conocen hasta ahora casos de violencia en diversos tipos de situaciones: agredidxs con perdigones, por violencia sexual por parte de hombres cuyas familias están ligadas a las fuerzas armadas, agresiones verbales a todxs, violencia sexual por carabineros, negación de constatación de lesiones, retención con cargos falsos entre algunas de las muchas violencias reportadas a partir de los instrumentos creados por las organizaciones y colectivas. Los reportes incluyen casos de la Región Metropolitana en Santiago: Ñuñoa, La Florida, Pedro Aguirre Cerda, Lo espejo y de regiones, Temuco, Zona Norte, San Vicente de Tagua Tagua VI región. El equipo a cargo de la información continúa recibiendo casos mientras se escribe esta crónica.

ESTOS OJOS MIOS DE LA NACION

Más de 100 personas con trauma ocular severo se reportan hoy en Chile, esto significa trauma ocular con globo abierto por balines de goma disparados por militares, la información ha sido entregada por el colegio medico chileno. Resulta violento y ferozmente simbólico que sean los ojos el punto agredido. Casi como un puctum barhesiano de la expresión de la violencia del estado para cegar la protesta social. La calle continua en protesta y el miedo de antaño se ha ido sin vuelta atrás. El poema de chile se vuelve a cantar en el horizonte de la calle.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ